icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Con presencia de cordobeses y salteños, el PJ vuelve a unificarse después de casi 20 años

Con presencia de cordobeses y salteños, el PJ vuelve a unificarse después de casi 20 años
Gioja podría continuar al frente del partido.

Con la confirmación de cordobeses y salteños, por primera vez después de casi 20 años, este jueves se reunirá el Congreso del PJ con presencia de los congresales de todas las provincias, en lo que será un hito histórico para la unidad del peronismo. El encuentro será en el microestadio de Ferro con el objetivo de poner fecha a la elección de nuevas autoridades partidarias.

Después de interminables idas y venidas y duros enfrentamientos con el kirchnerismo en el pasado, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, igual que el resto de los gobernadores peronistas, emprenderá su regreso a la estructura formal del Partido Justicialista.

Lo mismo harán los representantes del peronismo salteño, que se habían alejado del partido enfrentados con Cristina y apostaron en la última elección por la fórmula Lavagna-Urtubey.

Esta muestra de unidad no se daba desde 1999, la última elección en que el peronismo fue unido (aún en sus diferencias) en todo el país. En 2003 ya presentó tres fórmulas, con Kirchner y Duhalde, Menem y Rodríguez Saá en veredas enfrentadas.

El regreso de Schiaretti

El regreso de Schiaretti a las filas del PJ formal no es casual, es una decisión sumamente meditada desde el triunfo de Alberto Fernández, quien a través del ministro del Interior, Wado De Pedro -con el aval de Crisltina Kirchner-, impulsa una lista de unidad partidaria a cambio de ampliar las bases de sustentación política de la alianza de gobierno.

Luego de nueve años (la última vez que lo hicieron fue en 2011), los congresales peronistas cordobeses participarán del congreso partidario que se concretará, al mediodía, en el porteño barrio de Caballito.

La decisión de Schiaretti de que el PJ cordobés vuelva a participar de la conducción nacional del partido refleja el acercamiento político del mandatario provincial hacia la Casa Rosada.

El quiebre entre el cristinismo y los referentes peronistas de Córdoba, Schiaretti y José Manuel de la Sota, comenzó con el conflicto con el campo, en 2008.

En las deliberaciones en Ferro se resolverá la fecha de la interna para la renovación de autoridades y de la junta electoral.

Será un paso formal. Alberto y su vicepresidenta dieron la orden de buscar una lista de consenso, aunque resta saber quién la encabezará. La interna es entre dos candidatos: el actual titular, el sanjuanino José Luis Gioja, y el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich.

El gobernador de Córdoba apuesta a no quedar aislado del PJ nacional, pero su estrategia es tener una participación acotada. Argumentará, como ya es su estilo neutro, que su prioridad es la gestión provincial.

De aliado de Macri, a nuevo socio de Alberto

Aunque Alberto Fernández y Cristina Fernández, por ahora, se mantienen al margen de las negociaciones, ordenaron a De Pedro convencer a todos los gobernadores peronistas que acepten estar en la mesa ejecutiva.

Cerca del gobernador explicaron a A24.com que ante la convocatoria al Congreso Nacional del Partido Justicialista "se abre una oportunidad de lograr la unidad con representación de todas las provincias y sectores del peronismo". Por eso aceptó que sus congresales participen "ratificando nuestra identidad republicana y federal". Esto es, con el kirchnerismo duro corrido.

En este contexto, Schiaretti no podía volver a darle la espalda al PJ con el riesgo de quedar aislado. En la última campaña presidencial se mantuvo al margen y se declaró “prescindente” de la pulseada entre Alberto y Mauricio Macri. Hoy es el único gobernador peronista que aún no fue recibido oficialmente por Fernández en Casa Rosada.

Las razones del regreso a la estructura formal del PJ

En la Casa Rosada no descartan que Schiaretti acepte asumir cargos en la lista de unidad del Consejo Ejecutivo del PJ, igual que otros gobernadores, como el santafesino Omar Perotti; el de Entre Ríos, Gustavo Bordet; el puntano Alberto Rodríguez Saá; y el formoseño Gildo Insfrán, este último actual presidente del Congreso partidario.

Esa sería una manera de fortalecer la alianza de gobierno, en medio de la dura interna entre el albertismo, que busca consolidarse como un polo de poder, y el kirchnerismo, que busca profundizar el propio.

Los gobernadores del peronismo más tradicional (los viejos caciques territoriales como Schiaretti, dueños de los PJ locales) se sumarán a cambio de las promesas de la Casa Rosada de restaurar los pagos de coparticipación y fondos adeudados de la era Macri y del kirchnerismo.

Según trascendió, Cristina Fernández no tendría la influencia que tuvo en conducciones anteriores. Esa es una de las condiciones que puso Schiaretti para su regreso. Alberto Fernández no quiere presidir el partido, pero sí que esté encolumnado detrás de su gestión.

El gobernador cordobés no estará presente en las deliberaciones de este jueves, pero sí, sus principales espadas políticas. Son 82 congresales cordobeses, y la mayoría está alineada con el gobernador.

Schiaretti busca un vínculo más estrecho con la Casa Rosada, teniendo en cuenta que necesita cobrar los más de 15 mil millones de pesos que la Nación le adeuda a Córdoba y evitar quedar aislado políticamente, luego del fracasado globo de ensayo del Peronismo Federal (que ideó junto a Juan Urtubey, Miguel Pichetto y Sergio Massa) como alternativa al macrismo y al kirchnerismo y que terminó disuelto en las últimas elecciones.

Gobernadores: del desfile de Casa Rosada al PJ

Carlos Caserio, senador por Córdoba, distanciado de Schiaretti en la interna cordobesa, estuvo reunido con De Pedro la semana pasada en Casa Rosada.

Mientras aún no recibió a Schiaretti formalmente, Fernández sí reunió en su despacho en los dos últimos meses a varios gobernadores aliados: Perotti, Bordet e Insfrán. Allí, acordó el pago de anticipos por un total de 1.396 millones de pesos que la Anses adeuda a esas provincias. Algo similar ocurrió con el puntano Alberto Rodríguez Saá.

Aunque sabe que en las crisis económicas las internas partidarias no son bien vistas por la opinión pública, en el entorno de Fernández y del principal armador, Wado De Pedro, quieren avanzar en una consolidación de la alianza con los mandatarios provinciales. La idea es aunar a quienes quedaron molestos por la promesa de campaña incumplida de que éste sería un gobierno de los gobernadores y que no recibieron ofertas de cargos en el Gabinete nacional.

Tal vez por eso, uno de los proyectos de ley anunciados por Alberto en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso es la ley de capitales alternas, que buscará imponer como estilo de gobierno federal, visitando una vez por mes cada provincia con reuniones de ministros.

Los salteños

Por su parte, el peronismo salteño decidió ir también al Congreso. "Es lógico apoyar a un gobierno nacional peronista", explicó a A24.com uno de sus congresales. Urtubey dio libertad de acción, mientras que el gobernador Gustavo Sáenz (aliado a Cambiemos en la última elección) dio su visto bueno para que todos puedan ir.

Carta PJ salta
Carta PJ salta
por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show