Formosa

Un juez les escribió una carta a dos niños víctimas de abuso: "Creo todo lo que dijeron"

Tienen 8 y 9 años y son hermanos. Le habían contado a su madre que su pareja abusaba de ellos y no les creyó. Una tía hizo la denuncia. El acusado fue detenido.
Los niños abusados fueron con su tía porque su madre no les creía que eran abusados.

Los niños abusados fueron con su tía porque su madre no les creía que eran abusados.

Un juez de Formosa les escribió una carta a dos hermanos, una niña de 8 años y un niño de 9, para explicarles, con un lenguaje fácil, por qué decidió la detención de su padrastro, a quién los niños habían denunciado por abusar sexualmente de ellos.

“Hola L. y V., soy Guillermo Caballero, el juez, y quiero que sepan que las autoridades de todo el mundo estamos para cuidarlos y protegerlos (...) Pues yo creo todo lo que nos dijeron, son muy valientes por atreverse a contarnos lo que pasó, porque eso que les hizo está mal y sabemos que los lastimó", indicó el juez de Instrucción y Correccional Nº 6 formoseño, que procesó con prisión preventiva a la pareja de la madre de los niños, un joven de 23 años, al que acusó del delito de abuso de menores.

El papel que utilizó el juez para escribir la carta tenía dibujos de los personajes infantiles Paw Patrol y Peppa Pig.

Fallo de fácil lectura .png

Caballero les dijo a las víctimas que para que su padrastro "ya no vuelva a lastimarlos (...) va a tener que estar detenido por algún tiempo más" mientras ambos "sigan creciendo y haciendo la vida con sus amigos y familiares, van a seguir yendo a la escuela y escuchando las charlas de las psicólogas que los han apoyado".

"Muchas veces desde la Justicia escribimos para el sector de los abogados, por eso me pareció escribirles y explicarles lo más sencillo posible esto es algo que nos marca toda la vida”, declaró el juez a la agencia de noticias Télam.

La madre no les creyó a sus hijos que eran abusados por su pareja

Según la investigación, la niña y el niño fueron abusados "en más de 40 oportunidades" por su padrastro. Ambos niños habían advertido esta violencia situación a su madre, quien no les creyó.

Entonces, fueron con su tía para contarle que estaban siendo víctimas de los abusos sexuales. La mujer fue la que denunció la agresión a la policía.

El caso llegó a la Justicia, que encontró una serie de pruebas que permitieron imputar al padrastro como presunto autor de los hechos.

Una de ellas fue el testimonio que dieron los niños en Cámara Gesell, “sobre todo el varón, quien hizo un relato pormenorizado de como su padrastro abusaba de ellos por la fuerza, bajo amenaza e inclusive, mediando violencia física en más de una oportunidad”.

Se habló de
s