Casa Rosada

En el Gobierno niegan contradicciones con Cristina por el FMI y analizan su discurso en clave electoral

Fuentes oficiales señalaron a A24.com que tanto Martín Guzmán como Alberto Fernández "dicen lo mismo" que Cristina sobre la necesidad de conseguir mejores condiciones del FMI.
por Stella Gárnica | 25 de mar de 2021 - 11:40
En el Gobierno niegan contradicciones con Cristina por el FMI y analizan su discurso en clave electoral

En la Casa Rosada salieron a aclarar que el discurso de la vicepresidenta Cristina Kirchner pronunciado durante el acto por el Dia de la Memoria, no perjudica en nada las negociaciones que lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández con el FMI y por el contrario, señalan que la ex presidenta "dice lo mismo" que sostienen el Presidente y el ministro de Economía, Martín Guzmán: que buscan "conseguir mejores condiciones de plazo y de tasas e interés" para firmar un acuerdo para poder pagar la deuda de 45.000 millones de dólares tomados por el gobierno de Mauricio Macri.

"Fue un mensaje a la oposición, un llamado a que colabore y apoye las negociaciones para mostrar al mundo que se trata de una política de Estado", dijo un funcionario con despacho en el primer piso de la Casa Rosada y que sabe que ese será el próximo capítulo que pedirá el Poder Ejecutivo en la relación con la oposición en el parlamento.

Cerca de Guzmán dicen algo parecido: "Nosotros también decimos que la deuda tal como está, es impagable, y Martín está negociando en Estados Unidos mejores condiciones para poder llegar a un acuerdo", señalaron fuentes cercanas al ministro, consultadas por A24.com.

Destacan el pedido de la vicepresidenta coincide con el planteo de Guzmán en solicitar un mayor plazo y menores tasas de interés, o sea, una excepción más allá de un crédito Stand By tradicional que suele ofrecer el Fondo a los países endeudados.

Otras fuentes del gabinete nacional sostuvieron que en su discurso Cristina dice lo mismo que el Presidente: "No dice que no quiere un acuerdo, sino que nos ayuden con un gesto, que hagan una excepción. Sus frases fueron sacadas de contexto".

Alberto Fernández anuncia plan de reestructuración de deuda junto a CFK y Horacio Rodríguez Larreta

Ese "gestito", según Cristina, debería extender los plazos de pago a más de 10 años (sino 20), y con tiempo de gracia para darle tiempo al país a producir más y crecer, sin tener que desembolsar pagos por lo menos por 3 años.

En Balcarce 50 consideraron el tono subido de tono de la vicepresidenta en un reclamo que también hace Fernández para que "la oposición apoye las negociaciones" y "poder mostrar al FMI y al mundo que hablamos de una política de Estado", en referencia a la propuesta que llevó Guzmán a Washington.

Según pudo saber A24.com, el FMI daría a conocer en la tarde del jueves un comunicado sobre el resultado de las primeras reuniones técnicas del equipo de Guzmán con el Fondo que concluyen este jueves. El ministro haría lo propio, antes de emprender el regreso este jueves a la noche a Buenos Aires.

La polémica

pjimage (1).jpg
Cristina Kirchner en el acto por el día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, en la localidad de Las Flores.

Cristina Kirchner en el acto por el día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, en la localidad de Las Flores.

La polémica surgió el miércoles luego de que Cristina hablara en un acto por el 45 aniversario del golpe cívico militar de 1976 en la localidad bonaerense de Las Flores, mientras el ministro de Economía se encontraba reunido con técnicos del FMI y del Tesoro norteamericano. No es la primera vez que Cristina sale a decir algo que parece contradictorio con las conversaciones que lleva adelante el Presidente o su ministro de Economía.

En ese marco, llovieron las especulaciones sobre las repercusiones que tendrían las críticas de la vicepresidenta en las negociaciones. Incluso, sobre quién manda realmente en el interior del gabinete de Alberto Fernández, ya que cada vez que la vicepresidenta cuestiona un tema de gestión, después se especula con cambios de ministros.

Guzmán no se reunió con la titular del Tesoro, Janet Yellen -la mano derecha del presidente Joe Biden en materia económica- pero espera un apoyo de este organismo en las negociaciones con el FMI. Sin embargo, desde el Gobierno evitaron precisar el contenido de las conversaciones y los nombres de los funcionarios que lo recibieron.

Según trascendió, entre los pedidos de Guzmán al organismo de crédito internacional es que adopten mecanismos para controlar el flujo de los Fondos de Inversión, que muchas veces afectan a los países endeudados. Algo que solían reclamar tanto Cristina como Alberto Fernández durante la campaña electoral que los llevó a la presidencia.

¿Discurso electoral o de barricada?

En la Casa Rosada interpretaron los dichos de Cristina:

  • Denunció la responsabilidad de los Estados Unidos y del FMI en las políticas de endeudamiento de Argentina.
  • Denunció la responsabilidad en los golpes de Estado en América Latina a través del Plan Cóndor.
  • Criticó la "estatización de la deuda de la familia Macri" tomada por la dictadura militar en los años '70, ahora.
  • Acusó al FMI de haber violado su estatuto para ayudar a Macri en la campaña electoral en 2019.
  • A eso, se suma la denuncia penal presentada por la Oficina Anticorrupción a pedido del Presidente, para investigar en qué se gastó el préstamo tomado durante el gobierno de Macri.

En esa línea, sostienen en la Rosada, es todo parte de la estrategia electoral. Cristina dice lo que Alberto no puede, o dice lo mismo pero en otro tono.

"Ella dice lo mismo que el presidente y Guzmán, pero en un tono más fuerte. Es su estilo, y un mensaje destinado más a la política interna que a la externa. También sirve para presionar en medio de las negociaciones para conseguir mejores condiciones. Pero en los organismos multilaterales están acostumbrados a esto, no se fijan en la política interna", señalaron fuentes al tanto de las negociaciones con el FMI.

La vicepresidenta apuntó sobre todo a su ya eterno rival, el ex presidente Mauricio Macri, con quien parece, la estrategia vuelve a ser mostrar la herencia recibida y echar las culpas de la crisis económica, de cara a la campaña para las próximas elecciones legislativas de octubre.

Se habló de