icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLICIALES

Caso Facundo: restos con pelos, misteriosas manchas, los rastros en el patrullero 22788 y la convincente reacción del perro Yatel

Caso Facundo: restos con pelos, misteriosas manchas, los rastros en el patrullero 22788 y la convincente reacción del perro Yatel
Facundo Castro junto a un móvil policial durante la mañana de su desaparición.

La segunda tanda de rastreos en busca de registros biométricos del joven desaparecido Facundo Astudillo Castro fue clave. En las próximas horas se sabrá si las manchas hemáticas halladas la semana pasada en el móvil 22788 de la policía bonaerense pertenecen o no a él. Pero hay un indicio que orienta a los investigadores hacia una pista concreta.

Serán días decisivos para resolver el máximo enigma policial desde que comenzó la cuarentena.

El ingreso a la causa de Marcos Herrero, un perito de parte rastreador y adiestrador de perros, revivió una investigación que sucumbía en pistas falsas y vacilaciones judiciales. El trabajo del investigador junto a su perro Yatel fue contundente.

Durante la segunda tanda de rastreos en busca de alguna pista concreta y tras el allanamiento a la subestación de la Policía Comunal de Mayor Buratovich, que no arrojó resultados positivos, Herrero sostuvo que Facundo partió el 30 de abril desde Pedro Luro a Bahía Blanca y estuvo a bordo de ese patrullero asignado a la localidad de Teniente Origone.

De confirmarse el dato compremetería seriamente el rol de los efectivos policiales vinculados con ese vehículo. Otra vez recaería la sombra sobre la Policía Bonaerense.

En la causa parecen ser clave los tres autos secuestrados. Más allá del patrullero mencionado, donde podrían haber quedado rastros de Facundo, otros dos vehículos completan las lista: un patrullero cuyo número es 23360 y corresponde a la zona de Buratovich y un auto Corsa Classic, vehículo particular de una policía local.

El perro Yatel trabajó siempre con una “muestra olfativa” de un cuello negro del joven desaparecido. Fue parte de la ropa aportada por la propia familia a los investigadores que siempre estuvo resguardada a la espera de ese rastreo exhaustivo. La reacción del animal fue llamativa cuando llegó a la camioneta policial mencionada. Los testigos quedaron sorprendidos frente a la reacción del animal.

Desde un primer momento mostró un comportamiento alarmante. A pocos metros del patrullero comenzó a inquietarse y cuando estuvo cerca del vehículo decidió saltar ágilmente a la caja trasera y concentrar su tarea olfativa en la parte izquierda del rodado donde se detuvo en una rueda de auxilio.

Una vez allí llegaron los ladridos furiosos y los movimientos con sus patas para rasquetear sobre el lugar. Los efectivos de la Policía Federal que seguían el procedimiento con atención decidieron mover la cubierta para ver cuál era la reacción del can, pero sus movimientos nerviosos no cesaron.

Según describió más tarde el propio Herrero, "Yatel bajó de la caja y sin dudar entró a la parte posterior del vehículo. Allí empezó a gemir, se bajó, se subió en la parte delantera, donde comenzó a ladrar marcando la parte del volante, el torpedo y donde están los pedales de los frenos y alfombra”.

Incluso por momentos el perro llegó a enloquecer y romper con sus dientes el covertor que tenían los asientos. Todo el procedimiento fue registrado como un prueba para la causa.

En esa misma camioneta Toyota Hilux, los peritos policiales habían encontrado restos como pelos y manchas hemáticas que, ahora están siendo cotejadas con el ADN de Cristina Castro, la mamá de Facundo.

Yatel es un pastor alemán que se especializa en la detección olfativa y cuenta entre sus antecedentes haber participado en otros casos miteriosos. Herrero usa la palabra “marcaciones” para mencionar los mensajes que este perro adiestrado suele darle cuando trabajan en conjunto. “Acá las señales fueron muchas y muy contundentes”, señaló el perito.

Mientras tanto, el gobierno argentino respondió al reclamo de la Organización de Naciones Unidas ante una petición de "acción urgente" formulada por el Comité contra la Desaparición Forzada del organismo.

Las autoridades comunicaron que hay "una actuación coordinada de las Direcciones de Políticas contra la Violencia Institucional de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires".

Y agregaron en un documento oficial que: "siguiendo los Principios Rectores para la Búsqueda de Personas Desaparecidas del Comité, las autoridades nacionales han requerido el asesoramiento del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF)".

El paradero de Facundo Astudillo Castro es un verdadero misterio. Por ahora la causa está paralizada a la espera de los resultados del hallazgo de las manchas hemáticas dentro del patrullero, el mismo lugar donde el perro Yatel posó su atención y ladró durante varios minutos.

por Facundo Pastor
SUBIR

Poder

Ovación

Show

Más Noticias