icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

El aborto y las PASO parten al medio al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio

El aborto y las PASO parten al medio al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio
Diputados de Juntos por el Cambio celebran tras la media sanción a la legalización del aborto (Foto: Télam).

Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, fue la abogada defensora de Milagro Sala antes de ocupar ese cargo. Fernando Iglesias es probablemente el dirigente más antiperonista del Congreso y uno de los más intransigentes con el Gobierno. Son el agua y el aceite de la política. Pero el aborto los unió. Tuvieron una larga reunión en el Congreso para discutir mano a mano algunas modificaciones en el artículo 4.

Gómez Alcorta lo escuchó con paciencia, dejando de lado sus prejuicios. Él hizo lo mismo y le explicó su posición con detalle. Los dos quieren que el aborto sea ley. Era un debate técnico que no viene al caso, pero la imagen muestra cómo la discusión por el aborto puede derribar las barreras de los partidos políticos y permitir otro tipo de agrupaciones.

Cuentan los protagonistas del debate por el aborto en 2018 que en aquel momento, y gracias a esa ley, pudieron entablar relaciones personales con dirigentes que están en las antípodas de su pensamiento político en todos los otros temas. Y que, a su vez, finalizada la discusión por el aborto, se les hizo más fácil consensuar otros temas.

El aborto atravesó a todos los partidos. El Frente de Todos aportó 82 votos para la media sanción y Juntos por el Cambio, 42. A diferencia de 2018, esta vez no se generaron peleas fuertes adentro de cada coalición. Ambos bloques mayoritarios saben que la unidad es fundamental de cara al año electoral que se viene.

Otro proyecto que atraviesa transversalmente a los partidos políticos es el de la suspensión de las PASO 2021. Como pasa con el aborto, pero por motivos menos loables de uno y otro lado. Las posiciones no están marcadas por la pertenencia partidaria, sino por la conveniencia táctica de cada uno.

Si intendentes y gobernadores pudieran hablar libremente dirían algo así: “Señor Presidente, quería pedirle la suspensión de las PASO de manera de acumular la mayor cantidad de poder posible en mi territorio. Mi egoísmo es infinito: quiero compartir el control de mi quintita con la menor cantidad de otros dirigentes posible”. Aunque no quedaría bien que un tipo como Capitanich o gobernadores como Morales, Insfrán o Manzur planteen algo así.

Por eso usan otros argumentos: que es un método electoral muy caro; que en medio de una pandemia no se puede hacer ir a la gente a votar dos veces… ¡Lo que sea! Pero el verdadero motivo es el otro.

Los que se oponen a la suspensión de las PASO 2021 dicen que el gasto en elecciones no es un gasto sino una inversión; y que aún en pandemia se votó en países como Chile o Estados Unidos. Además, el año que viene va a haber vacuna. Siempre hay que apostar a la democracia para resolver los problemas de la gente. Eso de la boca para afuera, aunque los motivos para oponerse son otros. Si pudieran hablar libremente dirían:

“Señor Presidente, la única forma que tengo de ganar una elección en mi territorio es plantarle una interna a mi gobernador/intendente. Sin las PASO, este señor (o señora) se va a perpetuar en el poder y no lo saco nunca más”.

No es el único motivo para rechazar la suspensión de las PASO, pero la cosa va por ahí.

En síntesis, el que tiene el poder hoy cree que habilitando las PASO aumenta su riesgo de tener que compartir el poder. El que no tiene el poder cree que las PASO son un buen mecanismo para hacerle un poco de frente a aquel que tiene el poder. En ninguno de los dos casos lo mueven deseos altruistas.

Qué plantea cada uno

Frente de Todos

Gobernadores. Quieren que se suspendan las PASO para poder tener control total de las listas electorales en sus territorios y no tener que discutir nada con nadie; particularmente con el kirchnerismo duro.

La Cámpora. En principio, no está de acuerdo con suspenderlas. Creen que pueden hacerse fuertes en algunos municipios del conurbano y gobernaciones. La única manera de enfrentar a los caudillos locales es con la PASO, que les garantiza no ser marginados de las listas. Si gobernador o intendentes no les dan el lugar que ellos creen que merecen, siempre pueden armar una lista aparte y terminar con el problema en las urnas.

Intendentes. Como los gobernadores, tienen mucho miedo de que se arme lío en la conformación de las listas o de tener que competir contra La Cámpora. Sin PASO, manejan ellos “la lapicera”. Piden además que la Justicia o Legislatura bonaerense den de baja la ley que impide un tercer mandato.

Massismo. Tiene su propio juego. Como La Cámpora (otra coincidencia) necesitan las PASO para poder enfrentar a poderes locales en algunos territorios. No le interesa suspender nada.

Alberto. Tiró la pelota para afuera –raro en él- y dijo que el tema se tiene que discutir en el Congreso. No va a apurar nada y el tema ni siquiera está en extraordinarias, por ahora. Sin el impulso del Ejecutivo –y con tantas diferencias internas- muy difícil que la suspensión se apruebe. Salvo que haya un acuerdo con el resto de la oposición… que también tiene sus problemas.

Juntos por el Cambio

Gobernadores radicales. Como pasa con los peronistas, quieren tener el control sobre su territorio. No vaya a ser que venga el PRO con algunos famosos y les termine complicando la existencia. Con matices, los tres gobernadores radicales (Morales, de Jujuy; Valdés de Corrientes y Suárez de Mendoza) plantean la suspensión.

Los Sin Tierra. En los lugares donde no gobierna Juntos por el Cambio, el cálculo es que muchas veces conviene hacer internas lo más competitivas posibles. Con el modelo Macri-Sanz-Carrió 2015, llegar a una PASO con muchos candidatos y unificar para la general.

Larreta. Principal candidato a Presidente del espacio, necesita en 2021 consolidar su liderazgo interno frente a Macri. Si el expresidente quiere competir, Larreta tiene el as bajo la manga de armarle una PASO contra Vidal, que todavía no dijo para dónde va a jugar. Pero para eso, tienen que existir las PASO.

Otros “Presidenciables”. Alfredo Cornejo, Patricia Bullrich son algunos de los que sueñan con ser candidatos a Presidente en 2023. Pero para eso es casi imprescindible tener una PASO. Si no, el candidato natural va a surgir por consenso y probablemente sea Larreta. Obviamente, el cálculo es que si se cancelan ahora, en 2023 no vuelven ni locos.

¿Qué va a pasar? Alberto no se va a meter en todo este lío. Además, aunque consiga los votos en el Congreso, no va a tener los votos ni en la legislatura bonaerense ni en la porteña. ¿Qué sentido tendría suspender las PASO a nivel nacional si igual siguen en los dos principales distritos?

El Gobierno no tiene intención, por ahora, de activar otro tema polémico y de bajo rédito político. Aunque en el peronismo algunos creen que el Ejecutivo podría usar la suspensión de las PASO como herramienta de cambio con algunos gobernadores para poder sacar la legalización del aborto.

Y esto fue otro boletín de “la dirigencia política argentina pensando en sí misma”. Justo en los días que se llegó a 40.000 muertos por Covid, que se anunció que la pobreza llegaba al 44%, que la pobreza infantil llegó al 61%, el año que los pibes tuvieron las aulas cerradas y que la economía no encuentra salida.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.
¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click acá. Te llega a tu mail dos veces por semana.

por Pablo Winokur @pablowino
SUBIR

NWS

Ovación

Show