Ciencia

Por qué las vacunas nasales podrían ser la clave para erradicar al COVID-19 y otros virus respiratorios

Encerrado en un laboratorio Bangladés, hay una caja de polvo blanco desarrollada por científicos de la Universidad de Lancaster que puede resultar un arma clave para ayudar a la humanidad.
Científicos británicos creen que las vacunas nasales podrían ser fundamentales para erradicar el COVID-19. (Foto: Osinsa)

Científicos británicos creen que las vacunas nasales podrían ser fundamentales para erradicar el COVID-19. (Foto: Osinsa)

El surgimiento de nuevas subvariantes de COVID-19 "altamente infecciosa" como lo fueron "perro del infierno" y Kraken, responsables de más del 40 por ciento de los nuevos casos en los EE. UU., donde las hospitalizaciones llegaron a más de 40,000 por día en diciembre y/o en Europa, respectivamente, es un sombrío recordatorio de que la pandemia está lejos de terminar.

Esto se produce cuando aumentan las preocupaciones sobre los efectos de la reversión de China de su enfoque de "covid cero", dejando a su enorme población, que tiene poca inmunidad natural al virus, capaz de reanudar la vida normal y viajar.

Incluso en Inglaterra, -por dar un ejemplo de un país europeo- a pesar de que la mayoría de la población recibió refuerzo tras refuerzo de las vacunas, hay alrededor de 9,000 personas en el hospital con coronavirus. Eso es más de 4.900, tan solo a principios de diciembre, según datos del Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés).

Vacuna nasal 2.JPG
Las vacunas nasales serían efectivas para prevenir la infección antes de que ingrese al organismo. (Foto: Pixabay)

Las vacunas nasales serían efectivas para prevenir la infección antes de que ingrese al organismo. (Foto: Pixabay)

Entonces, ¿alguna vez dejaremos atrás realmente a esta pandemia?

Encerrado en un laboratorio en un país sudasiático, precisamente en Bangladés, hay una caja de polvo blanco desarrollada por científicos de la Universidad de Lancaster que puede resultar un arma clave para ayudar a la humanidad a lograr precisamente el objetivo deseado por todo: erradicar la pandemia por COVID-19.

Eso es porque este polvo, cuando se mezcla con solución salina, puede usarse como vacuna contra el SARS-CoV-2. Pero a diferencia de las vacunas actuales, no se inyecta en el brazo: se rocía por la nariz.

Fundamentalmente, mientras que otras vacunas reducen el riesgo de enfermedad grave y muerte, la esperanza es que esta alternativa, llamada ViraVac, tenga más éxito en reducir el riesgo de infectarse en primer lugar. Podría representar un cambio radical en el enfoque de la vacunación contra esta enfermedad, y potencialmente también contra otros virus respiratorios.

ViraVac se basa en una vacuna que se rocía alrededor de los establos, en granjas, para detener una forma de coronavirus en los pollos. Es una de las doce vacunas nasales contra el COVID-19 que se están desarrollando, en este caso producto de una alianza entre varias farmacéuticas británicas, estadounidenses y bangladesíes.

¿Cómo se aplica la vacuna nasal que promete desterrar al COVID-19?

Este desarrollo incluye una vacuna nasal de dos dosis que ahora se produce en la India y que fue desarrollada por la Universidad de Washington en los EE. UU. y ha sido aprobada en la India como vacuna primaria y como refuerzo. La vacuna recibió la aprobación de emergencia después de que los estudios mostraran que brindaba "protección completa" contra ciertas variantes del nuevo coronavirus, después de seis semanas.

En otras partes del mundo, los científicos han estado tratando de perfeccionar sus propias vacunas nasales, porque cuanto más aprendemos sobre el virus, más creen algunos que atacar el sistema inmunológico, de esta manera es la mejor oportunidad de detener la marcha del COVID-19 para siempre.

Con la inyección estándar, la protección varía según la vacuna y la variante a la que se enfrenta. Por ejemplo, el refuerzo de Moderna ofreció una impresionante protección del 90 al 95 por ciento contra la hospitalización con una infección por COVID-19 nueve semanas después de la vacunación, según datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido publicados en enero pasado.

Sputnik V: Rusia registró la primera vacuna nasal contra el coronavirus
Sputnik V: Rusia registró la primera vacuna nasal contra el coronavirus.

Sputnik V: Rusia registró la primera vacuna nasal contra el coronavirus.

Pero la protección cae cuando se trata de contraer la infección, mientras que ofrece un 63 por ciento de protección contra la variante BA.1 Ómicron y un 70 por ciento contra BA.2 después de dos semanas, después de 25 semanas cae al 9 por ciento de protección contra BA. .1 y 13 por ciento contra BA.2.

"Una de las fallas de las vacunas actuales es que no brindan protección a largo plazo, dependemos de múltiples refuerzos, y no evitan que el virus se transmita ni bloquean la infección", evaluó Lawrence Young, profesora de virología en la Universidad de Warwick.

Por su parte, Muhammad Munir, profesor de virología y zoonosis virales en la Universidad de Lancaster, cree que las vacunas nasales ofrecen una solución, ya que 'detienen la transmisión comunitaria': en otras palabras, evitan que las personas se enfermen de COVID-19 y lo transmitan.

"Ofrece la oportunidad de controlar por completo esta pandemia", dice. Un elemento central de esto es el hecho de que las vacunas nasales funcionan en diferentes partes del sistema inmunitario en comparación con las vacunas administradas por vía intramuscular", (es decir, como una inyección que generalmente se administra en el brazo), completó.

s