Conflicto gremial

Para el ministro de Trabajo, "no hay ninguna norma que obligue a Walmart a pagar lo que pide Moyano"

Claudio Moroni explicó que la empresa del grupo De Narváez no tiene la obligación de abonar la indemnización que reclama el gremio liderado por el camionero.
01 de abr de 2021 - 12:20
“Este es un conflicto de intereses. No hay norma que lo ampare

“Este es un conflicto de intereses. No hay norma que lo ampare", expresó el ministro de Trabajo (Foto: archivo).

El ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, explicó este jueves que “no hay ninguna norma que obligue a la empresa a pagar” la indemnización que reclama el gremio de Camioneros a la empresa Dorinka (ex Walmart).

“Este es un conflicto de intereses. No hay norma que lo ampare. Igual son legítimos. Los conflictos de intereses existen. No hay una norma que obligue al pago, pero si la empresa lo quiere hacer será un pacto de la empresa”, manifestó el funcionario ante una pregunta de la periodista María O’Donnell en radio Urbana Play.

Días atrás, el Grupo De Narváez, que adquirió el año pasado las operaciones de Walmart en el país, había denunciado que "el pedido por parte del Sindicato de Choferes de Camiones es de despedir al personal afectado a nuestro Centro de Distribución, indemnizarlo y volverlo a contratar con la misma antigüedad".

De esta manera, el secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, exige que la cadena de supermercados despida a sus empleados, les pague doble indemnización, los vuelva a contratar y les reconozca derechos adquiridos, como por ejemplo la antigüedad. El mismo reclamo le había realizado a la cadena de electrodomésticos Garbarino, pero al final le terminó exigiendo un bono de $100 mil para cada trabajador.

El Ministerio de Trabajo dictó el jueves pasado la conciliación obligatoria. La medida regirá por 15 días e intima a los trabajadores a dejar sin efecto “toda medida de acción directa que estuviesen implementando o tuvieran previsto implementar, prestando servicios de manera normal y habitual”, según informó el dictamen oficial.

Por su parte, la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) manifestó en un comunicado su "preocupación" ante el conflicto y bregó por la "razonabilidad de las demandas y expectativas" gremiales. Planteó que las demandas sindicales planteadas a la compañía generan "distorsiones y privilegios de unos trabajadores por sobre el resto, y desalientan a los empresarios dispuestos a realizar inversiones que fomentan el crecimiento y desarrollo".

En este marco, la asociación dijo que estas "prácticas de reclamo ponen en riesgo el abastecimiento y la libre circulación de productos esenciales a distintos puntos del país".

Se habló de