icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Operativo contención: el Gobierno debate qué hacer con la clase media empobrecida y busca evitar un colapso social como el de 2001

Operativo contención: el Gobierno debate qué hacer con la clase media empobrecida y busca evitar un colapso social como el de 2001
Cuarentena estricta en el AMBA (Foto: Presidencia)

El gobierno de Alberto Fernández terminó la peor semana en sus primeros 6 meses de gestión, con un fuerte debate interno sobre qué hacer para contener a la clase media empobrecida y evitar un eventual estallido social como en 2001, ante el nuevo parate económico por el retorno de la cuarentena estricta en el Area Metropolitana y la administración de la escasez de recursos.

No fue la oposición sino desde el mismo oficialismo que llegaron los peores dardos y trajeron a la memoria los viejos fantasmas de un estallido social si se descontrola la ola de contagios de la pandemia en el Conurbano bonaerense.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, primero criticó los operativos de control de circulación para hacer cumplir la cuarentena obligatoria. Después en su rally televisivo apuntó a la política nacional de Seguridad y de contención social.

Berni relató que en los últimos días aumentaron la cantidad de personas detenidas en el conurbano por delitos de robos, gente sin antecedentes y gente que se quedó sin trabajo en medio de la cuarentena. Despertó la polémica sobre la situación social.

Alberto reunido primero con su equipo económico para analizar el plan económico de salida de la crisis, y ofuscado por las críticas del ministro que reconoce a Cristina Kirchner como su jefa política, respondió con el silencio y con una reunión no tan secreta en Olivos que se ocupó de difundir un ex archienemigo del kirchnerismo: el ex presidente Eduardo Duhalde.

Lo recibió para analizar la situación de la crisis social que muchos llegan a comparar con la previa al estallido de 2001.

En una especie de nuevo Deja Vú, Duhalde volvió a aparecer en el escenario político nacional con su plan productivo para salir de la crisis; como cuando capitaneó la salida de la caída de Fernando De la Rúa.

¿Crisis de gabinete en puerta?

En esta misma semana, surgieron los primeros rumores sobre posibles cambios de gabinete económico, una vez que se defina el problema de la deuda externa. Todo -por ahora- desmentido por fuentes oficiales de la Casa Rosada.

A las críticas por la conducción del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero -ante la dificultad para aplicar en forma más ágil la magnitud de las medidas de contención económica- se sumaron las dudas sobre el rumbo económico en el mediano y largo plazo. Se trata de un sendero que todavía sigue sin definir el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Esta semana, Cafiero empezó las reuniones con todos los ministros en Casa Rosada para discutir cómo se van a distribuir los recursos en el presupuesto 2021 que Guzmán enviará al Congreso a más tardar el 15 de septiembre.

Esas incongruencias destaparon también las internas con los sectores kirchneristas que responden a Cristina dentro del Gabinete, como el ministro del Interior, Wado De Pedro que controla la relación financiera con las provincias y los sindicatos. Pero la polémica por Berni fue la gota que rebalsó el vaso.

En su visita a Olivos Duhalde, le reclamó a Alberto anunciar un plan productivo para atacar la crisis económica y social pospandemia y marcar diferencias con Cristina Kirchner. Pero también volvió a poner en jaque con sus críticas al gabinete nacional, que aparece lento a la hora de concretar las medidas de contención social.

Según trascendió, Duhalde le pidió a Fernández que cambie la conducción del equipo económico. Así surgieron las versiones sobre una eventual renuncia de Martín Guzmán y su cambio por un economista más ortodoxo una vez que se defina el tema de la deuda externa para relanzar al Gobierno.

El próximo plazo que vence es el 17 de julio: ese día será clave para evaluar no solo el cumplimiento del contrato social del Gobierno con el AMBA sobre el cumplimiento de la cuarentena sino también, de un cierre definitivo de un acuerdo con los bonistas o la vuelta formal de Argentina a un default.

El plan productivo de Alberto, Duhalde y Kicillof

Con la imposibilidad de lanzar el famoso consejo económico y social -Roberto Lavagna se negó a asumir el rol de presidente-, el Gobierno intenta por estas horas dar un volantazo anunciando la puesta en marcha de un plan de obras públicas nacional y conseguir así fortalecer la gobernabilidad.

Busca para eso, el apoyo de gobernadores, intendentes del PJ y todos los movimientos sociales (ex piqueteros) para contener eventuales desbordes ante la pérdida de miles de puestos de trabajo.

El primer anuncio en ese sentido lo hizo este viernes con las tres patas de la alianza oficialista: el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo representando a Alberto Fernández; el gobernador Axel Kicillof representando a Cristina Kirchner y el ministro de Desarrollo bonaerense, "Cuervo" Larroque en representación de La Cámpora de Máximo Kirchner.

Con un acto en la Gobernación de La Plata, Kicillof anunció con Arroyo y Larroque, ante intendentes y todos los movimientos sociales oficialistas, la puesta en marcha del programa "Potenciar Trabajo" que promoverá la inclusión socioproductiva en la provincia de Buenos Aires.

“Lo que estamos haciendo es esencial y marca un giro en la política social. Es darle a los bonaerenses el acceso al derecho a trabajar”, aseguró Kicillof tras criticar la "nefasta etapa neoliberal de los últimos 4 años de gobierno" del macrismo.

En esta primera etapa firmaron la adhesión al programa los intendentes Mariano Cascallares (Almirante Brown); Jorge Ferraresi (Avellaneda); Fabián Cagliardi (Berisso); Fernando Moreira (General San Martín); Juan Zabaleta (Hurlingham); Mayra Mendoza (Quilmes); Andrés Watson (Florencio Varela); Mariel Fernández (Moreno); y Fernando Espinoza (La Matanza).

También suscribió los acuerdos el secretario general de Economía Popular de la Nación, Emilio Pérsico, junto a dirigentes de organizaciones sociales afines.

"Este programa es uno de los instrumentos para la pospandemia”, ya que “la única posibilidad que tenemos es ponernos a sembrar los cimientos de ese futuro, que tiene que tener más inclusión y más trabajo”, dijo kicillof.

Arroyo agregó: “Esta es la política social de la pospandemia. El Estado tiene que acompañar al sector informal con máquinas, herramientas y capacitación, potenciando las condiciones que tiene cada uno de los territorios”.

El programa busca dar microcréditos para máquinas y herramientas a tasas muy bajas. Impulsa cinco sectores productivos fundamentales: construcción, producción de alimentos, actividad textil, economía del cuidado de personas y la recolección y reciclado de residuos urbanos.

A esos planes se sumaron esta semana el retorno del Ejército sobrevolando las rutas y accesos entre CABA y el Conurbano, y entregando asistencia alimentos en villas de emergencia, junto a curas villeros,en el marco del "operativo de contención social" que diseña el Gobierno para la peor etapa de la pandemia.

Todas las medidas no alcanzan ante el crecimiento de la pobreza y la caída de la actividad económica de los últimos 3 meses. Según reconoce el Ministerio de Salud, nadie sabe cómo continuará la cuarentena.

El clima de incertidumbre que atraviesa el propio Gobierno quedó reflejado en una frase del propio presidente este viernes, medio en broma, medio en serio al anunciar junto a la ministra de Géneros e Igualdad, Elizabeth Gomez Alcorta un plan contra la violencia de géneros:

"Me tocó el default, me tocó la pandemia y me tocó el fin del patriarcado. ¿Qué más me va a pasar?", resumió Alberto y agregó: "Está muy bien, porque de la pandemia vamos a salir más unidos y convencidos de de que la unidad es el camino. Del default vamos a salir más fortalecidos sabiendo que el futuro está en nuestras manos y no en las manos de los que nos prestan plata. Y del patriarcado, vamos a salir y vamos a ser más iguales”.

El presidente intentó llevar optimismo en momentos en que no sobra nada.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show

Más Noticias