icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto vs. "Al centro": 4 señales de cambio de eje en medio de la pandemia

Alberto vs.
El Presidente, durante su visita del viernes a Santa Fe para anunciar la creación de una sociedad que administrará la hidrovía Paraná-Paraguay (Foto: Télam).

Desde distintos sectores de la coalición del Frente de Todos llaman al Presidente, irónicamente, "Alcentro" Fernández. Le reprochan su tibieza en la toma de decisiones y algunas posturas ideológicas. Esta semana, Alberto parece haber perdido ese centro.

No solo el centro entendido como equilibrio, sino también la centralidad de la política en la Argentina, que ya no está en la figura del Presidente. Las principales noticias de los últimos días no lo tuvieron como protagonista excluyente.

En el anuncio de la prórroga de la cuarentena quedó desdibujado. "Quiero que pensemos juntos cómo vamos a seguir", dijo, demostrando en parte el desconcierto. Minutos antes, Larreta se mostró como un líder decidido sobre el camino a emprender.

El día anterior se discutió en el Senado la reforma judicial que Alberto mismo ya no defiende. Su ministra de Justicia, Marcela Losardo, no intervino en las negociaciones. Nadie sabe quién operó en el Gobierno los cambios. Oscar Parrilli agregó un artículo que obligaba a los jueces a denunciar las presiones mediáticas. Después el artículo desapareció. Se hizo una negociación de compra y venta de juzgados, fiscalías y salas en todas las provincias, al mejor estilo mercado persa. Ningún político con algo de pragmatismo rechaza aprobar algo así, si desde el poder central están dispuestos a financiarlo.

Alberto perdió el centro en el manejo de la pandemia. Se dijo que éramos mejores que Chile, que Suecia, que Europa. El país va a quedar el fin de semana en el top ten de contagios; en 10 días va a superar a Chile en muertos. Por ahora no se vieron imágenes de gente en los pasillos de los hospitales para buscar una cama. No es poco.

Mientras el gobierno nacional se muestra al margen del manejo de la pandemia, su hasta ahora aliado Horacio Rodríguez Larreta toma centralidad. Se muestra como el conductor de la situación, aunque también sea una ficción…Ya nadie puede controlar nada. Pero Horacio escucha y lee los comportamientos sociales y actúa en consecuencia:

  • Si los bares están habilitando (ilegalmente) mesas afuera, hay que poner protocolo y legalizarlos.
  • Si las plazas están llenas, hay que poner demarcaciones para evitar aglomeraciones.
  • Si los comerciantes levantan a medias las persianas, hay que abrir los centros comerciales, con protocolos.
  • Si la gente está haciendo entrar a sus casas a empleadas domésticas, hay que poner un marco normativo para que no se generen riesgos de contagio.

Larreta se muestra como un líder decidido y seguro. Otra vez, no importa si es real o un acting.

El Gobierno va detrás de las circunstancias. Apenas si aproxima mensajes como el de Carla Vizzotti, viceministra de Salud, que le pidió a la ciudadanía que "no cante, ría o hable fuerte" sin barbijo. La advertencia es sobre actividades sociales que están prohibidas por decreto.

La prédica del Ejecutivo no penetra. Pareciera que se quedó sin plan ni posibilidad de darle sugerencias a la población que no sean tomadas en broma. Ese fenómeno es natural después de que Vizzotti desgastó los reportes diarios matutinos ofreciendo:

  • Consejos para tener sexo virtual seguro durante el aislamiento.
  • Rutinas de ejercicio en el domicilio.
  • Consejos a los adultos mayores de que no dejen objetos en el piso para evitar caídas.
  • Recomendaciones de no compartir el mate.
  • Un show de una payasa para el Día del Niño.
  • Un adolescente hablando en inclusivo para pedirle a “les pibis” que se cuiden.

Todos consejos válidos. El problema no está en la letra que se dice sino en la melodía que se canta.

“Si vos metés un payaso en el Día del Niño y hoy das ese consejo… Muestra una pérdida de contacto con la sociedad, con lo que le pasa, con la receptividad que puede tener tu mensaje”, describe un importante consultor que trabaja para el Gobierno y que suele explicar con poco éxito sus ideas. Otras falencias que señala:

  • “No tenés una estrategia, no tenés prioridades, ni jerarquización, ni lo que querés hacer".
  • "No tenés todos los sistemas de comunicación funcionando coordinadamente: voy a hacer esto con la vocería; esto con lo digital; esto con la televisión; esto por radio".
  • "Hay limitantes en la coordinación política y en la comunicacional”.

“Podría decirte que es producto de una coalición: yo creo que no. Todas las organizaciones adoptan la personalidad del líder. Alberto no cree en una organización comunicacional y se pierde de una herramienta central en su construcción de consensos", dice.

Las aulas, ¿abiertas?

La nueva pelea política se dio entre el gobierno nacional y la Ciudad por la apertura de aulas digitales, para aquellos alumnos que no se pudieron conectar con las clases virtuales. Se propone “acompañar la vinculación entre los equipos docentes, estudiantes, familias y comunidades”, dice el protocolo. En ningún momento habla de barrios o chicos vulnerables. Nación se opuso y le pidió a Larreta que les compre computadoras a los pobres.

Los pobres no les importan a ninguno de los dos. Cada uno actúa en representación de sectores que son parte de su construcción política y ponen a los pobres en la primera línea de batalla de una guerra que les es ajena.

Nación rechaza el protocolo porque los gremios docentes estatales no quieren que vuelvan las clases hasta que haya vacuna. Nicolás Trotta, ministro de Educación, lo dijo claramente: “Ellos o nosotros”. La gran mayoría de los gremios docentes es parte del Frente de Todos.

Larreta mira las encuestas y entiende que la situación es insostenible: los padres de clases medias necesitan volver a trabajar y necesitan ver una luz al final del túnel.

Por otro lado, hubo contactos con escuelas privadas de Capital que fueron tajantes: si no se dan señales de que las clases vuelven en 2021, muchas van a tener que cerrar. Por vocación o por interés hay que dar muestras parciales de apertura. También los privados podrán adherir a este protocolo, una vez que se apruebe.

Mientras tanto, en una escuela pública de la Ciudad de Buenos Aires hubo una asamblea por la gran preocupación de los docentes por un tema: rechazaron el uso de Google Drive para alojar archivos porque "supone una recarga a nuestro labor”.

Trotta, en un reciente encuentro virtual con docentes y padres de Villa Crespo, fue categórico: “Si no hay un cambio de la realidad epidemiológica no vamos a poder volver este año a las aulas”. Nada indica que lo vaya a haber.

Otra vez Alberto lejos del centro de la escena peleando por las posiciones políticas de una parte de su coalición.

Inseguridad

Mientras tanto, otro problema que lo aleja del centro. Una encuesta de Management & Fit muestra que en agosto la inseguridad fue mencionada como el segundo problema que más le preocupa a la gente, por arriba de la pobreza, la inflación o la salud pública. El primero fue la corrupción.

Es un tema con el que el kirchnerismo siempre tuvo problemas ideológicamente hablando.

La misma encuesta muestra a la imagen de Alberto su punto más bajo. Los valores todavía son altos y tiene una aprobación de su gestión por la pandemia de un 62%. Lo que preocupa es la tendencia.

Mientras Alberto cae, Larreta sube. Pasó del 65,6% de imagen positiva en julio a 67,6% en agosto.

  • Su diferencial (positiva menos negativa) es 12 puntos superior a la de Alberto.
  • Casi 40% más que Kicillof.
  • 53 puntos más que Cristina.
  • Y 70 puntos más que Macri.

En medio de ese pedido de más seguridad aparece Duhalde diciendo que puede haber un golpe de Estado. Dirigentes bonaerenses -cuenta Stella Gárnica en A24.com- analizan que las únicas fuerzas con poder de fuego son las de seguridad: Policía Federal y Bonaerense.

Por si fuera poco, apareció una encuesta que muestra a Sergio Berni como uno de los dirigentes de mejor imagen del país: tiene 50% de adhesión y 27% de rechazo según una encuesta de la consultora Move. El gran dato es que recibe apoyos entre los seguidores de Juntos por el Cambio.

La discusión en el Senado

Mientras el Gobierno pide a la gente que se quede en su casa, lanza una reforma judicial que genera irritación en parte de la población y hace que se movilicen. Otra muestra de que se quedó Alberto sin herramientas y perdió el centro.

La repartija de juzgados en la madrugada del viernes fue bochornosa. Una reedición de la “hora de la felicidad” de los 90, cuando se repartían partidas presupuestarias a las provincias (que luego el Presidente vetaría).

Fue sugestivo el discurso de Alberto Weretilnek, exgobernador de Río Negro, que encabeza un partido provincial no alineado con el oficialismo.

  • “Mucho se habló de si era la oportunidad o no (de discutir este proyecto). Sinceramente, creo que no” (¿vota en contra?).
  • “Uno tampoco puede dejar de debatir los temas que se proponen” (¿vota a favor?).
  • “No es la ley que garantiza impunidad absolutamente a nadie” (¿vota a favor?).
  • “Tampoco es la ley que viene a resolver los problemas de la Justicia en la Argentina” (¿vota en contra?).
  • “La provincia de Río Negro, con esta ley, va a incrementar un 60 por ciento la estructura del Poder Judicial federal en la provincia” (¿y entonces...?).
  • “Nosotros, desde Juntos Somos Río Negro, vamos a votar a favor de este proyecto”.

Síntesis. No era el momento, no le gustaba la reforma, no resuelve los problemas… pero aumentó el presupuesto para la Justicia en su provincia y votó a favor.

No fue el único que se benefició. Solamente en el recinto, se modificó tanto el proyecto que se terminaron creando 159 juzgados, salas y fiscalías más. Son enormes cajas políticas, además de la posibilidad de nombrar jueces y funcionarios que luego respondan políticamente.

Cuenta una anécdota el exdiputado y senador Jorge Yoma:

En los 90 se estaba debatiendo un fondo de emergencia por las inundaciones para el noroeste argentino. En medio de la votación, vio que varias localidades pedían recibir el fondo.

Aprovechó el momento y pidió por la inclusión de las localidades Chepes y Ulapes en la ayuda económica del Estado Nacional. “El tema se aprobó, los municipios del sur riojano recibieron unos buenos mangos por las inundaciones... A pesar que llevaban como 10 meses de sequía”, cuenta Yoma.

Jaqueado por la pandemia, por Cristina, por Larreta, por la economía y la inseguridad; a cargo de una agenda que no es la propia, Alberto tiene el desafío de recuperar el centro. De volver a ser "Alcentro Fernández"

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.
¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click acá. Te llega a tu mail dos veces por semana.

por Pablo Winokur @pablowino
SUBIR

NWS

Ovación

Show