La mentirita

Ciudad insiste con el termómetro del "humor social": "Es un indicador esencial para el debate de la cuarentena"

03 de julio de 2020 - 09:04
Ciudad insiste con el termómetro del humor social: Es un indicador esencial para el debate de la cuarentena

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, brindó este viernes su habitual conferencia de prensa y deslizó dos lineamientos importantes: primero, que el gobierno porteño considera al “humor social” como un indicador esencial a la hora de debatir la extensión y modalidad de la cuarentena tras el 17 de julio; segundo, que todavía no puede pensarse en un próximo retorno de las clases, pero que los protocolos están listos y que la vuelta a las aulas seguramente será este año y no en 2021.

“Estamos ocupados y preocupados por todas las dimensiones que han sido dañadas por esta cuarentena extremadamente larga. Las problemáticas económicas son muy intensas y la gente las está sufriendo mucho. Veremos cómo evoluciona el índice de contagiosidad y, si logramos que el R baje de 1, propondremos seguramente desandar las medidas después del 17 de julio”, reafirmó el ministro.

Quirós también insistió con que además de analizar “si los casos están creciendo o decreciendo, el humor social es un indicador esencial para ese debate”.

Este concepto es una de las principales diferencias entre el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires. Tal es así, que distintos funcionarios bonaerenses criticaron ese “medidor social”, entre ellos el ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés "Cuervo" Larroque.

Ante la pregunta de la autonomía de la Ciudad, el funcionario aclaró: “El Área Metropolitana es indivisible y las políticas deben ser coordinadas entre las tres jurisdicciones. Los estilos y timings son jurisdiccionales porque cada una tiene sus formas y actividades. Dentro de la política acordada propondremos nuestro plan”.

Respecto al retorno de las clases, el funcionario expresó que “es absolutamente imposible decir cuándo van a empezar”, pero que los protocolos porteños están listo y que están preparados para cuando esto ocurra.

Hacer futurología es muy difícil, pero no creo que tengamos que pensar en un período tan largo como el año que viene”, concluyó.