Crisis Internacional

Por qué Vladimir Putin no tendrá el desfile para recordar la victoria contra el nazismo que soñaba

El próximo 9 de mayo Vladimir Putin estará solo en el desfile tradicional en la plaza roja. Putin quería mostrar ese día su triunfo completo sobre Ucrania.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Vladimir Putin

Vladimir Putin, sin invitados internacionales para el desfile por la victoria en la II Guerra Mundial, el próximo 9 de mayo (Foto: Archivo)

No será el desfile esperado por Vladimir Putin. El próximo 9 de mayo se celebrará el 77° aniversario de la victoria sobre el ejército nazi en la II Guerra Mundial. Pero el líder ruso no podrá mostrar un triunfo contundente contra Ucrania. Por la invasión que inició el pasado 24 de febrero, está prácticamente aislado. En consecuencia, el Kremlin decidió que no invitará a ningún líder mundial para el desfile militar por el "Dia de la Victoria". Lo que no quedó especificado si Xi Jinping tampoco será invitado. China es otro de los cinco aliados principales de la Segunda guerra (con Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos) y ha evitado condenar expresamente a Putin por la invasión a Ucrania.

"No es un aniversario redondo"

Así de extraña ha sido la definición del portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. Para el funcionario, el hecho de no tener aún una clara victoria contra Ucrania empaña el festejo por el aniversario del final de la última guerra mundial.

El anuncio llegó mientras en la plaza Roja de Moscú comenzaron los ensayos del desfile que estuvo interrumpido por la pandemia y regresó en 2021 pero muy acotado.

En ese ensayo participaron nada menos que 100.000 soldados, casi el mismo número de los efectivos que invadieron el territorio ucraniano el 24 de febrero. Pese a que la guerra tiene una innumerable cantidad de inconvenientes para el Kremlin, el desfile no se suspenderá.

plaza roja 9 de mayo.jpg
 El desfile en 2021, postergado para junio por una ola de la pandemia (Foto: Archivo)

El desfile en 2021, postergado para junio por una ola de la pandemia (Foto: Archivo)

¿2015 un anticipo de este año?

En 2015, cuando nadie imaginaba la pandemia. El desfile ya tuvo un boicot parcial. Vladimir Putin invitó a 60 líderes mundiales a celebrar en la plaza Roja. Pero las presencias más destacadas fueron las de Xi Jinping y el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. En 2014, Rusia anexó por la fuerza la península de Crimea que pertenecía a Ucrania. Como gesto de protesta, 30 invitados especiales de occidente declinaron la invitación del presidente ruso.

Esta vez, el Kremlin fue más práctico. Con la guerra aún en marcha, no hay razón para invitar a ningún mandatario europeo. Mucho menos a Joe Biden. Los Estados Unidos son el principal sostén de la resistencia del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

En 2021, para el 76 aniversario de la victoria, el Kremlin invitó a múltiples líderes mundiales, entre ellos dirigentes de EE UU. Vladimir Putin dijo - sin evidencia científica - que lo peor de la pandemia ya había pasado. Pero el coronavirus siguió mutando. La variante delta causó una nueva ola de contagios y muertes. El desfile se pasó del 9 de mayo al 24 junio, pero finalmente, se realizó sin ningún invitado extranjero.

zelenski llora.jpg
El presidente Zelenski llora mientras camina por las calles de Bucha, uno de los símbolos de la resistencia de Ucrania (Foto: AP)

El presidente Zelenski llora mientras camina por las calles de Bucha, uno de los símbolos de la resistencia de Ucrania (Foto: AP)

Ucrania resiste y complica a Putin

Que la resistencia de ucraniana descolocó a Vladimir Putin es indiscutible. Para iniciar la guerra habló de un régimen de inspiración nazi, que castiga a la minoría rusa en el este de Ucrania. Así anunció la invasión. Pero su abrumadora diferencia militar no pudo plasmarse en las ciudades convertidas en campos de batalla. Kiev, la capital de Ucrania fue invadida desde el norte. Con tropas que "justo acababan de terminar un ejercicio conjunto con Bielorrusia". Sin embargo, la ciudad resistió y con ella el presidente Volodimir Zelenski.

Allí apareció el primer cambio del Kremlin. Derrocar al gobierno ucraniano no era un objetivo de la invasión. ¿No era acaso un gobierno apoyado en grupos de orientación nazi? Mientras el esfuerzo primordial se concentró y así sigue, sobre el este de Ucrania, la capital fue sometida a intensos ataques.

Hasta que todo cambió con la revelación de fosas comunes y civiles asesinados en las calles de Bucha, una ciudad cercana a la capital. Ucrania y Estados Unidos hablaron de crímenes de guerra. Vladimir Putin volvió a cambiar. Ya no era Kiev un objetivo central. Las tropas rusas, demoraron, pero se alejaron de la capital de Ucrania.

mapa de mariupol 9 semanas.jpg
Mariupol y su acería, 9 semanas de resistencia a los bombardeos de Rusia (Foto: Archivo)

Mariupol y su acería, 9 semanas de resistencia a los bombardeos de Rusia (Foto: Archivo)

El este, ¿es el plan "B"?

Mientras fracasaron una y otra vez los precarios intentos mediadores para una paz o un alto el fuego, Rusia se concentró en "asegurar" un corredor prorruso en el este del país invadido. Desde la región del Donbás en el noreste y este, hasta el sur, con la península de Crimea.

Pero en el corazón de esa ofensiva resiste la ciudad de Mariupol. Ubicada sobre la costa del mar de Azov, tenía 500.000 habitantes hasta el 24 de febrero. Hoy está destruida en más del 90%. Pero la resistencia en la acería de Azovstal continúa.

También en la ciudad se constataron posible crímenes de guerra. Como el ataque a un hospital. Lo concreto es que a 65 días de iniciada la guerra, ese "corredor seguro" pretendido por Putin aún no existe.

Biden anuncia mas apoyo a ucrania.jpg
El presidente Joe Biden dice que cuando Vladimir Putin amenaza con bombas nucleares exhibe su debilidad (Foto: AP)

El presidente Joe Biden dice que cuando Vladimir Putin amenaza con bombas nucleares exhibe su debilidad (Foto: AP)

¿Una tercera guerra mundial nuclear?

Son las últimas y más graves amenazas del Kremlin. Generalizar el conflicto si continúa la ayuda occidental a Ucrania, por el temor a que el territorio ruso sea atacado. Utilizar si es necesario, armamento nuclear, aunque sea con su potencia acotada.

Joe Biden, este jueves al anunciar que quiere otros US$33.000 millones en ayuda para Zelenski, contraatacó. Dijo en un discurso desde la Casa Blanca que hablar de ataques nucleares muestra la debilidad de Putin.

"Nadie debería hacer comentarios ociosos sobre el uso de armas nucleares o la posibilidad de usarlas. Es irresponsable", comentó el presidente norteamericano.

El próximo 9 de mayo habrá un desfile en la plaza Roja de Moscú. Quedan 9 días para un acuerdo de paz que ni se ve posible en el horizonte. Entonces, presidiendo el paso de las tropas victoriosas en 1945 habrá un solo hombre. ¿Se animará Vladimir Putin a calificarlo como "desfile de la victoria"?

s