Una decisión importante para la deuda argentina

El Tesoro de EE.UU. pone condiciones para auxilio del FMI a todos los países miembros (Argentina incluida)

Janet Yellen, su titular, emitió un comunicado sobre cómo será la asignación de derechos de giro. Argentina tendría casi U$S 4.500 millones. Los detalles.
por Guillermo Laborda | 02 de abr de 2021 - 09:35
Janet Yellen

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de los EE.UU, y Martín Guzmán, ministro de Economía de la Argentina.

El Departamento del Tesoro de los EE.UU. informó a través de un comunicado ayer sobre cómo el FMI reforzará las reservas de sus países miembros, la Argentina incluida, para hacer frente al impacto del COVID-19.

Bajo el título “Cómo una asignación de Derechos Especiales de Giro del FMI apoyará a los países de bajos ingresos, la economía global y los Estados Unidos”, el comunicado apoya el reparto a países del equivalente a u$s 650.000 millones en DEG (Derechos Especiales de Giro, un activo de reserva internacional que emite el FMI) pero destaca algunas condicionalidades importantes.

La cuestión es clave para el ministro Guzmán dado que la Argentina puede recibir cerca de u$s 4.500 millones mediante este mecanismo lo que ayudaría al país a evitar un default con el FMI, por vencimientos que existen por el equivalente a u$s 1.800 millones en el marco del acuerdo firmado por el gobierno de Mauricio Macri en 2018.

fmia
El FMI anunció que repartirá a países el equivalente a u$s 650.000 millones en DEG (Derechos Especiales de Giro), un activo de reserva internacional que emite el organismo.

El FMI anunció que repartirá a países el equivalente a u$s 650.000 millones en DEG (Derechos Especiales de Giro), un activo de reserva internacional que emite el organismo.

A continuación, se reproducen los principales puntos del comunicado emitido ayer por el Tesoro norteamericano:

  • La pandemia de COVID-19 ha cobrado un precio extraordinario en la economía mundial y ha afectado la liquidez financiera. El crecimiento global se contrajo un 3,5% en 2020, la peor recesión en tiempos de paz desde la Gran Depresión.

  • Una asignación de derechos especiales de giro (DEG) del FMI ayudaría a crear colchones de reservas, suavizar los ajustes y mitigar los riesgos de estancamiento económico en el crecimiento mundial. Es importante destacar que también podría mejorar la liquidez de los países de bajos ingresos y en desarrollo para facilitar sus tan necesarios esfuerzos de recuperación de la salud. Con este fin, el Tesoro está trabajando con la administración del FMI y otros miembros hacia una asignación general de $ 650 mil millones en DEG a los países miembros del FMI.

  • Una asignación en sí misma no impone ningún costo directo a los Estados Unidos. Sobre la base de una asignación de $ 650 mil millones, Estados Unidos recibirá alrededor de $ 113 mil millones en DEG.

  • El Tesoro ha acordado comprar voluntariamente DEG hasta un cierto nivel a otros miembros del FMI para promover un sistema ordenado de tipos de cambio y ayudar a proporcionar apoyo de liquidez a nuestros socios globales. Estados Unidos se reserva el derecho de negarse a comprar DEG de cualquier país cuyas políticas sean contrarias a los intereses estadounidenses. Estamos trabajando con el FMI para asegurarnos de que nuestras transacciones potenciales sean proporcionales a los compromisos de otros.

  • La asignación de DEG propuesta ayudará a amortiguar las reservas, respaldando los esfuerzos de los gobiernos para abordar las crisis económicas y de salud. Es importante destacar que una asignación de DEG aumentará la confianza y la liquidez necesarias para promover una recuperación global que beneficie al trabajador estadounidense y al crecimiento económico de EE. UU.

  • Los DEG no son dinero ni moneda, sino un activo de reserva internacional. Los DEG son asignados por el FMI a los miembros del FMI y solo pueden ser utilizados por los miembros del FMI y un número limitado de instituciones internacionales. Las entidades privadas no pueden intercambiar DEG, y todas las transacciones que involucren DEG deben pasar por el Departamento de DEG del FMI. Para utilizar DEG, un país debe encontrar un miembro del FMI dispuesto a proporcionar una moneda utilizable (generalmente dólares, euros o yenes) a cambio de DEG. La transacción es, por tanto, un intercambio de activos. El país paga una tasa de interés al FMI si sus tenencias de DEG están por debajo de su asignación.

  • Estamos trabajando con nuestros socios internacionales para buscar formas en las que las economías avanzadas puedan prestar una parte de su asignación de DEG para apoyar a los países de bajos ingresos.

  • El Tesoro está trabajando con nuestros socios internacionales y el FMI en una serie de iniciativas para mejorar la transparencia de las transacciones de DEG y la eficacia de cómo los países utilizan los DEG.

  • Estados Unidos se reserva el derecho de negarse a comprar DEG de cualquier país que elijamos, incluidos aquellos bajo regímenes de sanciones de EE. UU., y estamos trabajando para coordinar con otros países para hacer lo mismo. Debido a que todos los miembros del FMI reciben una asignación de DEG proporcional a su participación en la cuota, algunos países a cuyas políticas se opone Estados Unidos recibirán una asignación de DEG. Sin embargo, estos países no necesariamente podrán cambiar sus DEG por monedas fuertes.

A la luz de estos puntos mencionados por el Tesoro norteamericano, ¿podrá la Argentina cambiar los DEG que reciba del FMI por dólares? ¿Avalará el Tesoro de EE.UU. esa operación?

Teóricamente las respuestas a estos interrogantes deberían ser afirmativas pero nadie podría estar 100% seguro de que ello va a ocurrir.

Por ende, la larga historia de las relaciones entre el FMI y la Argentina puede sumar un nuevo capítulo con la tensión que se avecina por vencimientos que el gobierno actual anticipó que no tiene dólares para pagar.

Tampoco tiene la intención de firmar un acuerdo que renueve esos vencimientos dado que no desea encarrilar las cuentas públicas y llegar a un equilibrio fiscal. El final de este capítulo está abierto.

Se habló de