icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Las claves de un debate en el que todos pueden ganar poco y perder mucho

Las claves de un debate en el que todos pueden ganar poco y perder mucho
Así será el escenario donde debatirán los candidatos

La historia de los debates en esta etapa de la democracia argentina se inauguró el 14 de noviembre de 1984, cuando el entonces canciller radical Dante Caputo y el senador peronista Vicente Saadi confrontaron con la moderación de Bernardo Neustadt. Fue a raíz del plebiscito no vinculante que el gobierno alfonsinista había convocado por el acuerdo con Chile por el canal de Beagle.

Aquel día el senador peronista inmortalizó dos frases que quedaron grabadas en la memoria popular: “eso es pura cháchara” y “no se vaya por las nubes de Ubeda”. Durante años, en la era pre internet, persistieron como latiguillos populares.

Luego vinieron otros: Antonio Cafiero vs. Juan Manuel Casella, por la provincia de Buenos Aires, en 1987. Anibal Ibarra ante Mauricio Macri, por la Ciudad de Buenos Aires, en 2003 y 2007.

Pero ya en tiempos de redes sociales, el 15 de noviembre de 2015, tuvo lugar el tal vez más recordado de todos. En él, el envalentonado Macri atacó con munición pesada a su contrincante Scioli.

“En que te has convertido, Daniel, parecés un panelista de 678”, disparó durante el debate presidencial que se realizó en la Facultad de Derecho. Sus hirientes palabras permanecen aún hoy en la mente colectiva.

Pero la expectativa en torno a lo que pueda suceder este domingo en Santa Fe está relacionada con la posibilidad de que haya más ideas que chicanas, más debate que fuego cruzado. Algo que debería ser inherente a un evento así.

Sin embargo, más allá de eso, para los distintos candidatos la apuesta no será la misma. Cada uno de ellos tiene algo para ganar, pero también mucho para perder. Y ellos, al igual que sus asesores, lo saben.

Lo que precisamente deberán tratar de hacer es evitar quedar identificados con alguna frase negativa de sus adversarios o ser reflejados en la prensa de mañana por alguna pifiada involuntaria, producto de los nervios, la tensión, la ansiedad, o de todo eso a la vez.

De acuerdo al resultado de las PASO, que lógicamente influye como una gran encuesta, Mauricio Macri deberá arriesgar más que Alberto Fernández. Es el caballo que hoy corre de atrás.

Y, esta vez, Macri deberá arriesgar mucho. El “status quo” no lo favorece. En esa oportunidad, no será suficiente con decir que “Sí, se puede”. Deberá empezar a demostrar que de verdad se puede.

En tanto, Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos, podrá conformarse con un digno empate. Porque, dado el resultado de las primarias de agosto pasado, puede darse el lujo de “hacer la plancha” y tratar de evitar el paso en falso al cual, sin duda, tratará de inducirlo el actual Presidente.

Roberto Lavagna, el tercero en discordia, probablemente intentará con su discurso romper la tendencia de la polarización, aunque no son muchos los que confía en que pueda sacar algún rédito en la partida. .

El resto de los candidatos, Juan José Gómez Centurión, José Luis Espert y Nicolás del Caño, con más o menos expectativa y desde sus propias trincheras tratarán de pescar algún que otro voto en río revuelto.

¿Habrá sorpresas? ¿Podrá alguno de los contendientes insertar un “cross” en la mandíbula de sus oponentes? ¿Qué pasará en las redes sociales? ¿Qué dirán las encuestas a partir de mañana?

Desde las 21 horas, empezarán a ser respondidas cada una de esas incógnitas.

Talpone
por Esteban Talpone
SUBIR

NWS

Ovación

Show