¿Nuevas restricciones?

¿Qué quiere Alberto Fernández de Horacio Rodríguez Larreta?

Aunque se suspendió la reunión presencial, Alberto le pide a Rodríguez Larreta volver a mostrar consensos para gestionar la segunda ola.
por Stella Gárnica | 02 de abr de 2021 - 13:30
Alberto Fernández con Horacio Rodríguez Larreta

Alberto Fernández con Horacio Rodríguez Larreta

Elegir al opositor con el que se siente más cómodo. El presidente Alberto Fernández empezó la estrategia que tomaron muchos otros mandatarios en apuros y convocó a Horacio Rodríguez Larreta (finalmente cancelada por el positivo del Presidente) para definir los pasos a seguir de la nueva estrategia sanitaria. Hubo antes dos días de idas y vueltas para arreglar los detalles de la reunión: Larreta no quería enfrentar otra emboscada que lo expusiera ante sus rivales internos -"los halcones"- de Juntos por el Cambio.

Aunque por ahora suspendido el encuentro, Alberto y Horacio hablarán en las próximas horas sobre la posibilidad de volver a Fase 3 de la cuarentena en el AMBA a partir del 9 de abril. Por un lado deben coordinar como enfrentar el aumento exponencial de nuevos casos de coronavirus en la región metropolitana de Buenos Aires, pero tambiénla estrategia para compartir y minimizar costos políticos en la gestión de la pandemia, en un año electoral.

El jefe de Gobierno porteño es -desde que llegó el Frente de Todos al poder- el elegido por el presidente -y la vice- tanto para confrontar como para consensuar políticas. La Casa Rosada y Cristina coinciden en la estrategia de ningunear y criticar al resto de la oposición.

Eso le generó graves problemas a Rodríguez Larreta en la alianza opositora que pretende liderar. Cada vez que el oficialismo lo convoca a dialogar, enfrenta junto a otros dirigentes del ala moderada conflictos internos con los halcones que responden al ex presidente Mauricio Macri.

¿Qué quiere Alberto de Horacio?

La invitación al diálogo con Larreta había llegado por intermedio del secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello. Lo llamó el jueves a Diego Santilli para convocar al jefe de Gobierno a Olivos. La última vez que se habían reunido para analizar la situación por la pandemia fue a fines de diciembre.

La condición de Larreta fue que iría pero solo para dialogar sobre la situación epidemiológica que se viene y la gestión de la pandemia. No quiere ser "usado" por el oficialismo en su estrategia electoral.

Aunque el diálogo tiene también una faceta política: discutir la estrategia de cómo se aplicarán las medidas y la forma de anunciar las medidas de restricción de circulación y de actividades económicas. Es una cuestión de trascedencia para todo Gobierno que pretende mantener apoyo social, justamente, en un año electoral.

Alberto quiere plantear la necesidad de volver a Fase 3 de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) después del 9 de abril, cuando vence el actual DNU de Distanciamiento Social Obligatorio (DISPO) que estableció la reapertura de la mayoría de las actividades a partir de octubre de 2020 en todo el país.

Aunque las decisiones seguirán siendo de cada provincia y municipio, en relación a la cantidad de contagios diarios de COVID-19, el gobierno nacional compartirá los costos políticos a través de la renovación del decreto de necesidad y urgencia, en el que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el Comité de Emergencia Sanitaria establecerán los nuevos parámetros de curva epidemiológica por el cual cada intendente y gobernador, deberá aplicar las restricciones.

Larreta por ahora consensuó con el gobernador Axel Kicillof, las medidas que ya limitan la nocturnidad entre las 2 y las 6 de la mañana en el AMBA. Pero la curva empinada de la última semana encendió las luces rojas en CABA y en provincia y analizan consensuar una Fase 3 con algunas diferencias de la de 2020.

Esta semana deben decidir si cerrar actividades sociales y deportivas en lugares cerrados: solo permitirán al aire libre con limitada cantidad de personas, más controles en el transporte público pero manteniendo hasta donde se pueda, la presencialidad en las escuelas.

Solo en un caso extremo en que se corra riesgo de colapso sanitario volverían a cerrar las clases presenciales.

¿Que implica volver a Fase 3?

La Fase 3 aplicada el año pasado prohibía las siguientes actividades que podrían ser afectadas nuevamente, con algunas variantes:

  • Servicio doméstico
  • Obras de construcción privadas
  • Venta de ropa, calzado y juguetes en comercios de cercanía con ingreso de clientes.
  • Reuniones sociales de más de 10 personas
  • Actividades religiosas
  • Consumo de comidas y bebidas en locales gastronómicos
  • Actividades deportivas al aire libre
  • Actividades recreativas con distanciamiento social y los gimnasios tampoco se permitían.
  • Esto implica un regreso a muchos rubros de comercios a la venta on line o por delivery
  • Permisos para bares y restaurantes solo en lugares al aire libre, lo que se dificultará en invierno con el frío.
  • También cerrarían gimnasios y clubes y se pondría más límites al uso del transporte público.

La idea según lo que hablaron el miércoles por teléfono Larreta y Kicillof, es "mantener estrictos protocolos en escuelas para garantizar, por ahora, la presencialidad".

Sin embargo, no descartan tener que cerrar todo de vuelta a fase 1 si se desborda la situación más adelante y colapsa el sistema sanitario, pero eso sería solo en caso extremo, como sucede ahora en algunos países de Europa, como Francia e Italia, donde decretaron cuarentena total por 30 días.

Costo político compartido para el regreso a la cuarentena

De todo eso tienen previsto hablar Fernández y Larreta. Y de la forma en que anunciarán las nuevas medidas. Por ahora el encuentro no tiene fecha y hora, aunque probablemente deba ser virtual por el covid positivo del Presidente. Virtual o presencial, será la primera reunión de Alberto con Horacio para acercar posiciones después de los cruces por la coparticipación y la reforma judicial.

Definirán si harán conferencias de prensa conjuntas entre Nación, CABA y provincia de Buenos Aires (como hacían hasta octubre del año pasado) o si continúan con anuncios por separado, como en los últimos meses.

Además esta semana se reunirían los comités de emergencia sanitaria de nación, provincia y CABA para trabajar en la revisión de las actividades y restricciones a la circulación incluidas en la Fase 3.

image.png
Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Fernández y Axel Kicillof en las reuniones del año pasado

Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Fernández y Axel Kicillof en las reuniones del año pasado

Esta semana Alberto también hablará con el resto de los gobernadores para analizar las medidas a tomar a partir del 9 de abril. Todos están preocupados por la segunda ola y la velocidad exponencial de los contagios, que pasaron en una semana de 6000 a 16.000 a nivel nacional, con mayor concentración en los distritos más poblados como CABA, AMBA, Rosario, Santa Fe y Córdoba, entre otros.

¿Qué dicen cerca de Larreta?

El Jefe de Gabinete de la Ciudad, confirmó los temas que van a analizar Alberto y Horacio: "Se trata de retomar la agenda de la pandemia, producto de los nuevos casos de contagios", dijo en declaraciones radiales previas Felipe Miguel.

Y agregó: "Por supuesto que se trata también de una de las principales herramientas que tenemos para bajar la gravedad del impacto que pueden tener los casos de contagios, que es la vacunación", aunque se diferencia como siempre, del alertismo de Kicillof: "En la Ciudad no estamos tomando ninguna nueva medida de restricción".

¿Qué pasa con Kicillof?

Por ahora no hay reunión tripartita en agenda, dicen en el entorno del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que ya consensuó por teléfono tanto con Nación como con el jefe de Gobierno porteño, las "medidas de restricción a la nocturnidad anunciadas el martes".

image.png
Conferencia de prensa de Bianco y Gollán al anunciar desde el martes, nuevos límites a la nocturnidad en la provincia de Buenos Aires

Conferencia de prensa de Bianco y Gollán al anunciar desde el martes, nuevos límites a la nocturnidad en la provincia de Buenos Aires

Desde el Gobierno de la provincia de Buenos Aires dicen estar "muy preocupados" por el avance de la segunda ola, pero piden "tener paciencia" , cuando se los consulta sobre los nuevos anuncios que preparan para nuevas restricciones.

"Nunca tomamos medidas por separado. Jamás lo haríamos de manera inconsulta, ni con Nación ni con CABA", reiteran que en la provincia.

"Las medidas de nocturnidad por supuesto fueron habladas entre Axel y Horacio el miércoles primero por chat, y después por teléfono", dicen cerca de Kicillof: "Se está trabajando en las medidas concretas para volver de ser necesario a la Fase 3 pero con diferencias al actual contexto".

La situación en el conurbano está siendo parte de reclamos de gremios docentes que advierten que en las últimas semanas hubo una explosión de casos de contagios en burbujas en las escuelas. Miguel Díaz, secretario general de Udocba, sindicato docente bonaerense alineado con Hugo Moyano, había solicitado que se suspendieran las clases lunes, martes y miércoles de esta semana.

Según pudo saber A24.com, en la Casa Rosada también preocupa la aparición de contagios con las nuevas cepas en la provincia de Buenos Aires.

La cuestión política y el FMI

Aunque no lo van a decir en público, tanto a Alberto como a Horacio les conviene aislar al macrismo más duro, de cara a la definición de candidaturas para las elecciones legislativas de octubre y a la sucesión presidencial en 2023, para las que Mauricio Macri y el ala más dura de Juntos por el Cambio buscan debilitar a Larreta.

El Gobierno nacional busca aliados políticos para posponer al menos un mes las elecciones primarias de agosto y las legislativas de octubre, con el argumento de la crecida exponencial de casos. El plan es ganar tiempo hasta avanzar en la mayor inmunización posible a la población de riesgo antes de concretar las elecciones. Los comicios, advierten en el oficialismo, pueden ser un foco de contagios.

Pero la interna que se desató entre las alas duras de JxC y la moderada con Cristian Ritondo y Jorge Macri luego de la reunión en la Rosada, pone a Larreta entre la espada y la pared. Por eso, el jefe de Gobierno porteño busca limitar el diálogo con Nación, solo a la gestión de la pandemia.

Por otro lado, Alberto pretende de Horacio un apoyo político a las negociaciones con el FMI, según pidió Cristina Kirchner el pasado 24 de marzo. Quiere que el Fondo acceda a un plan con más de 10 años de plazo y tasas más bajas de interés.

El oficialismo busca mostrar que la negociación con el FMI es una política de Estado, con el consenso de todos los actores políticos y sociales. En esa lista de Cristina y Alberto figuran Larreta, María Eugenia Vidal, Cristian Ritondo, Roberto Lavagna, entre otros.

Guzmán viajará esta semana a Europa para negociar también otra prórroga en los pagos de la deuda con el influyente Club de París, y la Casa Rosada busca mostrar ahora una imagen de gobierno por consensos políticos básicos.

Por eso, el llamado a dirigentes de la oposición más moderada en la misma semana, mientras lanza ataques directos a los opositores más duros.

¿Accederá Horacio a un acto conjunto con Alberto y Kicillof para anunciar las nuevas restricciones? Ese es el eje central de esta reunión que marca un vuelco del nuevo escenario político preelectoral que busca construir la Casa Rosada para gestionar la segunda ola de la pandemia con el regreso a la cuarentena, en medio de la profundización de la crisis económica y social, que hoy es el mayor límite para el Gobierno.