Elecciones 2021

Con la preocupación latente por Milei en Ciudad, Juntos por el Cambio busca sumar 5 senadores y llegar a los 120 diputados

¿Cuál es la estrategia opositora para controlar al Congreso después de la campaña? La vuelta de Marcos Peña y la preocupación por el crecimiento de Milei.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
La conducción de Juntos por el Cambio recorre provincias para ratificar la suma de cinco senadores y llegar a 120 diputados

La conducción de Juntos por el Cambio recorre provincias para ratificar la suma de cinco senadores y llegar a 120 diputados

Luego del triunfo en las PASO del 12 de septiembre, el objetivo de la conducción de Juntos por el Cambio (JXC) para las elecciones generales del 14 de noviembre es sumar cinco senadores y alcanzar los 120 diputados para controlar el Congreso y frenar al gobierno de Alberto Fernández sobre la economía y la justicia. Se imaginan retomando la conducción de la Cámara de Diputados. Hay incertidumbre por el crecimiento de Javier Milei en la Ciudad, que podría sacarles un diputado.

Según pudo saber A24.com, el propósito político de los presidentes del PRO, Patricia Bullrich; de la UCR, Alfredo Cornejo; y de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro; es alcanzar el 45% de votos a nivel nacional. En las PASO, el frente obtuvo el 40%, número similar al de 2017 y 2019.

El 45% es el número mágico y simbólico. Ese porcentaje se necesita para ganar las elecciones presidenciales sin necesidad de ir a segunda vuelta. “Nos proyectaría a 2023 sin depender de nadie”, dijo a A24.com un allegado a Bullrich.

Patricia Bullrich (1).jpg
El objetivo de Juntos por el Cambio es alcanzar el 45% de votos a nivel nacional. “Nos proyectaría a 2023 sin depender de nadie”, dijo un allegado a Patricia Bullrich (Foto: archivo).

El objetivo de Juntos por el Cambio es alcanzar el 45% de votos a nivel nacional. “Nos proyectaría a 2023 sin depender de nadie”, dijo un allegado a Patricia Bullrich (Foto: archivo).

El Frente de Todos obtuvo 31% de los votos en las PASO. Necesitaría remontar 17 puntos para lograr el 48% con el cual Alberto Fernández fue elegido presidente en 2019. “Con llegar al 40% podríamos darnos por satisfechos”, dicen en la Casa Rosada, sin muchas esperanzas de ese repunte.

Implicancias de poder controlar el Congreso para Juntos por el Cambio

Para JXC, controlar el Congreso implicaría discutir la política económica, cada detalle del Presupuesto 2022, contener el gasto y la emisión monetaria, y frenar al Gobierno en los nombramientos del futuro procurador general de la Nación, de la nueva jueza de la Corte Suprema que debería reemplazar a Elena Highton de Nolasco y la designación, la sanción y la remoción de los jueces en fueros más sensibles.

El propósito es cambiar las mayorías en el Consejo de la Magistratura, órgano que designa y destituye a los jueces. Si JXC logra 120 diputados como primera mayoría en la Cámara baja tendría derecho a designar dos consejeros en lugar de uno. Es decir, ganaría un voto y el Frente de Todos perdería otro.

“Cambia mucho el mapa y además eso generaría otro clima para la elección de los abogados y los académicos”, dijo la diputada Paula Oliveto, de la CC y una de las espadas de su jefa política, Elisa Carrió. “Especialmente cambiará el clima si el kirchnerismo pierde el quórum en el Senado, donde se eligen los jueces”, señaló la legisladora.

Existe otra lectura política. Tras una posible derrota electoral en noviembre, conjeturan en Juntos por el Cambio, Alberto Fernández podría pasar a ser un presidente con menos poder y la vicepresidenta Cristina Kirchner podría darle al kirchnerismo más resortes en la economía y los asuntos institucionales.

“Quitarle las llaves del Senado a Cristina sería el reaseguro para evitar que el Frente de Todos se radicalice y pueda hacer lo que quiera”, dice Damián Arabia, operador clave de Patricia Bullrich.

Tucumán abre expectativas por la interna entre Manzur y Jaldo

Para sumar esos cinco senadores, Patricia Bullrich, Cornejo y Ferraro salieron a recorrer las provincias donde se eligen senadores. En algunas desembarcan juntos y en otras van por separado.

Para el Gobierno, la pelea por los senadores también es "la madre de todas las batallas". Alberto Fernández encabezó este lunes un acto de campaña en Tucumán para asegurar el triunfo que tuvo en las PASO el peronismo de ese distrito y obtener los dos senadores de esa provincia el 14 de noviembre.

Subió al escenario al gobernador interino Osvaldo Jaldo y al gobernador en uso de licencia y actual jefe de Gabinete, Juan Manzur. Entre Jaldo y Manzur hubo guerra durante las PASO y el Presidente buscó cerrar heridas para evitar posibles fugas de votos de la lista perdedora de Jaldo hacia JXC.

Alberto_Fernandez_Tucuman.jpg
Alberto Fernández, ayer en Tucumán, junto al jefe de gabinete, Juan Manzur, y Osvaldo Jaldo, vice de Manzur y a cargo ahora de la gobernación de la provincia (Foto: Télam).

Alberto Fernández, ayer en Tucumán, junto al jefe de gabinete, Juan Manzur, y Osvaldo Jaldo, vice de Manzur y a cargo ahora de la gobernación de la provincia (Foto: Télam).

En esa fisura intenta pescar la oposición. Cornejo estuvo la semana pasada en Tucumán buscando atraer a los votantes jaldistas. “La lista de Jaldo era muy opositora a Manzur y esa interna está latente. Queremos mejorar las elecciones en Tucumán, no sabemos si podemos darla vuelta pero sí mejorar”, dijo Cornejo a A24.com.

El punteo provincia por provincia de Bullrich, Cornejo y Ferraro

Patricia Bullrich, Cornejo y Ferraro terminaron una gira por Mendoza y este martes inaugurarán la campaña en Santa Fe para respaldar a Carolina Losada como candidata a senadora de JXC. En Mendoza, Santa Fe, Córdoba, Corrientes, Chubut y La Pampa, buscan ratificar el triunfo de las PASO para conseguir dos bancas por cada provincia para el Senado.

Pero cada provincia tiene una implicancia diferente. Este jueves, viajarán a Chubut, porque en caso de ratificar el triunfo de Ignacio Torres en las PASO la oposición sumaría dos bancas que antes no tenía. El peronismo está dividido en el distrito.

En Santa Fe, Corrientes y La Pampa, JXC pasará a tener dos bancas por cada distrito cuando antes tenía sólo una. Es decir, sumará una banca por cada provincia. En total, sumaría cinco nuevos escaños.

En Mendoza, JXC repetiría las dos bancas actuales; en Catamarca y Tucumán se replicaría la banca que tiene ahora. Bullrich, Cornejo y Ferraro irán el domingo a Catamarca y el lunes a Tucumán.

En Córdoba, JXC mantendría sus dos bancas, pero la diferencia es que el Frente de Todos perdería un senador a manos de Alejandra Vigo, la esposa del gobernador Juan Schiaretti. Por lo tanto, a las cinco bancas que el Frente de Todos le cedería a JXC se sumaría una sexta que perdería ante Schiaretti.

Visto de otro modo, de las ocho provincias en juego, JXC sumaría 2 por Chubut, 2 por La Pampa, 2 por Santa Fe, 2 por Córdoba, 2 por Mendoza, 2 por Corrientes, 1 por Catamarca y 1 por Tucumán. Serían 14 senadurías sobre 16 posibles. “Sería una elección histórica para la oposición”, se ilusionan en JXC.

Vidal repatrió a Marcos Peña para evitar fugas a Milei

La conducción de JxC tiene otras preocupaciones. En la Ciudad tiene el triunfo asegurado, pero María Eugenia Vidal, candidata a diputada, presume que una franja de votantes de Ricardo López Murphy en las PASO, pese a que éste se sumará a la boleta de JxC, podrían fugarse la boleta de Javier Milei y Victoria Villarruel.

Es por ello que Vidal sumó al ex jefe de gabinete Marcos Peña como experto en campañas: el ex funcionario tenía críticas al lenguaje, al manejo de las redes sociales y a la campaña en la vía pública utilizada por JxC en las PASO en la Ciudad.

El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, dará su informe de gestión ante el Senado de la Nación.
Marcos Peña se sumó al equipo de campaña de María Eugenia Vidal en la Ciudad (Foto: archivo)

Marcos Peña se sumó al equipo de campaña de María Eugenia Vidal en la Ciudad (Foto: archivo)

Milei se acerca en algunas encuestas al 20% de intención de voto y ahora pelea por el segundo lugar contra el Frente de Todos liderado por Leandro Santoro. De allí surge su principal argumento de campaña: quiere convencer a los porteños anti K de que votarlo a él ayudaría a dejar tercero a Santoro.

Contra ese argumento, JXC expone que el objetivo, precisamente, es llegar a 120 diputados y poner límites en el Congreso y en el Consejo de la Magistratura. “Somos la única fuerza que está en condiciones de frenar al Gobierno”, dicen. Por eso, las elecciones en la Ciudad serán una disputa entre la radicalización opositora para humillar al FDT al tercer lugar o la mayoría eficiente para ocupar lugares de poder.

s