Poder Judicial

El Gobierno tiene como prioridad máxima bajar la edad de imputabilidad y presentará el proyecto en las próximas horas

El ministro de Justicia está trabajando en la elaboración de un nuevo Régimen Penal de Menores que aplique sanciones a partir de los 14 años para todos los delitos.

Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
El Gobierno tiene como prioridad máxima bajar la edad de imputabilidad y presentará el proyecto en las próximas horas

El gobierno de Javier Milei tiene entre sus prioridades reducir la edad de la imputabilidad a los 14 años para todos los delitos. El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, confirmó a A24.com su intención de tomar este fin de semana extra largo para trabajar en el proyecto del oficialismo, que apuntará a “ofrecer herramientas para reinsertar a los jóvenes en la sociedad".

Mientras tanto, en Rosario detuvieron al presunto sicario que, en medio de amenazas de la Mafia de la Droga, mató a Bruno Bussanich, empleado de una Estación de Servicio. Resultó ser un adolescente de 15 años, que según el régimen actual es menor por lo que resulta inimputable.

La reacción del gobierno fue inmediata en redes sociales: el presidente Javier Milei público ante la noticia “EL QUE LA HACE, LA PAGA…”; algo similar publicó en X Patricia Bullrich.

Cúneo Libarona adelantó que su objetivo es llevar la imputabilidad a los 14 años, porque considera que a partir de esa edad “el chico ya muestra una personalidad que necesita atención y sanción". Según el ministro, dividir por el tipo de delito "carece de sentido. Del mismo modo, explicó que no cree en la sanción, sino en la “reeducación, resocialización, obligación de estudio y obligación de trabajo”.

Sin prever que el asesino de Bussanich sería un chico de 15 años, el ministro había señalado que tenía el tema en carpeta hace tiempo, y que durante Semana Santa terminaría de diseñar el Régimen Penal de Minoridad. “A veces los sábados y domingos no me alcanzan para trabajar en todos los proyectos de ley, estoy demorado, pero en estos días voy a darle prioridad máxima”, planteó.

Lo cierto es que cualquier cambio que se aplique en el Régimen de Menores no tendrá vigencia para el caso del playero, pues los hechos se registraron antes de que eventualmente resulte sancionada una eventual nueva Ley.

El Régimen Penal de menores, que rige actualmente, surge de la Ley 22.278, promulgada durante la Dictadura en 1980, y ratificada en 1983 cuando regresó la Democracia. Esta norma establece que “son punibles los menores a partir de los 16 años, y entre los 16 y los 18 aquellos jóvenes que cometan delitos con pena privativa de la libertad que exceda los dos años. También permite que los jueces, después de un año de tratamiento tutelar, puedan aplicar la misma pena que a un adulto o bien una pena atenuada, que es la prevista para la tentativa.

Según detalló el ministro de Justicia de la Nación, en una ronda de prensa exclusiva de la que participó A24.com, para que un tribunal ordene que un joven quede internado en un Instituto de Menores “tienen que haber cometido delitos graves, robo con armas consumado, asociación ilícita, violación, los peores delitos”. Remarcó que la Ley actual en la Argentina “tiene su origen hace 50 años cuando los menores de 14 a 16 eran distintos a los de hoy, que tienen celulares, chats, consumen drogas, paco”.

Sobre los Institutos que reciben a los menores reveló: “Tienen capacidad para 200 y reciben 350, por eso hay chicos que duermen tirados en un colchón, tres al mismo tiempo; no me sirve meter a un chico a un lugar que es un desastre. De nada te sirve sacarlo de la sociedad, porque lo metés en una cárcel, se hace amigo de otros menores y se forma la banda”.

Una nueva Ley Penal para los menores de 14 a 16 años

Cúneo Libarona .jpg

La semana próxima habría novedades sobre los avances de la propuesta del oficialismo, que tiene como prioridad modificar el régimen de penas para los menores desde los 14 años. El jefe de la cartera judicial repitió que cuando surgió la Ley en los 80 “los chicos de aquellos tiempos no eran como los de hoy, no existía la violencia, la droga, había una criminalidad mucho menor en esos años, por eso ese régimen ha quedado absolutamente desactualizado, y considero que hay que establecer un sistema tuitivo con relación a los menores, de alguna manera darles educación, herramientas trabajo, que tengan un futuro, tal como lo proponen los Pactos Internacionales” incluidos en la Constitución Nacional.

Comentó que hace muchos años, cuando visitaba las cárceles, “había un Centro Universitario en Devoto, que daba cultura a los presos, y ya tenían otra actitud. Con educación se contribuye a disminuir el índice de reincidencia”.

Desde el Gobierno están convencidos de que cuentan con el consenso para bajar la edad de imputabilidad, porque aseguran que les acercaron 32 proyectos, de los cuales unos 30 proponen el límite de 14 años.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, también dejó claro su respaldo al proyecto para bajar la edad de imputabilidad, y fue más allá al proponer un tratamiento especial a los menores que delinquen por debajo de los 14 años.

En la región varios países sostienen un régimen punible para menores de 16 años. Con datos de Unicef, podemos saber que la edad de imputabilidad en Bolivia, Chile, Colombia, Panamá, Paraguay y Perú es a partir de los 14 años; en Guatemala, Nicaragua y Uruguay rige desde los 13 años; y, en Brasil y Ecuador, desde los 12 años.

Base de datos de la Corte Suprema

corte suprema.jpg

La Base General de Datos de Niños, Niñas y Adolescentes (BGD) que depende de la Corte Suprema de Justicia registra la información sobre menores involucrados en causas judiciales. En su último informe correspondiente al período 2022 en la Justicia Nacional con asiento en CABA, reveló un aumento del 17% con respecto a los casos del año anterior. Las cifras señalan que 1643 niños, niñas y adolescentes (NNyA) tuvieron al menos una causa penal iniciada durante ese período, sobre un total de 2036 expedientes abiertos.

Además, indicó que el 56% tenía 16 o 17 años al momento del hecho, un 37,3% entre 13 y 15 años, un 4,4% 12 años o menos. En tanto, un 2,2% corresponde a adolescentes que manifestaron ser menores de edad, corroborando luego que eran mayores.

En cuanto al nivel educativo, el 9,5% no cuenta con educación formal o abandonó la escuela primaria; el 5,3% se encuentra cursando, y el 9,7% la completó. A su vez, el 27,4% ha abandonado el nivel secundario, el 47,6% se encuentra cursando, y sólo el 0,6% ha finalizado sus estudios secundarios.

En cuanto a los hechos registrados, se destaca un total de 28 causas iniciadas por delitos contra las personas (aquellos que atentan contra la vida de las personas, de la integridad física y de la seguridad personal): el 50% corresponde a lesiones leves, el 11% graves, el 4% a abuso de armas y el 31% restante a homicidios. Fueron en total 10 homicidios, 7 resultaron en grado de tentativa y 3 fueron consumados. Participaron un total de 16 NNyA en los homicidios, 5 en aquellos que se consumaron.

El informe de la BGD detalla que 136 jóvenes tuvieron al menos una medida de privación de libertad o alojamiento en instituciones, como centros socioeducativos de régimen cerrado, residencias socioeducativas de libertad restringida y hospitales.