Historia de vida

La chica trans que quiso volver a ser varón

Había elegido llamarse Milena. Pero decidió regresar a su nombre de origen: Emiliano ¿Cómo fue su proceso de "destransición"?
El joven trans que fue Milena y vuelve ser Emiliano: “Me sentía fuerte

El joven trans que fue Milena y vuelve ser Emiliano: “Me sentía fuerte, poderosa, yo no me quería tanto como varón pero cuando me transformaba en Milena me amaba”.

Pero hoy las fotos de perfil del joven trans muestran de vuelta a Emiliano quien

Pero hoy las fotos de perfil del joven trans muestran de vuelta a Emiliano quien, además inició el trámite para volver a llevar su nombre de origen también en su DNI.

La chica trans que quiso volver a ser varón

Hasta su mayoría de edad, los 18, había sido Emiliano. Pero en 2016 concretó su transición: empezó su vida como Milena. A partir de ahí tuvo lugar su cambio corporal: la readecuación física a como se sentía internamente. Engrosó sus labios, se puso siliconas. Usó faldas, zapatos con tacos, bikinis y vestidos.

Milena empezó siendo un personaje pero enseguida encontré un empoderamiento que no había sentido nunca antes. Me sentía fuerte, poderosa, yo no me quería tanto como varón pero cuando me transformaba en Milena me amaba”, le dijo el joven a Infobae.

“Llegó un momento en el que ya no quería volver y sacarme todo. Cuando terminaba la noche yo quería seguir con mi pelo largo, mi corpiño, mi bombacha, quería seguir siendo esa mujer fuerte”, agregó.

Pero hoy las fotos de su perfil muestran de vuelta a Emiliano quien, además inició el trámite para volver a llevar su nombre de origen también en su DNI.

Joven trans y su vuelta atrás: ¿Qué es la destransición?

La nueva elección de quien hoy se percibe como Emiliano es, según la definición del National Center for Transgender Equality, el “volver a vivir el sexo asignado al nacer”. Se trata de un fenómeno del que no se habla demasiado, aunque sucede.

La de Emiliano es una de esas historias. Nació en Mar del Plata, donde jugaba con las Barbies y la ropa que le sacaba a escondidas a su mamá. Pero también con jueguitos de la Play, como el Mortal Combat.

Con los años crecieron las preguntas y los planteos. “Un chico de la escuela me contó lo que era ser bisexual así que a los 14 me declaré bisexual ante mi familia. Fue un quilombo, una revolución, yo era la primera persona homosexual en la familia. Después, casi a los 17, directamente dije ‘basta’. Ya está, ya lo intenté, no me gustan las chicas, yo soy gay”.

A los 15, en una fiesta de disfraces jugó a ir "de travesti". Eso que en su momento consideró "un disfraz" luego devino en convertirse en una drag queen, alguien que, con pelucas largas y de colores, tacos y ropa llamativa "montaba" un personaje femenino en un boliche. Llegó de la mano de una amiga. Pero cuando terminaba el show la ropa quedaba guardada en, en su casa, era Emiliano.

Trans Milena Emiliano 2.png

Cómo llegó a ser Milena

Así fue surgiendo Milena. Con el tiempo, un día Emiliano apiló toda su ropa de varón. Cuando la vio, su mamá le preguntó qué haría con eso. El no lo tenía claro. Pero ya casi no la usaba.

En la noche de Año Nuevo de 2016 le pidió a todos que empezaran a llamarlo Milena. Y que usaran pronombres femeninos.

"Fui transicionando de a poco, el primer año fue heavy, siempre es heavy el principio. Además, no tenía el acompañamiento de mi familia, en ese momento estaba todo bastante mal. Fue duro, pero lo hice, lo di todo. Tener tetas, por ejemplo, era lo que siempre había soñado”, dice el joven.

Milena se mudó a la Ciudad de Buenos Aires a los 21 años. Fue ahí cuando se operó las mamas y se puso el relleno en los labios. Ya llevaba extensiones en el pelo y usaba unas trucadoras muy apretadas (son bombachas que contienen los genitales), algo de lo que se arrepiente.

“Lo único que te pido es que no te metas en la prostitución”, le había pedido su mamá. Milena prometió que no lo haría. Pero en cuanto comenzó la transición también empezó a ser “trabajadora sexual”.

Qué pasó en el camino hacia la vuelta de Emiliano

En junio de 2020, en plena pandemia, Milena subió a sus redes “confesión”, un video que daba pistas sobre lo que vendría. A los 22 años empecé a extrañar eso de ser un chico. Extraño tirarme de cabeza al mar y que no se me salga una teta para acá, se me salga un huevo para allá, todos los pelos en la cara, ahogada. Ser trans es complicado”, contaba a cámara.

En el video se la veía desnuda aunque tapada con una bata fucsia, los labios pintados, el pelo largo y rosado. Empezaron las preguntas internas: “¿Me voy a quedar pelada acá arriba, tipo el circulito de la pelada que tienen los hombres y voy a tener que usar peluca toda la vida?”-.

No quería seguir operándose, “tampoco quería seguir estrujando mis partes íntimas. No quería tampoco sentir eso que te hacen sentir los varones cuando sos una chica trans, que te quieren acá, entre cuatro paredes, pero después con vos no quieren ir ni al kiosco. La verdad es que yo admiro a las mujeres, ni hablar a las mujeres trans. Ser varón en este mundo es mucho más fácil, yo como chico no estaba acostumbrado a ese tipo de rechazos”.

En ese mismo video Milena contó que iba a empezar la "destransición". “Me costó muchas lágrimas”, cuenta ahora. “Es que Milena era mi proyecto de vida, mi sueño. Yo había alcanzado un nivel muy alto en mi transición, me sentía hermosa, pero esa hermosura tenía un costo. En la feminidad todo duele: la ropa, los tacos. Y yo venía de ser un varón en patas, en cuero y en short de fútbol”, agrega.

Trans Milena Emiliano 3.png

Joven trans: los miedos que lo llevaron a volver a ser varón

“Mi miedo era que todos pensaran que estaba loco, como ‘¿qué le pasa a este chiflado que va y viene entre los géneros?’. Siempre pensando en los demás”, expresa. Y concluye:

“La verdad es que la secuencia es ser fiel a uno mismo. Si en un momento me sentí más mujer que varón y decidí hacer la transición está perfecto. En definitiva es mi cuerpo y es mi decisión. Y si hoy mi proyecto de vida cambió, también está bien, lo importante es sentirse a gusto, feliz. Y así me siento yo”.

Se habló de
s