icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

¿Qué es el parto inducido?

¿Qué es el parto inducido?
¿Qué es el parto inducido?

Pasan las horas, los días e incluso semanas. Lleva embarazada nueve meses y siente que está por ‘explotar’, la espalda duele y los pies se sienten hinchados y a pesar de ello las contracciones no aparecen. ¿Qué es el parto inducido?

Cuando la fecha se acerca o incluso se pasa varios días, los nervios comienzan a florecer, las amistades y la familia comienzan a llamar y todos se preguntan si ya ha nacido el bebé. Muchas madres expertas comienzan a hablar de la inducción, pero ¿Qué es el parto inducido?

¿Qué es la inducción al parto?

La práctica de inducir el parto siempre debe ser llevado a cabo y controlada por un especialista médico. Este, dependiendo el caso, podrá ofrecerle algún medicamento o método para que la embarazada pueda romper el saco amniótico y comenzar con las contracciones del trabajo de parto.

Generalmente, este solamente es recomendado en el caso de que peligre su salud o la del bebé o si han pasado más de dos semanas de la fecha prevista del parto. Siempre es necesario superar las 39 semanas de gestación, ya que el bebé necesita ese tiempo para poder crecer y desarrollarse por completo antes de nacer.

¿Cuándo realizar un parto inducido?

Siempre es fundamental consultar con el especialista, ya sea el obstetra o el ginecólogo de confianza para que asesore correctamente.

Muchas mujeres, especialmente las madres primerizas, tienen la esperanza de que el día de la fecha, que se ha estipulado el nacimiento, suceda el hecho, pero no siempre es así y no por eso el bebé significa que tendrá algún inconveniente.

Generalmente si se ha pasado de la fecha, a menos que supere demasiado el tiempo límite normal, el médico posiblemente no vaya a realizar ninguna práctica natural o artificial para inducir al parto, por lo menos no inmediatamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS)’ recomienda la inducción del trabajo de parto a mujeres de quienes se sabe con certeza que alcanzaron las 41 semanas de gestación (evidencia de baja calidad; recomendación débil). A su vez, indica que la recomendación precedente no se aplica en los lugares donde no es posible estimar la edad gestacional en forma confiable ni donde no se dispone de evidencia suficiente para recomendar la inducción del trabajo de parto para embarazos sin complicaciones antes de las 41 semanas de gestación’.

Razones por las cuales se debe inducir al parto

Un especialista siempre tiene que indicarlo y acompañar en el proceso. Algunas situación ‘extremas’ son las que pueden hacer que se tome la decisión de generar la inducción del parto

Una vez alcanzada la maduración del feto, hay pacientes para las que es mejor dar a luz porque existen enfermedades que durante el embarazo se descompensan. Las más frecuentes son la hipertensión y la diabetes.

Corre riesgo la salud del bebé: Muchas veces la bolsa se rompe, por lo cual mientras más tiempo pasa el feto dentro del útero y no ocurre un parto espontáneo, este se pone en riesgo de obtener una infección que provenga desde la vagina hacia el útero.

Otros riesgos: Si el feto ha superado la fecha pactada de nacimiento en la semana 42 y aún no ha habido ninguna noticia o contracción, lo ideal es inducir el parto para alimentar al bebé afuera ya que la placenta no será suficiente para mantener al bebé en óptimas condiciones.

Riesgos de inducir el parto

El bebé debe estar gestándose mínimo unas 37 a 39 semanas, por ello si no se conoce exactamente la fecha de concepción, el bebé nacerá demasiado temprano y posiblemente deba pasar tiempo en neonatología, por ello se recomienda esperar a que las contracciones comienzan solas.

Al recibir medicina y oxitocina para movilizar el cuello uterino para provocar contracciones de parto, estas comienzan a ser muy frecuentes lo que podra reducir la frecuencia cardiaca del bebé, por eso el médico debe controlar con un aparato de monitoreo del ritmo cardiaco

Pueden producirse infecciones vagina-uterinas una vez que se rompa la bolsa y el parto no se dé de forma espontánea.

Problemas con el cordón umbilical. Una vez que se haya roto la fuente el cordón puede deslizarse antes que el bebé hacia la vagina, lo que podría provocar que si el bebé se encuentra presentado de nalgas en lugar que de cabeza para poder salir, se aplaste el cordón y llegue menos oxígeno al cerebro del bebé.

Se puede generar una ruptura o desgarro uterino generando sangrados, como también se pueden generar luego del nacimiento convirtiéndose en una hemorragia posparto.

¿Cómo se induce el parto?

El especialista determinará cuál es método más apropiado para la inducción del parto. Como todas las mujeres y partos son diferentes, este evaluara cual sera el correcto. No todos los métodos harán que el parto se induce inmediatamente, a veces pueden tardar un par de días en dar resultados.

‘Despegamiento de membranas’: Se trata de separar el saco amniótico de la pared del útero en donde el médico inserta el dedo protegido y los separa.

‘Maduración cervical’: Se comienza a consumir prostaglandinas que ablandaran el cuello uterino para abrirse durante el trabajo de parto. Existen diferentes métodos: desde la sonda Foley, como medicamentos orales o vaginales.

‘Oxitocinas’: Este medicamento provocará el inicio de las contracciones.

‘Ruptura de membranas’: También conocido como romper la fuente, se introduce una pequeña aguja y se rompe el saco amniótico sin que corra riesgo el bebé.

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show