Historias

40 años de Malvinas: La lucha de Norma, hermana de un "soldado argentino solo conocido por Dios" que logró ponerle nombre a esa tumba

Fue una de las impulsoras del pedido de identificación de las tumbas del cementerio de Darwin. Cómo vivió esa lucha.
Luciana Arias
por Luciana Arias |
Malvinas

Malvinas, a 40 años. Norma Gómez fue una de las impulsoras para la identificación de las tumbas del cementerio de Darwin. Hoy, con 56 años, afronta un cáncer. "Voy a salir", dice.  

Malvinas

Malvinas, a 40 años. Norma Gómez el 5 diciembre de 2017 en el predio de la Ex Esma tras conocer que su hermano Eduardo había sido identificado.

En 1991 viajó a las Islas Malvinas junto a su madre y Francisco. “Yo era la única que sabía leer de los tres. Busqué entre todos y el nombre de Eduardo no estaba

En 1991 viajó a las Islas Malvinas junto a su madre y Francisco. “Yo era la única que sabía leer de los tres. Busqué entre todos y el nombre de Eduardo no estaba", recuerda.

Malvinas

Malvinas, 40 años. “La emoción fue muy fuerte al reencontrarme con Eduardo, saber que estaba frente a su cuerpo”, dice Norma.

En aquella mañana calurosa del 5 diciembre de 2017 Norma Gómez entró al predio de la Ex Esma. Había llegado desde Chaco, su provincia natal, para enterarse de algo por lo que venía peleando hacía años. Buscaba saber si su hermano Eduardo estaba en una de las 121 tumbas sin identificar del cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas.

La mujer formaba parte del primer grupo de familiares de caídos que recibió los resultados de los ADN que se hicieron a los restos de los "soldados argentinos solo conocidos por Dios", que hasta entonces permanecían con esa leyenda en placas de mármol negro. Días antes el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) había confirmado la identificación identificar de 88 de los restos en conjunto con el Equipo Nacional de Antropología Forense.

Norma fue una de las mujeres que impulsó el pedido para conocer las identidades de esos soldados. Ese día supo que en la parcela B 4 19 del lado oeste del cementerio de Darwin estaban los restos de Eduardo.

Había pisado por primera vez las islas en 1991 en un viaje humanitario junto a su madre y Francisco, el mayor de 8 hermanos y quien, según ella misma cuenta, crió a los otros 7. “Yo era la única que sabía leer de los tres. Busqué entre todos y el nombre de Eduardo no estaba. Sí encontré el de mi primo, que también había combatido”, dice Norma a A24.com. En el cementerio había un total de 230 tumbas.

Malvinas hermana soldado caído Norma Gómez en Ex Esma.png

Eduardo en Malvinas: cómo llegó a las Islas

Eduardo Gómez hacía el servicio militar en Monte Caseros, Corrientes. En febrero de 1982 fue de visita a su casa de Villa Berthet, Chaco. "Nos dijo que a fines de marzo recibía la baja. Desde el día en que volvió a terminar la colimba no supimos más de él. En abril escribió una carta pidiendo que le avisaran a mi mamá, a mi abuela y a mi, que tenía 8 años, que se iba a Malvinas".

Por entonces la familia vivía en una casa de adobe, cuenta Norma. "Juntábamos todos el dinero que podíamos y le mandábamos chocolates, ropa de abrigo, cigarrillos. Nunca supimos si los recibía", dice.

Cuando terminó la guerra le pidieron al intendente del pueblo si tenía forma de consultar para saber de él. Esa era la forma en que las familias iban teniendo noticias sobre los combatientes. "Nos dijeron que si hubiéramos llamado 5 minutos antes podríamos haber hablado con él. Pero que en ese momento estaba comiendo", recuerda Norma.

Las versiones sobre el destino de Eduardo cambiaron con el tiempo. Primero les informaron que estaba con "pie de trinchera", un tipo de lesión que se genera cuando los pies están expuestos durante días a suelos mojados y que puede terminar en gangrenas. "Después lo dieron por desaparecido", dice Norma.

El final de Malvinas: cómo lo buscaron

Primero intentaron en los hospitales de Buenos Aires. Omar, uno de los hermanos, y Elda Cáceres una prima viajaron con fondos que fueron juntando vecinos de Villa Berthet. "Mi prima les daba plata a las enfermeras y se ponía el uniforme, pasaba por las habitaciones y levantaba las sábanas a ver si lo veía", cuenta Norma.

A los dos meses recibieron una advertencia: "Desde el Estado Mayor Conjunto le dijeron a mi mamá que si Omar no volvía a Chaco iba a perder dos hijos en vez de uno porque iban a hacerlo desaparecer".

En octubre supieron más. "El teniente Jorge Echeverría, de Tucumán, nos contó cómo era Eduardo allá y me dijo que murió el 12 de junio en un bombardeo que hubo en el Monte Harriet, entre las 2 y las 4 de la mañana. Pero mi mamá y mi abuela no le creyeron. Y siguieron pensando que lo íbamos a encontrar".

Malvinas Norma Gómez hermana en tumba cementerio de Darwin y foto Eduardo soldado.png

Cómo fue recuperar la identidad de la tumba de su hermano en Malvinas

Norma no recuerda lo que escuchó en esa sala del edificio de la ex Esma, donde entró junto al juez Alejo Ramos Padilla, el ex combatiente Ernesto Alonso de Centro del ex Combatientes de Islas Malvinas (CECIM) y funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

"Solo se que me dijeron que Eduardo había sido identificado. Pregunté si estaba entero y me dijeron que sí. Aunque haga esfuerzos me olvidé de todo el resto, no sé qué más pasó ese día", asegura Norma.

Meses después de la 2018 viajó con otros familiares. “La emoción fue muy fuerte al reencontrarme con Eduardo, saber que estaba frente a su cuerpo”, dice. Era el algo que esperó durante años: "Antes no teníamos la seguridad de que él estuviera en el cementerio o en otro lugar, pero ahora sí sabemos que está en Darwin”.

Norma llevó una oración en nombre de él y de su mamá que murió sin saber sobre el destino de su hermano. "Ella murió de tristeza. Por eso para mí también estar frente a su tumba fue triste, porque ese era el sueño de mi mamá”.

Malvinas cementerio Darwin.png

Se habló de