El pasado peronista de Dante Sica, el ministro que Macri eligió para salvar a las pymes
Layer 1
ElRumboDeLaEconomía

El pasado peronista de Dante Sica, el ministro que Macri eligió para salvar a las pymes

Pocos hombres en el gobierno de Mauricio Macri tienen tanto pasado en el peronismo. Cultor de amistades que van desde Jorge Sarghini a Aníbal Fernández, Dante Sica supo ser siempre una fuente de consulta del mundo de la política. La gestión pública lo tuvo como funcionario de Eduardo Duhalde. Y en el último tiempo asesoró a Francisco Cabrera, el mismo funcionario que propuso su nombre para sucederlo. Si bien el futuro de la economía es hoy un interrogante, Sica tiene algo en claro: la oportunidad se le presenta como una “patriada”.

La militancia peronista del nuevo ministro arrancó en la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), de donde conoce a Aníbal Fernández. Ya como licenciado, fue también funcionario municipal. Todavía hoy reside en la capital bonaerense. “Habla con todos -dicen cerca suyo-. Es un tipo muy abierto, que tiene relación con el amplio espectro del peronismo”.

Pero su perfil es más técnico que territorial. El ex presidente Eduardo Duhalde, que lo tuvo como secretario de Industria, Comercio y Minería en 2002, reconoce eso como un valor. “Siempre fue un hombre vinculado con la producción”, le dijo a A24.com. “Era uno de los más aventajados en el conocimiento del tema, en una provincia que, en su tiempo, dedicaba el 70% de su energía a eso”.

Duhalde fue el que creó, en su gestión como gobernador y luego en la Presidencia, el Ministerio de la Producción. Y Sica estuvo en las dos gestiones, porque en la Provincia se desempeñó como jefe de asesores del entonces ministro Carlos Brown.

Gobernadores y sindicatos

En el ‘98 fundó el Centro de Estudios Bonaerenses (CEB), que luego pasaría a ser, desde los 2000, la consultora Abeceb. Desde allí, Sica reforzó aún más sus vínculos con los gobernantes peronistas: asesoró a Felipe Solá y José Manuel De la Sota; a la Federación de Industriales de San Pablo y a la Fundación DAR, el think tank del proyecto presidencial de Daniel Scioli. Y hasta al propio Cabrera en el Consejo de la Producción, un soporte consultivo del Gobierno.

También cultivó vínculos sólidos con el sindicalismo. Fue consultor histórico de la UOM y SMATA, dos gremios industriales. Todavía lo recuerdan los metalúrgicos comiendo sánguches de vacío en el alto de una charla sobre la situación económica del país. 

Aldo Pignanelli, otro de sus amigos, quiso llevarlo al equipo económico de Sergio Massa. Pero Sica optó por mantener distancia del peronismo y sus mil pedazos y se quedó con la consultora. El ofrecimiento de Macri cambió todo por una sencilla razón: “Era un ministerio”, admiten los que lo conocen.

De ahora en más

Macri lo necesita para recuperar el diálogo con los empresarios y potenciar al sector, pero la pregunta es si Sica tendrá margen para volcar su experiencia en beneficio de las pymes y la cadena industrial. “No hay un ADN productivista en los políticos en general, y él siempre fue de consulta. Ahí hay que poner toda la energía”, dice Duhalde.

Entre las primeras medidas en estudio están la "ventanilla única" para las exportaciones, lo que permitirá eliminar la burocracia de la intervención de distintos ministerios, y las facilidades en las cadenas de pago de las pymes, según adelantan en su equipo. “Creo que va a tener ayuda”, arriesga Duhalde. “Los microemprendedores están ansiosos y quieren tener quién los entienda”.

Es que “siempre se habla de las inversiones y las grandes empresas que pueden venir, sin advertir que esas grandes empresas pueden tomar decenas de miles, pero necesitamos un millón de trabajadores”, avisa Duhalde. No habló de esto con Sica, pero el ex presidente está seguro de algo. “En las próximas semanas va a venir al Movimiento Productivo Argentino”.