Peronismo vs. peronismo

Foto en Olivos: el kirchnerismo sale (formalmente) a bancar a Alberto, pero le pide que se concentre en "arreglar la economía"

La Cámpora acepta superar las tensiones por el escándalo de las fotos en Olivos para evitar más ruidos antes de las PASO. Le piden a Alberto "dejar el tema y gestionar". "Se nos cayó el argumento moral", reconocen.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto y Fabiola

Alberto y Fabiola, protagonistas del escándalo en Olivos. (Foto: archivo)

Si bien la primera reacción de La Cámpora podía ser de repudio y frustración hacia la actitud displicente de Alberto Fernández en Olivos, la vanguardia cristinista resolvió finalmente cerrar filas en torno al Presidente y posponer las diferencias para otras instancias. Después de todo, es año electoral y el peronismo necesita mantener unida su plataforma, por más disconformes que estén en la intimidad del poder.

Por eso, y quizás con más resolución que la propia ala albertista, la agrupación de Máximo Kirchner buscó desviar la atención hacia el adversario que le dio forma a la actual coalición de gobierno: Mauricio Macri.

“Con la mitad de la indignación mediática de estos días aplicada a otras fotos nos hubiéramos ahorrado el endeudamiento de las próximas décadas”, publicó la organización en sus redes sociales al recordar las cenas de camaradería de la primera plana de Cambiemos con la entonces jefa del FMI Christine Lagarde.

https://twitter.com/la_campora/status/1426679472485502983

Se adivina la injerencia de Cristina Kirchner detrás de esa defensa. Conociendo el discurso de la vicepresidenta, no es difícil suponer que esas son las palabras que ella hubiera usado (y que incluso podría usar) de haber tenido que hacer mención al escándalo.

En la cúpula del Frente de Todos (donde hay más sillas camporistas que de otras expresiones) son lo suficientemente hábiles como para no tensar la cuerda más de lo necesario. Ya la convivencia era agitada y la sociedad política que mantiene a la coalición se recuperaba de las heridas que había dejado el cierre de listas.

La Cámpora y el albertismo venían, además, de una semana compleja. Aunque en tono jocoso, la organización juvenil le había recordado al PJ que, al celebrar en redes los dos años de la victoria del Frente de Todos en las PASO, se habían “olvidado” de Cristina. La foto, en efecto, no incluía a la ex mandataria.

https://twitter.com/la_campora/status/1425558662756581381

La propia vice celebró esa intervención. “Es buena la memoria, siempre. Si uno no tiene memoria corre el riesgo de volver a equivocarse”, dijo, el jueves, en un acto de campaña en Lomas de Zamora. La particularidad de este cruce es que, mientras La Cámpora es la organización de Cristina y Máximo, el PJ es hoy de Alberto Fernández en su calidad de jefe partidario. Minucias en comparación con la bomba que les explotaría horas más tarde con la foto de Olivos.

Otro motivo de encono con el Presidente -y que quedará asordinado- es a raíz del momento en que el escándalo golpeó las puertas de la campaña, donde cada actividad se define con precisión quirúrgica.

La aparición de Alberto en Olavarría el viernes último, cuando no le quedó otra opción que referirse al tema e intentar dar explicaciones, coincidió con el acto de reglamentación de la ley de “Zonas Frías”, una normativa impulsada justamente por Máximo Kirchner para beneficiar a distintas zonas del país con la reducción de las tarifas de gas.

Como si no hubiera tensión dentro del elenco oficial, el escándalo le arruinó la presentación a Máximo. La ausencia del jefe camporista en esa actividad habló por sí sola. El sábado, sin embargo, el jefe del bloque de diputados se sumó a la campaña en Cañuelas y dijo que "cuando la sociedad se suma a la participación de su futuro el margen de error se reduce". Sutil.

El kirchnerismo pide por la economía

Cerca de la vicepresidenta sintieron el golpe pero llaman a dar vuelta la página con la única carta que puede entusiasmar a un argentino promedio: el bolsillo. “Se nos cayó el gran argumento que teníamos para la campaña, que era la moral -reconocen las fuentes consultadas por A24.com-. Ahora que Alberto se dedique a gobernar y arreglar la economía”.

Si bien reconocen que, a cuatro semanas de la elección, un escándalo de estas características “afecta al electorado” que consume medios y además es “complicado de resolver”, el núcleo kirchnerista le pide al Frente de Todos “dejar de hablar del tema y gestionar”.

La Cámpora
La Cámpora, la vanguardia del kirchnerismo. (Foto: archivo)

La Cámpora, la vanguardia del kirchnerismo. (Foto: archivo)

“Ahora que se están liberando las restricciones, que eran consecuencia de las medidas de aislamiento, hay que ser muy creativos, trabajadores y estar muy concentrados en empezar a resolver la cuestión económica, que está muy difícil”, elaboran en el cristinismo.

En el universo K ratifican sus críticas por la “doble moral” del sistema político ante la reunión de la polémica, pero no dejan de reconocer la gravedad del caso a partir de que era el propio Presidente quien “firmaba los decretos y tenía que dar el ejemplo”.

Saben, sin embargo, que cuentan con la historia reciente como un elemento a favor: “Todavía está muy fresco el recuerdo del desastre que fue el macrismo, salvo que haya una debacle económica superior”. De nuevo, el bolsillo al rescate de la moral.

“Si bien podés tener un presidente débil, no podés darte el lujo de tener un gobierno débil”, razonan cerca de la vicepresidenta, donde también son críticos del intento de explicación que dio Alberto porque, dicen, terminó pareciendo una acusación contra Fabiola Yáñez.

Pero para cumplir con el objetivo mayor, y según pudo saber este portal, Alberto y Cristina se mostrarán juntos este martes en Avellaneda. Más campaña en el Conurbano para fidelizar el voto duro.

El camino de Máximo

El hijo de la vicepresidenta sigue con su campaña contra Macri y el FMI. El jueves, un día antes de que el Presidente tuviera que admitir el despropósito por la foto en Olivos, el líder camporista había estado en la localidad bonaerense de Derqui, donde aseguró que el Gobierno afrontará sus deudas con el organismo después de saldar la deuda social.

Maximo-Kirchner-h-FINAL.jpg
Máximo Kirchner, protagonista omnipresente. (Foto: archivo)

Máximo Kirchner, protagonista omnipresente. (Foto: archivo)

"Entendemos, como patria, que tenemos que afrontar nuestras deudas, pero la primera que tenemos que afrontar es la que tenemos con nuestra propia sociedad, con nuestros ciudadanos, y eso es lo que nos vamos a encargar de hacer", marcó la cancha, tanto puertas adentro como hacia afuera.

La siguiente manifestación pública de La Cámpora, en este caso para respaldar a Alberto, sería la ya mencionada foto ocre de la cena de Macri, Nicolás Dujovne y Marcos Peña con Lagarde en Olivos. Todo está relacionado.

s