Pandemia

Shanghái quiebra la "tolerancia cero" por el malestar social y la economía: ¿en qué consiste el nuevo confinamiento chino?

Las críticas crecientes al modelo de prevención chino obligaron a las autoridades a morigerar las restricciones contra el coronavirus.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Shanghai

Shanghai, la ciudad fantasma que reabre sus industrias de a poco (Foto: AP)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Las autoridades de Salud de Shanghái, China, informaron que tres personas murieron en esa ciudad por coronavirus, pese al confinamiento de 25 millones de personas. Las tres víctimas eran ancianos con problemas de salud y no se habían vacunado. Pero datos como este, son suficientes para llegar a un momento de quiebre.

Las crecientes quejas por el severo aislamiento y el daño colateral a la economía de la ciudad -el motor del capitalismo chino - hicieron que las autoridades cambien su mirada sobre la política de "tolerancia cero" que aplica para seguir luchando contra la pandemia.

Desde ahora, volverán de manera muy controlada algunas industrias al trabajo para tratar de revertir el impacto negativo en el ciclo de la economía china.

puerto de shanghai.jpg
El puerto de Shanghai, clave para la economía china, el primer lugar en reabrir (Foto: AP)

El puerto de Shanghai, clave para la economía china, el primer lugar en reabrir (Foto: AP)

El regreso al trabajo en Shanghái

Se hará de manera lenta y escalonada. Primero, beneficiará a los sectores que más aportan a la economía de Shanghai y a toda China. Por eso, el puerto de esta enorme ciudad retomó su actividad. Decenas de miles de containers aguardaban en tierra para ser subidos a los barcos.

A partir del miércoles otras industrias podrán sortear con autorización las limitaciones del confiamiento que ha causado grandes interrupciones en la vida diaria. Las fallas en el suministro de alimentos y otros artículos esenciales también causaron reclamos generalizados de la población encerrada en sus hogares.

Las empresas y fábricas de Shanghái han estado cerradas o restringidas durante más de tres semanas, lo que ha tenido un gran impacto en la producción y las cadenas de suministro. Esto hizo temer por una caída en el ritmo de recuperación de la economía a nivel nacional

Dos de las principales empresas, Tesla y Volkswagen, se encuentran entre las 666 firmas a las que se les dijo que podrían reiniciar la producción esta semana, bajo una gestión de circuito cerrado.

tesla shanghai.jpg
Los trabajadores chinos de Tesla, de Elon Musk, recibieron la propuesta de volver a trabajar y dormir en la empresa (Foto: Tesla)

Los trabajadores chinos de Tesla, de Elon Musk, recibieron la propuesta de volver a trabajar y dormir en la empresa (Foto: Tesla)

Dormir en la fábrica

Tesla, la fábrica de vehículos eléctricos de Elon Musk, hizo una drástica propuesta a los empleados. Que vayan a las fábricas y duerman en ese sitio, crear una suerte de "burbuja" y no volver a interrumpir la producción. A cambio de esa "mudanza", la compañía les proporcionaba a cada uno un saco de dormir y un colchón, comidas diarias y un viático o remuneración extra.

controles en Shanghai en centro de convenciones.jpg
Un centro de convenciones en Shanghai, convertido en lugar de testeos masivos (Foto: AP)

Un centro de convenciones en Shanghai, convertido en lugar de testeos masivos (Foto: AP)

Una baja en los casos, la llave para la apertura

El número de nuevas transmisiones locales detectadas el lunes cayó de 21.395 a 19.442 en 24 horas. Con 550 casos encontrados fuera de las zonas de cuarentena, frente a los 561 del día anterior.

Este descenso en las cifras, sirve a las autoridades para "reabrir" parcialmente la ciudad y atemperar las quejas, pero no hay una fecha cierta sobre cuándo volverá la normalidad a la ciudad de 25 millones de habitantes.

Las autoridades chinas están obligados a cambiar la política de "tolerancia cero" aplicada desde diciembre de 2019. El grado de contagio y la velocidad del virus es la razón. El virus de Wuhan tenía un número de reproducción de dos, mientras que los nuevos tienen 12 o más.

Por lo tanto,es casi imposible de controlar a pesar de los esfuerzos extraordinarios de poner en cuarentena a millones de personas a la vez y hacerles pruebas. Esto trae dos inconvenientes. No evitan mayores contagios y, además, sufre la economía china.

Se habló de
s