Un Macri con otro tono se muestra al mando de una crisis que mantiene la incertidumbre política
Layer 1
NuevasMedidas

Un Macri con otro tono se muestra al mando de una crisis que mantiene la incertidumbre política

Durante todo el fin de semana lo que estuvo en cuestionamiento fue el liderazgo de Mauricio Macri.

Las críticas, en el fondo, no eran contra Peña, ni contra Lopetegui ni contra Quintana. Hasta último momento siguió la incertidumbre: ¿por qué el discurso se demoró más de una hora de lo previsto? ¿Tan grande es la crisis interna?

Pero en su discurso, Macri cambió el tono. No solo fue el más extenso de toda su presidencia. Además, se puso la corbata, asumió la crisis, dijo que está al mando y dejó el tradicional optimismo.

Y fundamentalmente cedió en algunas medidas que le pedía una parte del llamado "Círculo Rojo" y que en algún punto implica traicionar sus propios principios como la reducción de ministerios y los impuestos a las exportaciones.

Lo que se mostró fue un Macri al mando, pero un poco más autocrítico y más abierto a escuchar. Habrá que ver si eso se plasma luego en la práctica.

Pero también ratificó el rumbo y el planteo de un objetivo central: la baja del déficit fiscal primario. Eso es seguramente lo que más le cuestionará la oposición. La apertura política aún está en veremos.

Lo que no se anunció.

  • No habrá un poderoso ministro de Economía. Nadie quiere agarrar sin garantías de que tendrá poder real. Incierto futuro de Dujovne.
  • No se va Peña. Macri lo banca hasta el final.
  • Un acuerdo político amplio. No está en los genes del PRO.

Isaac Fainstein, trader de Banco BACS, lejos de la postura mediática que ofrecen los especialistas en finanzas, no cree que la clave sea solo anunciar un fuerte ajuste. “Lo importante es que los mercados crean que hay una base política sólida para implementar el programa de Gobierno. De nada sirve hacer un anuncio importante y que a los 10 minutos salga toda la oposición a destrozarlo o se llene la calle de protestas”.

En síntesis. No hay cambio de rumbo, pero se plantea un cambio en las formas. Un planteo más decidido, con explicaciones más largas y hablándole no solo a los mercados. La incógnita es cómo esos cambios se van a visualizar en la toma de decisiones en el día a día.

Lo fundamental es ver cómo estos anuncios y este nuevo tono van a caer por un lado en los mercados y por otro cuál va a ser el posicionamiento de la oposición política. La que en definitiva es la garante de gobernabilidad en un momento de mucha incertidumbre.