De Alta

El algoritmo de la polémica: cómo es el sistema que define los turnos de vacunación en Provincia

por Pablo Winokur | 25 de febrero de 2021 - 11:25
El algoritmo de la polémica: cómo es el sistema que define los turnos de vacunación en Provincia
 Embed      
Axel Kicillof con la vacuna Sputnik V
Axel Kicillof con la vacuna Sputnik V

El escándalo de las vacunas VIP generó dos focos distintos de atención. Por un lado los funcionarios (y amigos) que se vacunaron con una partida especial que el Gobierno nacional había reservado para sí y cuya asignación discrecional derivó en la renuncia del exministro Ginés González García.

Pero por otro, empezaron a circular rumores respecto a la asignación de turnos en la provincia de Buenos Aires. El caso más emblemático fue el del padre y suegro de Sergio Massa, que se vacunaron el mismo día y hora y en el mismo lugar. Patricia Bullrich denunció que se trató de una gestión del propio Massa mientras que su suegra aseguró que entró por el sistema de turnos de la provincia.

"Yo me inscribí el primero, cuando recién se abrió la página porque hice campaña para que se inscriba todo el mundo y estaba dentro del grupo que tocaba vacunarse. No hay nada irregular en esto", explicó Marcela Durrieu que es médica y por lo tanto dentro del primer grupo a vacunarse.

“Ambos utilizaron (Durrieu y Fernando Galmarini) usaron la aplicación pública para solicitar sus turnos. Luego, fueron designados y se les aplicó la vacuna en el hospital público asignado dentro de la Región Sanitaria Quinta”, explicaron cerca de la familia.

En ese caso, la pregunta es cómo se asignan los turnos en la Provincia de Buenos Aires. Según fuentes del ministerio de Salud de la provincia, la asignación se hace a través de un algoritmo que tiene en cuenta la edad de la persona, las enfermedades preexistentes, la localidad en la que vive y el tamaño del envío de vacunas que se haga a cada distrito.

“Por ejemplo, la primera tanda de vacunas rusas venía en un pack de 400 dosis. Si nosotros mandábamos a una localidad chica del interior para vacunar al personal de salud, quizás sobraban algunas para adultos mayores”, explica un funcionario a cargo del operativo

Ciudad hace los cálculos de las necesidades en base al “calculo teórico” de población (por ejemplo, mayores de 80 años). En cambio en provincia se hace a partir de aquellos que están inscriptos. “La priorización la hacemos nosotros con el algoritmo”, explica el funcionario.

Esto explica la diferencia también entre Ciudad y Provincia respecto a la edad de la gente priorizada. En Provincia las localidades del interior tienen una “población más envejecida” mientras que en los distritos con menos recursos del conurbano. Si solo se vacunara a los mayores de 80, La Matanza –el municipio más poblado de la provincia- casi no recibiría vacunas en esta primera etapa.

Otra complicación en la Provincia, que tiene que ver con las características del territorio, es que la gente está menos informatizada en las zonas más vulnerables. En esos casos, se necesita que el Estado pase con las planillas a juntar la información para inscribirlos. Un sistema como el de la Ciudad no serviría. “Nos criticaron que se inscribiera a la gente para vacunarse en los locales de La Cámpora, pero no podemos pedirles que se inscriban online. Recorremos los barrios porque la vacunación no es obligatoria”, explicó un dirigente.

El otro problema que aparece es que el sistema de inscripción no tiene manera de certificar que lo que la gente dice es verdad. Y eso trae también múltiples dificultades. Ejemplos:

  • Trabajadores de salud en negro. ¿Qué se hace con aquellos trabajadores de la salud que no pueden presentar un certificado laboral? Hoy, se lo vacuna igual.
  • ¿Cómo va a certificar la gente que tiene comorbilidades cuando llegue en turno de los pacientes de riesgo? “No podemos pedir certificado porque muchos tardan tres meses en conseguir un turno. Hay que priorizar el acceso a la vacuna”

“Va a haber gente que va a hacer trampa. Para nosotros lo más importante es facilitar el acceso, sabiendo los riesgos”, explican desde el ministerio de Salud de la Provincia.

Se habló de