¿No se puede ir?

Ante el incremento de casos en barrios populares, se intensifica la detección de contagios "casa por casa"

17 de mayo de 2020 - 17:03
Ante el incremento de casos en barrios populares, se intensifica la detección de contagios casa por casa

El gobierno nacional redoblará esfuerzos esta semana para la detección "casa por casa" de casos sospechosos de coronavirus en los 1.340 barrios populares del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con la premisa de aislar a quienes evidencien sintomatología compatible con la Covid-19. En las últimas semanas, la mayor cantidad de nuevos contagios se ubicaron en los barrios vulnerables.

El plan, que combina los programas Detectar, El Barrio cuida al Barrio y protocolos sobre violencia de género, servirá además para "cruzar información sanitaria con la problemática social" local, más allá de la Covid-19, para identificar lo que Arroyo denominó como "el camino de salida".

Estos esquemas de trabajo fueron acordados el viernes último en una reunión de trabajo entre ministros nacionales y bonaerenses de Salud y Desarrollo Social, que tendrá su correlato mañana cuando el ministro de Desarrollo Social Arroyo reciba a las organizaciones sociales, principales promotoras en el conurbano, junto a las iglesias y a otros referentes barriales.

Para Arroyo, la participación de los referentes sociales es "clave" porque "tienen legitimidad" en los barrios populares y son a quienes "se les abre la puerta" de las viviendas.

El ministro confió en poder llevar estas acciones "a los 2.200 municipios del país", una vez que, en base a información recabada por los comités de crisis y el Consejo Federal de Desarrollo Social (Cofedeso), se tracen "estrategias con una mirada federal para avanzar hacia una Argentina con mayor justicia social".

Según el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), en la Argentina existen 4.228 barrios populares, de los cuales 1.340 están localizados en el AMBA (56, en la Capital Federal).

El Ministerio de Salud bonaerense fijó como objetivo principal "anticiparse a una multiplicación descontrolada de casos" en los barrios populares y, para eso, se toma la temperatura corporal de las personas y, en caso de fiebre, se completa un cuestionario para determinar si se trata de un caso sospechoso de coronavirus o de alguna otra enfermedad, como por ejemplo dengue.

Luego, se realiza un hisopado, se entrega un barbijo y se dispone su aislamiento, ya sea en lugares dispuestos especialmente por el gobierno, o en iglesias, clubes, hoteles u hospitales, según el caso, además de contactar los vínculos más estrechos de los enfermos.

Las políticas, como sintetizó días atrás la secretaria de Acceso a la Salud de Nación, Carla Vizzotti, intentan definir "estrategias argentinas para realidades argentinas" y minimizar la transmisión del virus en los barrios populares.