Peronismo vs. peronismo

Efecto elecciones 2021: los gobernadores del PJ buscan abrir un canal propio por fuera del Frente de Todos

Los gobernadores del interior temen que el traspié del kirchnerismo perjudique las chances para 2023. Los roles de Uñac, Rovira y Schiaretti.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Los misioneros Herrera Ahuad y Rovira

Los misioneros Herrera Ahuad y Rovira, junto al sanjuanino Sergio Uñac. (Foto: archivo) 

Con el país “empatado” y el Frente de Todos con escasas chances de sumar volumen político, un grupo de gobernadores del PJ busca abrir un canal propio para llegar con bases sólidas a 2023. La inquietud, compartida por varios mandatarios, todavía no se tradujo en ningún movimiento en particular, pero inquieta a la Casa Rosada y obliga a prestar atención a la mesa chica de Alberto Fernández.

El puntapié inicial lo dio Sergio Uñac, el sanjuanino revalidado en las urnas y quien siempre pujó por mostrar un perfil “autónomo” del kirchnerismo. Tres días después de las elecciones legislativas, el sucesor de José Luis Gioja se mostró en su provincia con varios de sus pares y emitió una señal para quien quisiera escuchar.

En San Juan estuvieron Omar Perotti (Santa Fe), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Raúl Jalil (Catamarca) y Omar Hererra Ahuad (Misiones). Algunos de ellos ganaron en sus pagos, otros perdieron; como fuera, todos comparten su preocupación por la etapa que se abre en los próximos dos años de mandato de Alberto.

https://twitter.com/sergiounac/status/1461090140890312708

¿Cómo se traduce exactamente el malestar en el peronismo del interior? Los gobernadores creen que Cristina Kirchner y lo que representa para el Frente de Todos puede afectar sus chances de revalidar en 2023, sobre todo viendo cómo quedó el mapa de las preferencias electorales.

Lo dijo el mandatario riojano, Ricardo Quintela, quien se expresó explícitamente a favor de un diálogo más amplio en el peronismo que incluya a "díscolos" como el cordobés Juan Schiaretti, hoy en la vereda opuesta.

“Tenemos que llamar a gobernadores, que son importantísimos, y buscar la unidad de todos los sectores. Tenemos que hablar con Schiaretti para que esté con nosotros”, manifestó Quintela después de las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

El mandamás norteño llamó además a “sentar a los gobernadores, la CGT, los intendentes y a las pequeñas y medianas empresas”. “Le voy a sugerir a Schiaretti que hable con el Presidente”, insistió el riojano, en declaraciones a El Destape Radio.

juan schiaretti.jpg
Schiaretti, siempre observado. (Foto: archivo)

Schiaretti, siempre observado. (Foto: archivo)

Sucede que Schiaretti, así como también el ex gobernador misionero Carlos Rovira, están más interesados en explorar una vía alternativa que en fortalecer la experiencia kirchnerista. En el segundo caso, el misionero teje desde las sombras con su partido provincial Frente Renovador de la Concordia, aliado al Frente de Todos sólo en el trazo grueso.

Ahora bien, de ahí a que la inquietud de los gobernadores se materialice en una jugada política concreta es un expediente aparte. Más de una vez los caciques del PJ amagaron con romper con el kirchnerismo -o recuperar la vieja “liga”- y esos intentos quedaron siempre en nada.

Un factor que les juega en contra es el pobre resultado electoral en muchas de sus provincias, con la derrota de Perotti en Santa Fe como caso testigo. Nadie puede convocar si ni siquiera fue revalidado en su distrito.

El kirchnerismo parece saberlo y por eso no le da ninguna importancia al tema. Es más: la intención de La Cámpora es sembrar de candidatos propios todas las jurisdicciones en 2023. Y más con el "anuncio" de que habrá PASO para todos los cargos.

Intentos moderados en la Cámara de Diputados

diputados nacionales.jpg

Se había abierto el capullo en el Congreso, después de las PASO, para explorar la posibilidad de conformar un bloque peronista federal que respondiera a los gobernadores y no a los designios del Instituto Patria. Una iniciativa que, de haberse llevado a la práctica, hubiera implicado una fractura en el bloque oficialista.

Con los dramáticos resultados de las primarias, muchos peronistas llegaron a moverse -con cautela- para analizar posibilidades. Pero no pasó a mayores. Fue, durante poco tiempo, el intento de hacer una suerte de Diego Bossio 2.0.

Tucumán, un polvorín

Jaldo Fernandez Manzur.jpg
Jaldo, Alberto y Manzur. Interna en Tucumán. (Foto: archivo)

Jaldo, Alberto y Manzur. Interna en Tucumán. (Foto: archivo)

En otras latitudes, un distrito que se suponía que le daría buenas noticias a la Casa Rosada terminó preocupando a la mesa chica del albertismo. En Tucumán, el pago chico del jefe de Gabinete Juan Manzur, el peronismo le ganó a Juntos por el Cambio apenas por 42% a 39% e hizo su peor elección en 25 años.

¿A qué lo atribuyen? A la interna de Manzur con Osvaldo Jaldo, su vice a cargo del Ejecutivo y quien lo había enfrentado en las PASO. No sirvió la incursión de Alberto al “Jardín de la República” ni las promesas de que las internas en el PJ se habían terminado. Ahora la oposición persigue muy de cerca al peronismo.

Capitanich y los gobernadores del norte grande

Alberto Fernández Capitanich (1).jpg
Capitanich se reunió con Alberto después de las elecciones. (Foto: Presidencia)

Capitanich se reunió con Alberto después de las elecciones. (Foto: Presidencia)

Otra posibilidad que podría despuntar es que la mesa de gobernadores del Norte Grande, que reúne a mandatarios del NEA y NOA tanto del oficialismo como de la oposición, termine promoviendo una figura propia para equilibrar la coalición.

En ese mapa, el chaqueño Jorge Capitanich vio crecer sus acciones después de la remontada que le permitió ganar las elecciones en su provincia. Envalentonado, “Coqui” se reunió con Alberto en Buenos Aires y no se quedó quieto: “El norte grande tiene un espacio de incidencia en el país muy grande, debería tener un candidato a las PASO”, dijo.

Pero eso no es todo. Capitanich tiene también la idea de “institucionalizar” el Frente de Todos bajo el modelo del Frente Amplio uruguayo, de modo tal que todas las decisiones (y candidaturas) se acuerden bajo el paraguas de esa coalición. “Me parece muy bien una PASO; todos deberíamos promover esa PASO presidencial”, dijo el chaqueño en declaraciones a El Destape.

A fin de cuentas, quizás ese movimiento -una apuesta formal para consolidar una alianza entre el AMBA y el peronismo federal- sea todo lo que los gobernadores del PJ puedan conseguir de la Casa Rosada en este contexto.

s