icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Acto nazi en el Luna Park: la historia detrás de las fotos virales

Acto nazi en el Luna Park: la historia detrás de las fotos virales
acto-nazi-en-el-luna-park-la-historia-detras-de-las-fotos-virales

En 1938 se realizó un acto nazi en el Luna Park. El evento tuvo más de 15 mil asistentes que se presentaron para apoyar a Hitler.

Evidentemente, el acto nazi Luna Park fue uno de los eventos más impactantes e inusuales que se llevó a cabo en el mítico estadio Luna Park. Dicho acto, concretado el 10 de abril de 1938, celebraba el Anschluss, que en alemán signifca “reunión”, y se utilizó para hacer referencia a la invasión nazi sobre Austria.

Al día de hoy, este fue el acto nazi Luna Park fue el evento nazi más congregante por fuera de Alemania del que se tenga registro.

La invasión y el plebiscito

El 13 de marzo de 1938, Hitler invadió Austria, país que a partir de ese momento quedaría anexado a lo que el dictador denominaba la “Gran Alemania”. Con el objetivo de obtener el consenso del pueblo (y del resto del mundo), Hitler ordenó realizar una suerte de referéndum para el 10 de abril y así revalidar el hecho.

Para esto, todo ciudadano alemán o austríaco debía votar y mostrar su adhesión a la invasión, tanto quienes estuvieran en el propio territorio de la “Gran Alemania”, así como también aquellos desperdigados por el mundo.

Si bien en nuestro país no se pudo realizar la votación del plebiscito (el entonces presidente Ortiz había sido denunciado repetidas veces por la prensa, por lo que se vio forzado a detenerla), la embajada alemana logró organizar el evento para el 10 abril y así celebrar, junto con Alemania, el “Día de la Unidad Nacional”.

El Día de la Unidad Nacional en Argentina

A pesar de la protesta de diferentes sectores políticos y agrupaciones estudiantiles, en la mañana del domingo 10 de abril de 1938 se celebró en el estadio Luna Park el Anschluss.

“La cita [al acto nazi] estaba prevista para las diez de la mañana de ese mismo 10 de abril. Media hora antes, las puertas del Palacio de los Deportes se abrieron para recibir una multitud de alemanes, austríacos y argentinos”, relatan Guido Carelli Lynch y Juan Manuel Bordón en su libro Luna Park: El estadio del pueblo, el ring del poder. Luego, agregan: “Entre doce y veinte mil personas llegaron hasta las proximidades de Corrientes y Bouchard”.

El interior del estadio Luna Park fue decorado con banderas alemanas y argentinas, estas últimas con esvásticas agregadas, y carteles que rezaban, en alemán, “Heil Führer” y “Un pueblo, una nación, un conductor”.

Según el diario Crítica, una de las publicaciones que más cobertura le dio al evento, el fondo del Luna Park estaba “cubierto por una enorme tela con letras góticas ‘Ein Volk Ein Reich Ein Führer’”. También destacaba que tanto dentro del estadio como en las inmediaciones se vendían postales, insignias y banderas nazis a modo de souvenirs. Además, una orquesta se encargó de tocar el Himno Alemán y el Himno Nacional Argentino, momento en el cual muchos de los asistentes hicieron el saludo nazi.

Todas las principales autoridades alemanas en el país, así como también referentes de la comunidad, estuvieron presentes en el evento. Fueron varios los oradores que pasaron por el escenario, entre los cuales se encontraba el delegado comercial de la embajada de Alemania, Erich Otto Meynen. Meynen destacó que la anexión de Austria a la “Gran Alemania” se había hecho “sin violencia ni sangre”, y además definió a la Argentina como un “país hospitalario” para con ellos.

También asistieron al evento varios personajes de la política local, como el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Manuel Fresco, y su ministro Roberto Noble, fundador del diario Clarín. Según señalan Carelli Lynch y Bordón en su libro: “A las diez y media en punto, un clarín resonó enorme en el recinto”.

El clima en las calles de Buenos Aires

El acto nazi en el Luna Park pudo realizarse con normalidad, pero solo gracias a un gran operativo de seguridad: el estadio estaba rodeado de cientos de efectivos de distintas fuerzas de seguridad.

Es que el clima en las calles de Buenos Aires era notoriamente antinazi. De hecho, en paralelo al acto, estudiantes universitarios llevaron adelante una actividad para honrar a San Martín y defender la soberanía argentina.

Según lo que se puede leer en las crónicas periodísticas de aquellos días, cientos de manifestantes se concentraron en la Plaza San Martín. El objetivo era caminar en columnas hasta llegar a las cercanías del estadio Luna Park y protestar en contra del acto nazi.

De todas maneras, la manifestación fue reprimida por la policía con gases lacrimógenos y arremetida por los oficiales montados a caballo. Como respuesta, quienes se encontraban dentro del grupo de manifestantes, tiraron piedras y rompieron las vidrieras de negocios e instituciones que estuvieran vinculados con la comunidad alemana.

De este encuentro entre manifestantes y policía, resultaron heridas más de 57 personas, de las cuales dos fallecieron. La primera víctima, un hombre de cincuenta años, se estima que murió a causa de las heridas provocadas por la avalancha. La otra víctima fue un hombre de España que fue aplastado por un caballo de la policía.

Así terminaría, horas más tarde, el acto nazi más grande de la historia por fuera de Alemania.

En esta nota:
SUBIR

NWS

Ovación

Show