icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Plasma: el "oro medicinal" que está en etapa experimental y que podría ayudar a curar a los pacientes más críticos con COVID-19

Plasma: el
El plasma es el líquido que se obtiene tras extraer los glóbulos rojos y blancos de la sangre (Foto: Archivo).

“Con una enfermedad tan dolorosa, hay una desesperación por los medicamentos”, expresó este viernes el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós. La frase no era azarosa, surgió a razón de la polémica en torno al plasma, el tratamiento que recibió el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; que un paciente del Hospital Santojanni sentenció como de “políticos y ricos”; y que la Cámara de Diputados trató esta madrugada para crear una Campaña Nacional de Donación. La pregunta es, ¿está probado que sirva?

El plasma es la parte de la sangre que queda cuando se le extraen los glóbulos rojos y blancos. El líquido sin células se torna amarillo y se convierte en una suerte de “oro medicinal” que los pacientes con coronavirus desean poseer.

Cuando una persona se infecta con un virus, patógeno o microorganismo, el sistema inmune responde creando anticuerpos que atrapan al agente externo que nos enferma. La magia del plasma es la transfusión de esos “guerreros” de pacientes que derrotaron al COVID-19 a aquellos que están en plena batalla, o más bien, la están perdiendo.

Sin embargo, “uno no puede dar plasma libremente a cualquiera que lo solicite”, precisó el ministro Quirós, ya que esa presunta cura se encuentra en una etapa experimental. “Todo medicamento o tratamiento de uso humano requiere de regulación, en nuestro caso el ANMAT. La seguridad y la eficacia son dos cosas que se deben probar”, aseguró.

El plasma tiene beneficios plausibles, pero no probados. Sumado a una problemática: todavía no puede darse en forma global porque “de los 14 mil que tuvieron esa enfermedad sólo donaron 150", explicó Pablo Yedin, presidente de la comisión de Salud de la Cámara baja.

El mundo, pisoteado por la pandemia, busca desesperadamente cualquier paliativo para la enfermedad. Sin embargo, “no hay ningún estudio que confirme que el plasma cure a la gente. Estamos esperando unos estudios para saber si realmente funciona”, confesó este viernes Omar Sued, infectólogo de la comisión de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández.

El titular de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas, Luis Sarotto, dialogó con Radio Rivadavia sobre el caso particular de Martín Insaurralde: "Los mejores resultados se ven en pacientes que están en una fase no inflamatoria, que aún no llegaron al respirador, que fue el caso de Insaurralde. El plasma se suma al protocolo de tratamiento de cada centro, no se aplica como único tratamiento. A él le suministraron corticoides más plasma".

El propio jefe comunal confirmó este punto de vista en A24: “Todavía está en estudio si es beneficioso o no. Lo que sí está claro es que no tiene contraindicaciones. En mi caso no tuve la necesidad de otra aplicación porque evolucioné muy bien. A las 24 horas ya me sentía bien. Atribuirle todo al plasma sería una locura, sino no habría tantos muertos en el mundo”.

Un estudio analiza la aplicación de plasma a pacientes

El infectólogo y pediatra Fernando Polack, al frente de un equipo multidisciplinario de 70 personas, lleva adelante un estudio para determinar si la aplicación de plasma de aquellos que padecieron coronavirus a pacientes con síntomas tempranos de COVID-19 puede detener la progresión de la enfermedad. De resultar positivo sería un aporte original de la Argentina para contrarrestar la pandemia.

"Nuestra intención es evitar que la enfermedad progrese y se agrave y la persona tenga que ser hospitalizada por dos razones: porque los anticuerpos apuntan a prevenir enfermedades y porque en la pandemia desagotar la disponibilidad de camas en hospitales es crucial", explicó Polack a la agencia Télam.

Graduado con honores en la Universidad de Buenos Aires, Polack encabeza desde hace 17 años la Fundación Infant, una organización sin fines de lucro que cuenta con el apoyo de la Fundación Bill & Melinda Gates, el Molecular Research Council de Inglaterra, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y el Conicet.

En el estudio, el pediatra explicó que "el plasma del convaleciente es el líquido de la sangre que tiene anticuerpos. Nosotros pensamos que la mejor estrategia es usar el plasma lo antes posible, en pacientes mayores de 65 años que tengan síntomas muy tempranos de coronavirus. Para comprobar si se puede bloquear la progresión del virus, hay que intentarlo y testearlo. Porque cuanto antes se frene, es mejor".

Las instalaciones en las que se está llevando a cabo las pruebas son los hospitales públicos San Juan de Dios, Simplemente Evita, Doctor Carlos Bocalandro y Evita Pueblo, en la provincia de Buenos Aires. En tanto, en la Ciudad participarán el Hospital Militar Central, el Sanatorio de Los Arcos, Cemic, la Obra Social de los empleados de Comercio (Osecac) y el Sanatorio Finochietto.

Este viernes el Hospital "Profesor Dr. Juan P. Garrahan" se sumó a la campaña. "El plasma de las personas recuperadas de Covid-19 podría beneficiar a los pacientes pediátricos que cursan la enfermedad. Por eso, para estudiar estas posibilidades, se invita a las personas que transitaron la enfermedad a realizar la acción solidaria de donar", indicó un comunicado del hospital pediátrico que lleva la firma de Silvina Kuperman, jefa del Centro Regional de Hemoterapia.

Diputados aprobó el proyecto que crea una Campaña de Donación de Plasma

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada por unanimidad y giró en revisión al Senado un proyecto de ley que crea la Campaña Nacional para la Donación de Plasma Sanguíneo de pacientes recuperados de coronavirus de todo el país.

Máximo Kirchner, presidente del bloque Frente de Todos e impulsor del proyecto de Donación de Plasma, dijo que "es bueno que se pueda ayudar a otra persona”, aunque aclaró que “no es una vacuna, es un tratamiento que a veces puede servir y a veces no. Ojalá sirva a los argentinos".

El proyecto establece una licencia especial para los donantes bajo relación de dependencia de dos días por cada donación de plasma que realicen; se los reconoce como "Ciudadanos/as solidarios/as destacados/as de la República Argentina"; y procura garantizar el traslado de aquellos pacientes aptos para ser donantes de plasma y que no tengan los medios para realizarlo.

por Jesica Mihelj
SUBIR

Poder

Ovación

Show

Más Noticias