Salud

Alerta ansiedad: cinco estrategias saludables para enfrentar el mal del siglo XXI

Dos especialistas de la Universidad de Harvard analizaron distintas estrategias psíquicas para hacerle frente a la ansiedad.
Cinco estrategias saludables para enfrentar la ansiedad

Cinco estrategias saludables para enfrentar la ansiedad

Pixabay

En este contexto, donde el estrés está a la orden del día, dos expertos de la Universidad de Harvard, Robin Abrahams y Richard P. Chapman, elaboraron una guía sobre los distintos mecanismos de defensa que encontramos para enfrentar la ansiedad.

Cabe resaltar que la ansiedad es el estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad,como así también se puede manifestar en una angustia que acompaña a algunas enfermedades, en especial a ciertas neurosis.

1- Buscando comodidad (regresión)

En momentos de ansiedad, todos buscamos la comodidad. Sin embargo, puede ser problemático cuando se actúa con el deseo de deshacerse de las responsabilidades propias de su edad.

Este tipo de conductas suelen verse muy a menudo en los niños que sufren este tipo de trastornos. La regresión a una etapa menos conflictiva puede llevarlos a llorar más que lo común, chuparse el dedo o incluso no contener esfínteres.

laptop-gc638e53e2_1920.jpg

Los especialistas aseguraron que muchas actividades de comodidad como siestas, maratones de series o comer comida que nos satisfaga son sanas, no obstante, detallaron que la regresión no es saludable cuando la búsqueda de comodidad se convierte en la búsqueda del olvido a través del alcohol, las drogas, dormir o comer en exceso o cuando las personas no pueden reanudar sus roles y responsabilidades adultas.

2- Buscando el control (Desplazamiento)

Asimismo, las personas necesitan sentirse capaces de emprender acciones competentes, de poder controlar el mundo que les rodea hasta cierto punto. Cuando el mundo que nos rodea cambia tan rápido que nos sentimos fuera de control en nuestra vida cotidiana, desplazamos ese deseo de orden y estabilidad hacia proyectos más pequeños y manejables, como rompecabezas u hornear pan.

woman-g09a411635_1920.jpg

El desplazamiento puede ser un mecanismo de defensa muy saludable, y no solo para el resultado final en nuestros conocimientos pasteleros. Desplazar la necesidad de control hacia proyectos manejables se siente bien en el momento y ese sentimiento puede transferirse a otras situaciones.

Sin embargo, los especialistas de Harvard aseguraron que el desplazamiento puede volverse poco saludable cuando la emoción subyacente no se aborda en absoluto, o cuando una persona se vuelve disfuncionalmente controladora sobre la actividad de desplazamiento.

3- Pasaje al acto (Acting Out)

Romper rutinas o normas de cualquier tipo pueden ser una forma de liberar la tensión y burlarse de las situaciones absurdas en las que nos encontramos. Las formas poco saludables de actuar abarcan la agresión y cualquier tipo de violencia.

Su forma inofensiva, en cambio, puede ayudar a las personas a aliviar el estrés, y una cierta cantidad de actuación puede incluso mejorar la moral de quienes nos rodean.

4- Espaciando (Disociación)

La disociación es cualquier forma de perder la conciencia de su entorno. Todos nos distraemos de vez en cuando, porque nuestro cerebro requiere una cierta cantidad de tiempo de inactividad despierto. En condiciones de mucha ansiedad, muchas personas se distraen bastante más de lo habitual.

unhappy-g943fb26ef_1920.jpg

La disociación saludable permite que el cerebro consolide e interprete la información. Las personas creativas pueden ser más propensas a la disociación y también usarla con más propósito. La disociación no es saludable cuando es excesiva, ocurre en momentos críticos o muy inoportunos, o involucra pensamientos intrusivos que distraen o ensoñaciones.

5- Imaginación (Fantasía, Introyección)

Las personas que adoptaron pasatiempos artísticos, o que se sumergieron especialmente en libros o series de televisión, están utilizando estrategias de afrontamiento basadas en la imaginación. Un mecanismo de defensa relacionado con este tipo de imaginación es la introyección, lo que significa modelarse a sí mismo en alguna otra persona admirada cuando todos los días no parece adecuado para la situación.

La fantasía, el soñar despierto y la imaginación ayudan a procesar las emociones y la información, resuelven conflictos internos y dan a las personas un breve respiro de una realidad difícil. En el extremo insalubre del espectro, las personas pueden perder el contacto con sus circunstancias o con ellas mismas. Más comúnmente, pueden invertir demasiado tiempo, energía y recursos en sus actividades imaginativas.

Estas cinco estrategias saludables, y su contrapunto insalubre, nos ayudarán a entender lo que nos pasa y así poder enfrentar de mejor manera la ansiedad.

Se habló de
s