Todos contra todos

Los gobernadores opositores plantean condiciones para apoyar el acuerdo con el FMI y se tensan las negociaciones

Gobernadores de la oposición avisaron que no van a ir a la Rosada a escuchar cómo avanzan las negociaciones con el FMI. Piden que Guzmán vaya al Congreso. El malestar con Patricia Bullrich.
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
La liga de gobernadores de Juntos por el Cambio

La liga de gobernadores de Juntos por el Cambio

Pero algo se complicó. Primero se cayeron los gobernadores de Juntos por el Cambio. Los tres radicales, Gerardo Morales, Gustavo Valdés y Rodolfo Suárez; y el del PRO, Horacio Rodríguez Larreta. Después, se cayó Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. Llamativa la excusa del peronista disidente: “Le informo que lamentablemente no podre estar presente por compromisos adquiridos con anterioridad”. No quedan claros cuáles eran esos compromisos más importantes. Va a mandar a su virtual vicegobernador.

Valdés dice que solo viene a Buenos Aires en enero cuando hay urgencias. Y acá no había tanta urgencia. Se planteó originalmente como un problema de agenda.

Después de una serie de discusiones, los gobernadores de Juntos por el Cambio plantearon su posición. “Es en el Congreso Nacional donde debiera darse este debate, por lo que manifiestan al ministro Guzmán su voluntad de llevar a cabo una reunión especifica en dicho ámbito junto a los jefes de los bloques parlamentarios de Juntos por el Cambio, para así interiorizarse de los detalles de las negociaciones, tan pronto como el ministro lo disponga…”.

A todo esto, Guzmán ya venía trabajando con algunos de los mandatarios para destrabar esta cuestión. Había quedado en convocar a los jefes de bloque al ministerio para plantearles las alternativas de la negociación con el FMI. Esa reunión sería entre el martes y miércoles: la fecha varía según los interlocutores; en el Gobierno dicen que todavía no está definida.

La gran pregunta es si esta invitación alcanzará para las cúpulas de Juntos por el Cambio. Las espadas parlamentarias están dispuestas a ir a escuchar. Aunque hay dudas sobre un punto del comunicado de los gobernadores.

En un momento de la carta recuerdan que “en septiembre de 2021, a través de un comunicado de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, en su punto 8 se ratifica:’“Juntos por el Cambio reafirma que el ámbito para acuerdos en materia institucional es el Congreso de la Nación. (…)’”.

Si el lugar donde hay que debatir es el Palacio Legislativo, entonces se podría entrar en una nueva lucha de poderes. Guzmán no va a ir al Congreso a exponerse a un show mediático; los legisladores de la oposición (por mandato de sus gobernadores) no pueden ceder e ir a los pies de un ministro, que no es otra cosa que un secretario del Presidente. Otra vez se empieza con discusiones menores en un país que se desangra.

¿Por qué no van al encuentro del miércoles?

“Así como está planteada, la reunión informativa a la que fueron convocados se asemeja a una reunión política más que a una reunión institucional de trabajo”, explica el comunicado de los gobernadores.

En la práctica, lo que no quieren los mandatarios de Juntos por el Cambio es asistir a un encuentro en erl que no van a poder abrir la boca ni opinar de nada. No quieren que esa foto sea usada como un aval a las negociaciones de las que no conocen detalles.

Esto tiene dos motivos:

  • Por un lado, no quieren ser rehenes de las operaciones políticas del gobierno.
  • Por otro, no pueden aparecer como débiles frente a algunos sectores del propio espacio. Léase: Patricia Bullrich y los halcones del PRO.

Bronca en Juntos por el Cambio

El malestar de los sectores moderados de JxC con Bullrich crece día a día. Cayó muy mal que sus diputados firmaran dos proyectos de ley junto a Javier Milei. Esta bronca abarca a sectores de la UCR, el PRO y la Coalición Cívica.

Los proyectos que encabezó el diputado Gerardo Milman, mano derecha de Patricia Bullrich, apuntan a reducir dos impuestos clave:

-Derogar los artículos 755 y 756 del Código Aduanero, lo que implica en la práctica dar de baja las retenciones.

-Reducir el IVA al 18%. “Se asienta en el camino contrario al del oficialismo de más impuestos y más presión tributaria, camino que ha quedado claro no produce beneficios ni para los hogares de menores recursos que deben destinar la casi totalidad del ingreso al consumo; ni para el sector productivo”, dicen en los fundamentos.

Diputados de Juntos por el Cambio sintieron esto como un desafío abierto. Algunos están empezando a dejar trascender su fastidio. “No la van a dejar que siga como reina”, advierten desde la UCR. El cambio de conducción (Morales por Cornejo) puede significar un cambio de época para Patricia Bullrich y su espacio.

s