Historia de vida

Le decían "machona" por jugar con varones y hoy es la primera futbolista transferida al exterior a cambio de dinero

Se trata de Rocío Bueno, quien pasó de Racing al Sassuolo italiano. Empezó a jugar a los 6 años y era la única nena del pueblo que practicaba ese deporte.
Luciana Arias
por Luciana Arias |
Fútbol femenino en Argentina hacia el mundo: Soy la primera futbolista argentina por la que un club compra un pase. Sigo siendo jugadora de Racing y estoy a préstamo en Sassuolo

Fútbol femenino en Argentina hacia el mundo: "Soy la primera futbolista argentina por la que un club compra un pase. Sigo siendo jugadora de Racing y estoy a préstamo en Sassuolo", dice la delantera Rocío Bueno. (Foto: Gentileza Racingmanía)

Es su día libre después del primer partido que presenció en el nuevo equipo italiano que la tiene como integrante. Rocío Bueno llegó hace una semana a Sassuolo, la ciudad industrial a 17 kilómetros al sur de la ciudad de Módena, Italia, que le da nombre a su nuevo club. Con esta incorporación al Calcio, la joven de 29 años ya hizo historia.

"Soy la primera futbolista argentina por la que un club compra un pase. Sigo siendo jugadora de Racing y estoy a préstamo en Sassuolo", dice Rocío a A24.com desde el hotel donde vive, a unos 20 minutos del centro de la ciudad, que tiene unos 40 mil habitantes. Bueno llegó al equipo de la Serie A de Italia con un cargo de 2000 euros y una opción de compra definitiva por otros 25.000. Su logro se dio un año después de otra marca histórica en la Argentina: la televisación de todo el fútbol femenino.

"Creo que todavía no caigo. La propuesta fue de un día para otro. Las chicas me recibieron muy bien. Alguna que aprendieron español en el colegio lo están volviendo a practicar conmigo", cuenta la delantera, que durante la cuarentena había empezado a estudiar el idioma italiano por gusto. "Las palabras básicas para el fútbol, cómo se le dice al pase, a la pelota, las posiciones, las tengo", dice. Ahora lo hará con clases que les da el club a las jugadoras extranjeras.

Tras su arribo, Rocío completó los estudios médicos y, un día después, empezó con el entrenamiento diario. "A la mañana hacemos fútbol y algunas veces por semana a la tarde vamos al gimnasio", detalla Bueno. Este lunes, en su primer partido, estuvo en el banco. "Me tocó estar afuera. Lo vi distinto, nosotras corremos y corremos, acá no se ve mucho", dice Bueno. "En mi cabeza está el entrenar, acoplarme a lo que pida el técnico y estar a punto físicamente", dice la deportista.

Rocío Bueno: cómo llegó de Racing a Italia

Lo tenía decidido: si surgía una posibilidad para irse al exterior, no iba a dejarla pasar. "Creo que estoy en un punto alto de mi carrera, que lo ameritaba. Me dolió un poco dejar Racing porque es el club que me alzó en mi carrera. La gente me da mucho cariño, recibo mensajes. Pero la vida del futbolista es así. Nosotras, en el femenino, tenemos que aprovechar estas oportunidades que pueden ser únicas", asegura Bueno.

Rocío Bueno jugadora fútbol en Boca.png

En 2014, Boca Juniors la seleccionó a ella sola entre las 250 postulantes que se habían presentado. Ahí quedó como jugadora hasta 2017. Con la azul y oro ganó la Supercopa Femenina 2015. En ese torneo logró su récord: hizo cinco goles en 15 minutos en una goleada en la que el Xeneixe ganó por 10 a 0 frente a Platense.

Luego se sumó al equipo de UAI Urquiza, donde firmó su primer contrato profesional como futbolista, en 2019. Ahí siguió hasta que al año siguiente entró a la Academia. "Desde que llegué a Racing vi la recompensa a todo el sacrificio por el que pasé", asegura Rocío.

Las vivencias de la única nena de Mechita que jugaba al fútbol

Desde chica fue por lo que quería. Rocío empezó a jugar al fútbol a los seis años en un club de Mechita, una localidad rural donde nació, en el partido bonaerense de Bragado. Era la única nena del pueblo que practicaba ese deporte. "Me llevó un hermano de mi madrina, que era técnico de la escuelita. Quizás había algún comentario típico de 'qué machona, juega con varones'. Siempre está el chico que lo dice sin saber. Pero mi familia y la gente cercana siempre me apoyaron", recuerda.

Rocío Bueno jugadora fútbol Racing a Italia equipo infantil.png

"A mí no me daba miedo ir a una pelota fuerte. Ahora tampoco. Quizás sea por ese proceso de jugar con varones". A los diez años dejó de estudiar danzas, que hacía desde el año de vida, y se dedicó de lleno a entrenar el deporte que es su pasión.

"Llegué a jugar con chicos dos años más grandes. En general tengo buenos recuerdos. Solo una vez una mamá le gritó a su hijo algo para molestarme y que no agarre la pelota. Yo siempre fui delantera, el nene me marcaba de atrás. A veces los padres creen que se van a salvar con los hijos. Es algo que sigue pasando", reflexiona Bueno.

Rocío Bueno jugadora fútbol Racing a Italia de niña.png

Dejó de jugar con varones cuando cumplió 12 años, la edad tope que lo permitía en las ligas infantiles. "Desde entonces creció el prejuicio de que era 'machona' porque jugaba a la pelota. Entonces empecé con otros deportes. Hice basket, handball, vóley, natación, paddle. Eso, hasta me fui a jugar en Boca", cuenta. Desde ahí en más solo jugaba para divertirse en torneos o campeonatos más chicos, con Ciclón de Chivilcoy.

El orgullo de su familia por los progresos de Rocío tenía difusión desde casa. "Mi papá era muy reconocido en el pueblo", dice la delantera sobre su padre periodista y director de su propia radio en Mechita. "Contaba al aire lo que yo hacía", recuerda. En 2015 su papá enfermó, y falleció tiempo más tarde. En simultáneo, Rocío tuvo una rotura de ligamentos cruzados. "Fue una época muy difícil. Tuve que luchar para salir adelante", asegura.

Rocío Bueno jugadora fútbol Racing a Italia equipo infantil 2.png

Rocío Bueno y la profesionalización del fútbol femenino

En agosto del año pasado, Rocío se recibió de profesora de Educación Física en UAI. "Trato de remarcarlo en los clubes en los que estuve. Es importante que las chicas estudien porque el fútbol no es para siempre. Una lesión te puede dejar afuera. Nosotras quizás podemos tener diez o quince años viviendo de esto, pero aun así hay que tener una carrera".

Luego de décadas de ser algo amateur, en marzo de 2019 el fútbol femenino se convirtió en una actividad profesional. Algo que empezó el 21 de enero de 2021, cuando la jugadora Maca Sánchez planteó el primer reclamo laboral en esa actividad. Fue en el UAI Urquiza y Rocío formaba parte de ese equipo. En su denuncia, Maca intimó al club y exigió que se la regularizara su situación laboral, luego de que la institución la desvinculó a mitad del torneo 2018-2019.

Fútbol femenino profesional.png

"La profesionalización fue un salto para nosotras, no solo desde lo económico, sino también porque empezaron a transmitir los partidos. Ahora nos podemos mostrar más. Si les preguntás a jugadoras que se retiraron, no tenían cómo hacer para ver sus goles, sus jugadas. Hoy están en YouTube", destaca Bueno. "Ahora nuestro fútbol se volvió más vistoso, es más táctico, más físico. Para avanzar y mantenerse en Primera División necesitás progresar. Los clubes le fueron sumando importancia."

Rocío cuenta sobre el miedo que siempre tuvieron las jugadoras del fútbol amateur. "Si no eras libre no te dejaban ir. O pedían cosas a cambio, como pelotas. Esto sirve para sacarnos ese temor de poder seguir renovando con el club o poder irte a préstamo a otro club, tanto de la Argentina como del exterior. Quiero que las chicas que vienen detrás sepan que con trabajo se llega. No hay que bajar los brazos", resalta. "Estoy abriendo una puerta para que las futbolistas que vienen detrás empujen con todo. Y que sean muchísimas más las que puedan renovar y apostar por sus clubes, que puedan salir al exterior".

Mientras tanto, Rocío disfruta de su presente. "Mis hermanos, mis amigos y quienes me conocen desde chica están contentos, orgullosos con lo que está pasando. Saben del sacrificio que me costó todo, tanto en lo deportivo como en lo que vivimos con mi viejo", dice Rocío, que ahora sueña con estar en la lista de convocadas para el Mundial de Fútbol Femenino de 2023. "Apunto a eso y voy a seguir trabajando. Creo que este pase es dar otro saltito de calidad para eso que estoy buscando".

Se habló de
s