CABA

Por la agresión al médico del Santojani, refuerzan los controles de seguridad en los centros de testeo de la Ciudad

Felipe Miguel, se refirió en declaraciones radiales al brutal ataque a golpes a un profesional de la salud en una de las 20 Unidades Febriles de Urgencia.
Felipe Miguel

Felipe Miguel

El jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel, se refirió en recientes declaraciones radiales al brutal ataque a golpes a un médico del Hospital Santojanni, en una de las 20 Unidades Febriles de Urgencia (UFU) de la ciudad de Buenos Aires, y tras conocerse la medida que adoptaron: los profesionales de la salud realizan un paro para reclamar seguridad al gobierno porteño, ante una escalada de violencia y el fuerte aumento de la demanda por la suba de casos de coronavirus.

"Lo que ocurrió es repudiable, el agresor fue identificado y se ha puesto a disposición de la justicia", puntualizó el funcionario. "Con el tema de alcoholemia hicimos una reforma con la obtención de las licencias y un mayor control. Las sanciones para quienes van manejando con alcohol en sangre más alto de lo permitido incluye el retiro de la licencia durante determinado tiempo de acuerdo a la gravedad de la sanción", agregó.

La justificación de Felipe Miguel sobre las medidas de seguridad adoptadas

El político indicó que el Gobierno porteño decidió el envío de policías a las 20 UFUs, hay también un sistema de seguridad que rota entre los hospitales y las UFUs". "Las UFUs están atendiendo con normalidad, tienen seguridad para tranquilidad de todos. Quienes tienen síntomas tienen que acercarse a las UFUs, quienes tienen contacto estrecho a los centros de testeo". "En los grandes centros es con turno pero quien tiene síntomas se puede acercar sin turno. Es importante respetar el turno en día y horario para que las filas fluyan con agilidad".

Oscar Swarcman, jefe de la UFU del Hospital Santojanni, fue el médico que resultó agredido. Según contó a los medios, "vienen aumentando las situaciones de violencia desde hace un tiempo, el mismo modo de agresión en la sociedad las vemos en las UFU, el tema es que se incrementó la demanda". "Veníamos con 100 o 200 hisopados diarios y ahora tenemos 500 diarios. no podemos llegar a hisopar a tanta gente", se lamentó.

¿Por qué agredieron al médico?

"En la UFU había dos médicos y yo para hisopar a 500 personas. Dimos números y llegamos a hisopar a 250 personas pero además tenemos que cargar los resultados en historias clínicas ya que las personas que son personas que vienen con algún síntoma", explicó.

Swarcman recordó lo sucedido y contó que "atendimos a una persona por minuto". "Cuando avisamos que no había más números el resto de la gente se empezó a violentar, hasta que los médicos, las enfermeras y los administrativos se atrincheraron junto al personal de seguridad del hospital", siguió.

En tanto, señaló que "queríamos evitar que la gente rompa la UFU" y recordó que "quedé en la parte de atrás porque me faltaba hisopar a 30 personas cuando apareció una persona de la nada que, tras preguntarme si era el jefe, me da un puñetazo en la nariz".

"La gente que me vio me decía que por culpa de uno que me pegó no iban a ser testeados. La gente no se solidarizó conmigo ni con los que estaban atrincherados, una médica se escapó llorando diciendo que no iba a volver", relató.

Swarcman destacó que "hay cuatro o cinco cuadras de fila por la demanda, tres médicos no podemos atender a 500 personas, porque en las UFU no sólo se hace el hisopado sino que hay que hacer un cuestionario a la persona y desinfectar bien el lugar. Tuvimos un incremento de testeos de 1600% en 20 días en la Ciudad, ningún sistema de salud puede absorber esta cantidad de pruebas".

s