Tensión en la cúpula del poder

Cristina marca la cancha y vuelve a demostrar que es la jefa política del Gobierno

Marcó los tiempos del acuerdo, comanda la estrategia electoral y sólo le deja a Alberto liderar la lucha contra la pandemia.
por Mariano Obarrio | 25 de marzo de 2021 - 22:13
Cristina Kirchner en el acto por el día de la Memoria

Cristina Kirchner en el acto por el día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, en la localidad de Las Flores.

Nunca la felicidad puede ser completas para Alberto Fernández. El Presidente preparaba una agenda de buenas noticias, con la llegada de vacunas y la extensión de vacunaciones con la primera dosis. Pero la vicepresidenta Cristina Kirchner irrumpió nuevamente para marcarle el rumbo estratégico de la negociación con el Fondo Monetario Internacional y de toda la política económica oficial. Ella demostró otra vez que es la jefa política del Gobierno y que marcó los tiempos del acuerdo con el FMI.

Según sus premisas, el ministro de Economía, Martín Guzmán, debe prolongar la negociación con el Fondo de aquella deuda de 45.000 millones de dólares contraída por el gobierno de Mauricio Macri hasta después de las elecciones del 24 de octubre próximo. Porque durante la campaña electoral es impensable un ajuste fiscal como el que exigirá Kristalina Giorgieva. Sería un costo enorme en votos.

Alberto y Guzmán aceptaron que la firma será luego de los comicios y antes sólo se firmaría algún entendimiento conceptual como el de ayer, en el que Guzmán y el FMI anunciaron meros “avances” pero sin un diferimiento de pagos como buscaba el ministro.

Ese acuerdo, dijo Cristina durante el Día de la Memoria en Las Flores, debe contemplar un estiramiento de plazos de pago (15 o 20 años) y una rebaja de tasas. Y no a 10 años como requiere cualquier acuerdo de facilidades extendidas del FMI. Guzmán lo desearía, pero sabe que es imposible de negociar y Alberto también. Buscarán un acuerdo a 10 años y otros beneficios.

Guzmán y Georgieva.jpg
El ministro Martín Guzmán se reunió con la titular del FMI, Kristalina Georgieva. El Gobierno busca un rápido acuerdo. ¿Y Cristina? (Foto: Captura de TV)

El ministro Martín Guzmán se reunió con la titular del FMI, Kristalina Georgieva. El Gobierno busca un rápido acuerdo. ¿Y Cristina? (Foto: Captura de TV)

El vocero del FMI, Gerry Rice, cortó en seco las exigencias de la expresidenta y ratificó que esos acuerdos de facilidades extendidas son de 4 y medio a 10 años como máximo. No hay más que hablar.

El Presidente y el ministro trinaban luego del discurso de Cristina. “Hay un punto en el que se gobierna como ella quiere o no te deja gobernar”, decían a A24.com en la intimidad de Alberto Fernández.

Cerca del ministro Guzmán minimizan las diferencias. “Nada que no supiera. En el fondo opina lo mismo: es imposible pagar tal como está cronometrado y debe haber un acuerdo con la oposición para que el acuerdo al que se llegue sea política de Estado más allá del color del gobierno de turno”.

La vicepresidenta marca la cancha de las políticas oficiales, cambios de ministros y ataques a la Justicia, con todas sus apariciones: en octubre una carta, en diciembre un discurso en el Estadio Único de La Plata y hace dos semanas un alegato contra los jueces.

Mientras Cristina ocupa el lugar de jefa política del Gobierno, el presidente Alberto Fernández intentó retomar la iniciativa con una agenda de anuncios positivos por el manejo de la pandemia, a cargo de la ministra de Salud, Carla Vizzotti:

  • Este viernes definirá con todos los ministros de Salud provinciales en el Cofesa si se privilegia la primera dosis de la vacunación y se difiere la segunda dosis por tres meses como se hace en Canadá y Reino Unido.
  • La autorización de la Anmat de la vacuna Sinopharm para mayores de 60 años. Eso permitirá vacunar a la población de mayor riesgo.
  • Que la próxima semana llegan 1 millón de dosis de Sinopharm, parte del contrato firmado por 3 millones. Las próximas semanas llegarán los 2 millones restantes.
  • Que el domingo llegarán 218 mil vacunas del Fondo Covax que pertenecen a AstraZeneca y se completarán 1 millón en mayo.
  • Este viernes llega una partida de Sputnik y el martes otra de Moscú, además de otros envíos previstos de Rusia.
  • No lo confirmó, pero trascendió que en la tercera semana de abril llegarían 2 millones de dosis de AstraZeneca desde México.

Sobre el filo de la medianoche, el jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, publicó en el Boletín Oficial una decisión administrativa con medidas de restricción de ingreso al país desde países vecinos:

  • Desde este sábado se suspenden los vuelos de Brasil, Chile y México, además de Gran Bretaña e Irlanda, tal como anticipó A24.com. Será luego de la cumbre virtual del Mercosur.
  • Habrá más controles para argentinos que regresen del exterior.
  • Los turistas extranjeros no podrán ingresar al país. Ninguno.
  • Los argentinos que regresen al país deberán hacerse y pagar un testeo obligatorio para abordar el avión, otro al llegar al país y otro al séptimo día de ingreso.
  • Quienes resulten positivos deberán aislarse en lugares a cargo del pasajero.
  • Quienes resulten negativos cursarán aislamiento de diez días en sus domicilios y deberán realizar un test para finalizarlo.
  • Habrá controles del aislamiento y quienes lo incumplan serán denunciados por violar los artículos 205 y 239 del Código Penal.

En el Instituto Patria, reducto cristinista, no objetan las políticas sanitarias de Alberto Fernández. Es el único asunto del Gobierno en el que Cristina parece dejar hacer al Presidente. El control de gestión de la vicepresidenta se juega en la política económica, judicial, territorial y en la seguridad. El ministro de Seguridad, Sergio Berni, tiene a maltraer a la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic.

Después del conflicto desatado con el viceministro nacional Eduardo Villalba, Berni fue ubicado en la primera fila del acto de Las Flores donde Cristina le marcó el rumbo a Alberto.

En el Instituto Patria dicen además que Cristina ya sabía en esas horas que Guzmán no había podido diferir los pagos con el FMI y por eso lanzó ese duro ataque contra el organismo, al que acusó de querer favorecer al gobierno de Mauricio Macri con la complicidad de la administración de Donald Trump en 2018. Mientras ella discurría esas visiones conspirativas, el Presidente conversaba en Olivos con el titular del Banco Mundial, David Malpass, exfuncionario de Trump que influyó activamente para que el FMI le otorgara los US$ 54.000 millones a la Argentina.

No solo eso, sino que el Presidente le garantizó a Malpass que tiene voluntad de pago y que levanta las banderas del superávit fiscal, mientras negociaba nuevos programas del organismo para el país. O Cristina hacía campaña para la tribuna o difieren en la economía.

“Tanto en la Casa Rosada como en Economía hay malestar con Cristina. Dicen que ella marca la cancha todo el tiempo. Hay un punto en el que se gobierna como ella quiere o no te deja gobernar”, señaló un vocero extraoficial de Alberto Fernández. Sin embargo, no habrá ruptura del Frente de Todos.

Ellos dos se necesitan, por más que la vicepresidenta demuestre su enojo en la intimidad con el Presidente y viceversa. Tanto en la campaña para las próximas elecciones, como en la elección del candidato presidencial para 2023, el Frente de Todos transitará una seguidilla de enfrentamientos que pondrán en tensión a la política económica, la estabilidad política y la resolución de la pandemia.

Se habló de