Peronismo vs. peronismo

Alberto Fernández administra las dudas de los gobernadores propios por la negociación con el FMI

El "faltazo" de muchos aliados a la reunión con Martín Guzmán no cayó bien en la Casa Rosada. El presidente busca cerrar un frente que incluya a los opositores.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández y Guzmán

Alberto Fernández y Guzmán, junto a los gobernadores en el Museo del Bicentenariio. (Foto: oficial)

Un cuadro de situación que quedó en evidencia el miércoles pasado, cuando a la Casa Rosada asistieron sólo 13 mandatarios de los 19 que esperaba el oficialismo. En verdad, la intención del Gobierno era reunir a todos, sin importar la pertenencia política, para escuchar la exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Pero el acto terminó siendo para los propios salvo por la presencia de la rionegrina Arabela Carreras, que incluso se encargó de aclararlo en su discurso, cuando dijo que no quería que fuera un encuentro "partidario". A fin de cuentas, fue un acto reservado casi exclusivamente al Frente de Todos pero con "reservas".

Los ausentes

Alberto Fernández Sergio Uñac.jpg
Alberto Fernández y Uñac, aliados. (Foto: archivo)

Alberto Fernández y Uñac, aliados. (Foto: archivo)

Sorprendió en la Casa Rosada la ausencia del sanjuanino Sergo Uñac, uno de los gobernadores peronistas más cercanos a Alberto y, por consiguiente, más distantes del kirchnerismo (de hecho tiene abierta una interna en su provincia con su antecesor José Luis Gioja, abrazado actualmente a Cristina).

Uñac adujo “motivos personales” y envió a su vice, Marcelo Lima. Más allá de que el sanjuanino había estado en Buenos Aires para la firma del nuevo consenso fiscal, en las filas del albertismo molestó el “faltazo” y nadie se preocupó por disimularlo.

Desde el gobierno de San Juan indicaron a A24.com que el gobernador estuvo unos días de licencia porque el año pasado no pudo tomarse a raíz de los terremotos que afectaron a la provincia.

Consenso Fiscal Alberto Fernandez gobernadores.jpg
El entrerriano Bordet, otro gobernador cercano a la Rosada. (Foto: captura)

El entrerriano Bordet, otro gobernador cercano a la Rosada. (Foto: captura)

En efecto, no hay que descartar el factor vacaciones. Otros que también estaban tomándose un descanso en ese momento fueron el salteño Gustavo Sáenz y el entrerriano Gustavo Bordet, aunque este último hizo una excepción e interrumpió el receso para estar en la mesa dispuesta en el Museo del Bicentenario. Un gesto valorado.

Pero tampoco fueron los únicos que se ausentaron. El santiagueño Gerardo Zamora, que no es peronista pero sí aliado del Frente de Todos, no viajó y envió a su vice, Carlos Neder. Tampoco lo hizo la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, entre otros.

¿Quiere decir que hay diferencias con la forma en que el Gobierno está llevando adelante la negociación? Para que esa posibilidad fuera concreta primero deberían conocerse los términos. Y, hasta esa última reunión, ningún jefe provincial se sentía partícipe.

Alicia Kirchner (1).jpg
Alicia Kirchner, auente en la Casa Rosada. (Foto: archivo)

Alicia Kirchner, auente en la Casa Rosada. (Foto: archivo)

Además está la gravitación del kirchnerismo duro, que no es bien visto por los gobernadores por su actitud de minar cualquier posibilidad de acuerdo que implique resignar el crecimiento.

De hecho, fue el bonaerense Axel Kicillof el que pidió “revisar la estrategia” frente al propio Guzmán, con quien no tiene la mejor relación. Alicia Kirchner directamente no fue. Algunos peronistas tradicionales tampoco. La gestualidad habla por sí sola.

Rodríguez Saá, el “renegado”

Alberto Fernández y Alberto Rodríguez Saá. (Foto: Télam)
Los Albertos. Una relación de ida y vuelta. (Foto: archivo)

Los Albertos. Una relación de ida y vuelta. (Foto: archivo)

El que participó por videoconferencia y planteó abiertamente sus diferencias con la estrategia oficial fue el puntano Alberto Rodríguez Saá, que hasta el último minuto había mantenido el suspenso sobre su asistencia.

El mandamás de San Luis consideró una “estafa” el préstamo otorgado a Mauricio Macri en 2018 y propuso incluso una consulta popular para que el Gobierno decida en base a lo que digan las urnas.

"Siempre pensó que la deuda era ilegítima", señalaron ante A24.com desde el entorno del puntano, aunque aclararon que es la "primera vez" que habla de impulsar un plebiscito.

Rodríguez Saá también planteó la posibilidad de acudir formalmente al Tribunal Internacional de La Haya para denunciar que el FMI violó sus propios estatutos al otorgar un préstamo millonario que fue usado para la fuga de capitales.

https://twitter.com/alberto_rsaa/status/1478837784286666754

“El préstamo se usó como apariencia legal para producir una fuga que se comió los 44.000 millones más otros 50.000 millones extra. Con la plata de la deuda, que se sepa no se realizó ni una alcantarilla, ni un cordón cuneta, ni una escuel", expresó Rodríguez Saá, vocero de una posición más dura. No se puede decir que no le falten propuestas.

El Presidente le agradeció sus palabras y el planteo del gobernador de San Luis quedó en eso: una voz disidente en medio de un estrado donde reina la incertidumbre.

Los opositores

Larreta-Morales-Alberto.jpg
Rodríguez Larreta y Morales, de relaciones distintas con el Gobierno. (Foto: archivo)

Rodríguez Larreta y Morales, de relaciones distintas con el Gobierno. (Foto: archivo)

Si el Gobierno no puede despejar esa equis con los propios, menos posibilidades tiene con los tres gobernadores de Juntos por el Cambio -Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza)-, además del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hoy a cargo de la posición más confrontativa.

Los mandatarios de la oposición resolvieron rechazar la convocatoria a la Casa Rosada, enviar emisarios (con excepción de Larreta) y solicitar que el diálogo se lleve a cabo en el Congreso.

De todos ellos, el jujeño Morales es el que se muestra más proclive a un entendimiento con el oficialismo. Su argumento es irrefutable: la deuda fue contraída por Cambiemos. Pero las conversaciones están tan trabadas que ni siquiera hay una fecha definida para la reunión.

Gerardo Morales Jujuy.jpg
Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. (Foto: archivo)

Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. (Foto: archivo)

Aguardaremos que el acuerdo esté plasmado en una carta de intención con el FMI, como dice la ley, y sea remitido al Congreso para en ese momento manifestar nuestra posición al respecto”, anticiparon, por toda respuesta, desde la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, donde confluyen el Pro, la UCR y la Coalición Cívica.

La cita de los opositores con Guzmán estaba prevista para este lunes, pero al cierre de la nota no había confirmaciones, en medio de un Congreso en receso y con muchos dirigentes aislados por ser contacto estrecho de Covid-19.

Fue Morales el que adelantó que ahora el mitín podría hacerse la semana próxima, una posibilidad sobre la que habló con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (actualmente en aislamiento por el cuadro de coronavirus de su esposa, Malena Galmarini).

Además de los gobernadores, a esa reunión se sumarán los jefes de los bloques parlamentarios de la oposición, según explicó Morales, convertido en una suerte de vocero de la fracción dialoguista de la oposición. Mientras tanto, las versiones del Gobierno pasaron de la supuesta “inminencia” del acuerdo a un camino de mayor “cercanía”.

Se habló de
s