Sindicalismo

Hugo Yasky espera que con la renovada conducción de la CGT "el movimiento obrero tenga un mayor protagonismo"

El secretario general de la CTA de los Trabajadores propuso "construir una mesa de unidad donde el movimiento sindical pueda unificar posturas sobre la realidad del país".
Hugo Yasky espera que con la renovada conducción de la CGT el movimiento obrero tenga un mayor protagonismo.

Hugo Yasky espera que con la renovada conducción de la CGT "el movimiento obrero tenga un mayor protagonismo".

El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, consideró este sábado que el triunvirato de dirigentes sindicales que encabeza la CGT debe estar "en la primera línea de fuego" para defender al Gobierno nacional "frente a las corporaciones que pretenden condicionarlo", y se mostró esperanzado en que con esta nueva conducción de la central obrera, "el movimiento obrero tenga un mayor protagonismo".

“Ojalá esto abra la puerta a que en el futuro podamos establecer un protagonismo mayor del movimiento obrero que es clave en esta etapa a partir de la unidad en la acción”, afirmó Yasky en declaraciones a la radio online Futurock.

El Congreso Nacional Ordinario de la CGT consagró este jueves por el 98% de los votos de sus delegados a la conducción que liderará la central para el período 2021-25, que estará encabezada por un triunvirato integrado por Héctor Daer (Sanidad) , Carlos Acuña (Estaciones de Servicio) y Pablo Moyano (Camioneros).

Al respecto, Yasky afirmó que su primera impresión de la nueva conducción es que "era más de lo mismo" y que se dejaba pasar "la oportunidad de llegar a la unificación que involucre a la CTA y a otros gremios", pero que "viendo los pormenores" observó que "entraron" a los cargos directivos "gente que es valorable".

"Entró gente a la conducción y a las secretarías que en lo personal valoro muchísimo. Compañeros como como Sergio Palazzo, Claudia Ormachea (ambos de Bancarios), y otros miembros de la Corriente Federal como Pablo Moyano y Mario 'Paco' Manrique (Smata)", detalló el dirigente de la CTA.

En tanto, Yasky propuso "construir una mesa de unidad donde el movimiento sindical pueda unificar posturas sobre la realidad del país" para devolverle “volumen político a la presencia del movimiento obrero" y no ser simplemente "reclamadores de salarios".

"El documento de la CGT señala una voluntad en ese sentido. Ojalá podamos avanzar porque hace mucha falta que el movimiento obrero le ponga un límite a las corporaciones que están tratando de condicionar las políticas del gobierno. Lo mismo sucede con los sectores financieros, el FMI y a los formadores de precios", remarcó.

Y ene se sentido, agregó: "Ojalá la CGT pueda ser un contrapeso con unidad, con fuerza, con volumen político dispuesto a estar en la primera línea de fuego”.

Finalmente, recordó la definición del dirigente sindical Agustín Tosco que sostuvo que la clase obrera "no puede ser furgón de cola de las clases dominantes” y en ese sentido Yasky aclaró que reivindica “la autonomía de las centrales sindicales", pero que frente a los ataques del poder real a un gobierno popular "tampoco podemos ser neutrales”.

Se habló de
s