Peronismo vs. peronismo

Tras las críticas de Cristina Kirchner, los piqueteros vuelven a mostrarse juntos

Los piqueteros cierran filas y brindarán este miércoles una foto de unidad. Las posturas de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. El debate por el control de los planes.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Socios. Juan Grabois y Eduardo Belliboni

Socios. Juan Grabois y Eduardo Belliboni, en el último acampe en la 9 de Julio.

Los une el espanto. Después de las críticas de Cristina Kirchner, que pareció elegirlos como el blanco de su última intervención, los piqueteros recogieron el guante pero sin limitarse a la retórica: este miércoles se mostrarán todos juntos, los K y los trotskistas, en un mensaje claro al kirchnerismo, al Senado y a quien quiera oír.

La excusa es la presentación del libro “Una historia del movimiento piquetero. De las primeras coordinadoras al Argentinazo”, de Luis Oviedo, que se hará este miércoles a las 19 en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la UBA. Allí estarán Eduardo Belliboni, del Polo Obrero; Néstor Pitrola, del Partido Obrero, y el inclasificable Juan Grabois, de pertenencia “crítica” al Frente de Todos.

Belliboni y Grabois ya habían hecho ruido cuando se mostraron juntos en el acampe de 72 horas que Unidad Piquetera hizo a fines de marzo en la Avenida 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social. Desde entonces no hubo otro acercamiento (al menos público), por lo que la reunión de este miércoles será la segunda vez en que ambos se muestren en una misma escena.

https://twitter.com/PartidoObrero/status/1539288292834828289

Junto a Pitrola, serán disertantes en un panel del que también participará Orlando Agüero, del Frente Popular Darío Santillán (FPDS). Esta tercera edición del libro, ampliada y revisada, se presenta con motivo del 20° aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán a manos de la Policía Bonaerense, en la jornada aciaga del 26 de junio de 2002.

Ante las críticas de Cristina Kirchner el lunes último en Avellaneda, donde pidió que el Estado asuma el control de los planes sociales y que ese tipo de asistencia deje de “tercerizarse”, la reacción de los piqueteros es de un reagrupamiento lógico.

A uno y otro lado del oficialismo, los movimientos sociales cierran filas. La defensa de la asistencia a los sectores populares une al Movimiento Evita con el Polo Obrero, a Barrios de Pie con Grabois.

https://twitter.com/JuanGrabois/status/1539058962770890754

La presentación de este miércoles será leída en ese sentido. Y si de disputas se trata, el presidente Alberto Fernández eligió ponerse del lado de los piqueteros.

La postura de Alberto

alberto-derechos-humanos.png
Alberto Fernández respaldó a las organizaciones sociales tras las fuertes críticas de Cristina.

Alberto Fernández respaldó a las organizaciones sociales tras las fuertes críticas de Cristina.

Un día después de las críticas de Cristina, Alberto le agradeció a las organizaciones sociales su labor en favor de los más vulnerables y aclaró que esos movimientos "no se llevaron plata" sino que "se asociaron al Estado en la gestión" de la ayuda social.

"Lo que no es bueno es generalizar; no esperen que yo generalice. Mi eterna deuda de gratitud para con cada una de esas organizaciones", dijo este martes desde el Museo del Bicentenario, hablándole a dos agrupaciones que son sus socias en la gobernabilidad de las zonas más calientes: el Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie.

El Presidente admitió esto último al recordar que, cuando llegó al Gobierno, "la verdadera discusión era cuánto tiempo iba a pasar para que haya un estallido social o el primer saqueo".

"Les pido que no cedamos. Sigamos firmes en nuestras convicciones, que nada nos confunda, que nuestras diferencias no nos hagan decir cosas injustas y que estemos muy unidos". La destinataria de esas palabras era Cristina.

La postura de Cristina (y del kirchnerismo)

Cristina Kirchner CTA Télam.jpg
Cristina, en el acto del lunes de la CTA.

Cristina, en el acto del lunes de la CTA.

Así como en su anterior alocución Cristina había elegido como objetivo a Matías Kulfas -y logrado incluso que el Presidente le pidiera la renuncia pese a que era uno de sus colaboradores más cercanos-, esta vez la vice fue contra los movimientos sociales, a los que acusó de reemplazar al Estado y les reprochó que mantienen el control sobre las altas y las bajas de los planes.

"Eso no es peronismo, ¡el peronismo es laburo! Si Evita los viera, ¡mamita!”, buscó herir donde más duele, envalentonada acaso por su horda de aplaudidores.

Las críticas cayeron como una bomba entre todos los dirigentes sociales, especialmente los que están dentro del espectro oficialista como el Movimiento Evita. Pero esa pelea es de larga data.

https://twitter.com/Luis_Delia/status/1539041371817795584

La relación del Evita con el kirchnerismo está rota desde 2017. En aquel momento, cuando Cristina armó Unidad Ciudadana para las elecciones legislativas, los dirigentes de ese movimiento se fueron con Florencio Randazzo, quien mantuvo su negativa a integrarse al kirchnerismo y obligó a los cristinistas a armar su propio sello fuera del PJ.

De hecho, Fernando “Chino” Navarro, hoy funcionario de Alberto, integró la lista del ex ministro de Transporte. Los K nunca se lo perdonaron.

La necesidad de la victoria en 2019 volvió a unir a las tribus bajo el paraguas del Frente de Todos, pero las heridas no habían cicatrizado. La Cámpora mantuvo su recelo con los referentes del Movimiento Evita que se sumaron al Gobierno y hasta se propuso combatirlos en el territorio. Pero la organización social tiene el apoyo del Presidente, que a su vez se recuesta en ellos. Es una relación de conveniencia mutua.

Lo que se discute con los piqueteros

BELLIBONI-CRISTINA-PLANESSOCIALES.jpg
Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero.

Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero.

Hábil en la identificación de los problemas, Cristina puso el foco en el tema más sensible sobre esta cuestión: la unidad ejecutora de planes como el Potenciar Trabajo, que es el que se discute actualmente.

El “autogobierno” de los planes fue en gran parte cedido a las organizaciones durante el macrismo, a través de la gestión de la por entonces ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley.

De buena relación con Cambiemos, el Movimiento Evita aprovechó esa oportunidad. Y La Cámpora no lo olvida.

https://twitter.com/EBelliboni/status/1539022803051102208

Con la intención de revertir esa libertad de elección de los beneficiarios, el actual ministro Juan Zabaleta publicó el 31 de diciembre del año pasado una resolución que establece que, si un titular del plan Potenciar Trabajo desea cambiar de unidad ejecutora, ya no podrá hacerlo libremente sino que será el ministerio el que decida su destino.

Contra eso va el Polo Obrero, que acusa a los intendentes de querer quedarse con los trabajadores de ese programa, cuyo sueldo lo paga el Estado. Cristina identificó el nudo de la cuestión, pero Alberto Fernández se niega a desatarlo.

s