Negociaciones con el FMI

Martín Guzmán juega sus fichas en Europa para evitar el default

En una gira de 6 días que empezó el domingo, el ministro de Economía busca el apoyo de Alemania, Italia, España y Francia ante el FMI y el Club de París.
por Stella Gárnica | 12 de abril de 2021 - 11:44
Martín Guzmán inició en Alemania la gira por Europa para pedir apoyo ante el FMI y el Club de París (Foto: Ministerio de Economía).
Martín Guzmán inició en Alemania la gira por Europa para pedir apoyo ante el FMI y el Club de París (Foto: Ministerio de Economía).

El ministro de Economía, Martín Guzmán, juega todas sus fichas a conseguir el apoyo de los principales países de Europa, en una gira de seis días que empezó el domingo en Berlín, Alemania, y continúa este martes por Italia, España y finaliza el viernes 16 en Francia, en busca del aval de esos países al planteo argentino para extender los plazos de pago y una reducción de las tasas de interés en la renegociación de las deudas con el FMI y con el Club de París.

De esta manera, el Gobierno argentino apuesta todo a posponer los pagos que vencen este año y evitar caer en default en los próximos meses ante esos organismos internacionales.

El ministro mantiene reuniones con sus pares de Economía y Finanzas de los países que visita y distintos funcionarios. Y también se reunirá con representantes de la sociedad civil y sector privado.

Mientras continuaba con su gira por Europa, fuentes cercanas a Guzmán consultadas por A24.com, calificaron como una "berretada" las versiones sobre una supuesta presentación de renuncia del ministro de Economía, que circularon por distintos medios durante el último fin de semana.

"El tema central de la gira es la renegociación con el FMI para alcanzar un nuevo acuerdo. También hay conversaciones referidas a la deuda con el Club de París", señalaron cerca de Guzmán a este portal, tras desestimar que tenga pensado renunciar, en medio de nuevos rumores sobre presiones del ala kirchnerista del Gobierno comandada por la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y del mercado por la falta de resultados en la crisis económica local.

La gira arrancó el domingo, lunes y este martes en Berlín (Alemania); continúa este miércoles en Roma (Italia), el jueves sigue en Madrid (España) y culmina el viernes 16 en París (Francia).

Objetivos del viaje

El ministro insiste ante los gobiernos accionistas del FMI (especialmente los miembros del G-7 y del G-20) el pedido de "construir consensos y entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía. El objetivo es conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI para concretar un programa que le sirva a la Argentina", señalan cerca de Guzmán.

Guzmán encabeza en Europa una comitiva oficial que comparte con el representante de la Argentina ante el FMI y el Cono Sur, Sergio Chodos; la titular de la Unidad de Coordinación y Gestión de Asuntos Internacionales, Maia Colodenco; y la jefa de gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

El domingo se reunió con el ministro Federal de Asuntos de Economía y Energía, Peter Altmaier, de Alemania; este martes continuará con un encuentro con el secretario del Ministerio Federal de Finanzas, Wolfgang Schmidt.

El miércoles continúa su agenda de encuentros en Roma con el ministro de Economía y Finanzas de Italia, Daniele Franco; el miércoles hará lo mismo en España con la ministra de Economía y Vicepresidenta Segunda del gobierno español, Nadia Calviño; y el viernes cierra la gira europea con el Ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire.

La odisea de cambiar las normas del FMI

La misión que lleva Guzmán por órdenes del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner es tratar de convencer a los países de la UE de que apoyen el plan argentino para reformar los sistemas de financiamiento de los organismos multilaterales, como el FMI o el Club de París, a los países en vías de desarrollo que quedan afuera de la ayuda extraordinaria del FMI por no ser considerados del todo pobres, y sus economías son fuertemente afectadas por la pandemia.

Al pedido de una ayuda extraordinaria del DEG del FMI, por el que a Argentina le correspondería recibir unos 3500 millones de dólares, Guzmán pedirá que la autoricen utilizar esos fondos para pagar la deuda que vence este año, y no tener que dejarlos inmovilizados como reservas del Banco Central, que es su objetivo principal.

El otro punto de las negociaciones radica en el pedido de extensión de los plazos de pago -el acuerdo Stand By que ofrece el FMI es por un máximo de 10 años- para pagar la deuda del gobierno de Mauricio Macri de 45.000 millones de dólares. La idea del kirchnerismo es pedir que ese plazo se extienda a 20 años, pero Guzmán aún no logra convencer a los directivos del Fondo, que por ahora rechazaron la propuesta argentina bajo el argumento de que eso "viola" las normas internas del organismo.

La gira de Guzmán por Europa lleva así un objetivo primordial: convencer a los países socios del Fondo para modificar las normas del organismo internacional. Mientras, Alberto Fernández -si le dan el alta- recibe este martes en Olivos a uno de los principales asesores del presidente norteamericano, Joe Biden. Es en el marco de una serie de gestos de acercamiento con la potencia más influyente en las decisiones del organismo multilateral.

Se habló de