Casos de éxito

Hace 20 años tres ingenieros fundaron cerveza Antares, se consolidaron y hoy exportan a Estados Unidos

A partir de una causalidad del destino, Pablo y Leonardo se cruzaron en un semáforo de Mar del Plata que dio origen a una cervecería emblemática del país.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Pablo Rodríguez

Pablo Rodríguez, Leonardo Ferrari  y Mariana Rodríguez fundaron Antares en 1998.

Hace veinte años Pablo Rodríguez, Leonardo Ferrari y Mariana Rodríguez, ellos ingenieros químicos y ella diseñadora industrial, crearon Antares, la primera fábrica de cerveza artesanal en Mar del Plata.

Un día como cualquier otro, en 1998, en la ciudad marplatense, Leonardo se encontró en un semáforo con Pablo, un ex compañero de la facultad. Cuando se ponían al día sobre qué había sido de sus vidas Leonardo mencionó su nueva pasión por cocinar cerveza, un hobby que compartía junto a su esposa Mariana.

Y ¡oh, casualidad! o más bien, causalidad, resultó que Pablo estaba explorando con intenciones comerciales ese incipiente mundo cervecero.

Así fue que lo invitó a conocer el garaje donde la pareja producía la alquimia y Pablo se entusiasmó. Tal es así que les propuso sumar conocimientos y juntos, animarse a convertir el hobby en un emprendimiento. Sería cuestión de adquirir las herramientas, construir sus propios equipos y ampliar la visión de negocio para poder llevar la producción casera a otra escala.

Así nació Antares, con la misión de producir cervezas artesanales que respeten los métodos de producción originales, ponderando los sabores y aromas fieles a cada estilo.

El nombre es un homenaje a la estrella más brillante de la constelación Escorpio que fue utilizada, durante siglos, por los navegantes de altamar para guiar sus destinos.

Con una inversión inicial de US$100.000 para armar la empresa, hoy cuentan con una producción de 400 mil litros mensuales de 10 tipos de cerveza que producen en sus dos fábricas ubicadas en la ciudad de Mar del Plata.

“Los fondos para la inversión inicial los conseguimos de nuestros pequeños ahorros, a los que sumamos una deuda que pudimos tomar con la tarjeta de crédito. Además con Mariana hipotecamos nuestra casa y con eso sacamos un crédito de 40 mil dólares. También les pedimos un préstamos a amigos y parientes y entre todos juntamos los 100 mil dólares para la inversión inicial que incluía la fábrica de cerveza, cuyos equipos diseñamos y construimos nosotros mismos. Y la remodelación del local” cuenta Leonardo, en exclusivo para PyMES de A24.com

“El local original de Antares tenía capacidad para 100 personas aproximadamente y durante los primeros meses vendíamos un total de 6 mil litros de cerveza por mes”, agrega.

Antares-02.png
La empresa produce 400 mil litros mensuales de cerveza en sus 2 plantas ubicadas en Mar del Plata.

La empresa produce 400 mil litros mensuales de cerveza en sus 2 plantas ubicadas en Mar del Plata.

Lúpulo, un camino de ida

“El Lúpulo es un camino de ida”. Por eso, hace tiempo que experimentamos con este ingrediente, creando cervezas que nos desafían en su proceso y que, además, nos encantan tomar.

Por eso, desde el año pasado iniciamos un recorrido muy especial al que llamamos +Lúpulo en donde creamos una serie de bombas lupuladas en formato lata para que todos puedan disfrutar estas cervezas en cualquier lado u ocasión.

“La semana pasada lanzamos nuestra cerveza Juicy que posee sabores y aromas frutales intensos, cuerpo sedoso, es muy turbia y nos da una sensación en boca con textura delicada. Se percibe menor amargor que en las IPAS tradicionales, pero el lúpulo -siempre- es dominante. Es la primera vez que experimentamos con la levadura Verdant Ale de Lallemand la cual eleva los perfiles aromáticos del lúpulo, logrando ese sabor a fruta tropical que se percibe. Además, tiene un carácter jugoso por el cual el estilo es conocido”.

“En otras palabras, pensamos en esta cerveza como un acompañante ideal para la temporada primavera-verano, donde las temperaturas cálidas invitan a sumar a nuestros días sabores de estación”.

Esta nueva cerveza aún no la exportan ya que posee seis meses de vencimiento, pero quizá en un futuro se pueda exportar.

Cerveza a base de agua de mar

“El mensaje que se intentan transmitir haciendo una cerveza con agua de mar es la posibilidad de recurrir al mar como fuente original para la producción de agua potable, con lo que se reduciría el esfuerzo actual que se concentra sobre las napas, consideradas por estos días en nivel de estrés hídrico por la escasez del recurso en todos los continentes” explica.

Con el agua de mar se aplica un procedimiento técnico llamado ósmosis inversa, similar al que se aplica a diario con el agua de las napas que utilizan en Antares ya que no contiene cloro y es apta para la fabricación de sus más de 100 variedades de cerveza.

Así logran quitarle al agua todos los minerales originales.

"El producto final será una cerveza rubia, liviana y con poco amargor". Buscarán, que impacte lo menos posible sobre las propiedades organolépticas del agua para que si queda algún dato, se pueda percibir en el sabor.

El paso a paso se inicia con la filtración y tratamiento de agua proveniente de mar. Mediante la ósmosis inversa se logra eliminar sales. Luego, antes de cocinar el mosto, se calienta el agua hasta 80 grados y, habitual proceso, se la hierve para pasteurizarla.

La experiencia tiene ya antecedentes en el mundo, como alguna cerveza con agua de reúso que se fabricó en Estados Unidos. Aquí, lo de Atlántica es una novedad absoluta y todo un desafío tanto para los fabricantes como para los amantes de estas bebidas.

“Los clientes se sorprenden. La miran con desconfianza y hasta creen que van a encontrar un dejo salado en esa bebida ambarina. Pero no", aseguró Leonardo.

El aluminio de la lata es 100% reciclable, y es un proceso menos dificultoso que el reciclado del vidrio. Además, al ser más liviano, al transportarlo produce menor huella ecológica", agrega.

El desafío de los mercados

En los últimos 10 años realizaron exportaciones a Suecia, Italia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Australia, y a casi todos los países de Sudamérica.

“En 2021 nos concentramos principalmente en Sudamérica y Estados Unidos, en parte debido a la caída del comercio internacional y la poca disponibilidad de espacio para consolidar cargas pequeñas, producto de la pandemia del Covid-19”.

Es importante recordar que cuando se quiere introducir un producto en un país tenemos que tener en cuenta sus condicionamientos, que pueden ser religiosos, culturales o comerciales. Por ejemplo, Qatar es totalmente dependiente de las importaciones. Además, se trata de un mercado muy marquista en cuanto al origen de sus productos.

“Nuestro negocio estaba muy enfocado en la comercialización a través de los bares que llevan de nombre nuestra marca; hoy contamos con 59 de éstos locales en Argentina. Ésa integración vertical era nuestra fortaleza pre-COVID, y con el cierre de la gastronomía y el turismo se transformó en una debilidad", explicó Leonardo.

Y agregó: "nos afectó muchísimo, y nos forzó a buscar rutas alternativas. Una de ellas fue la comercialización en latas, con lo cual pudimos brindar la experiencia de consumir Antares en los hogares tanto en Argentina como en el exterior mientras nuestros bares estaban cerrados. Somos optimistas de que el mercado externo nos traerá muchas oportunidades, en los próximos años e invertiremos recursos y tiempo para lograrlo”.

Algunos números de Antares

  • La empresa se fundó con una inversión inicial de U$S 100 mil dólares.
  • 100 personas entraban en el primer local de Antares en Mar del Plata.
  • El 3% del mercado cervecero está representado por el rubro artesanal en el país, pero en Mar del Plata ocupa el 12%.
  • 400 mil litros mensuales de cerveza produce en sus fábricas.
  • 2 plantas de fabricación con 75 empleados en Mar del Plata.
  • 59 franquicias de locales en operación tiene Antares en todo el país y están llevando este modelo en el exterior.
-

Últimas Noticias

s