icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Un problema que sigue en aumento: los femicidios durante 2019

Un problema que sigue en aumento: los femicidios durante 2019
Un problema que sigue en aumento: los femicidios durante 2019

Femicidio 2019: 268 víctimas totales, la mayoría entre los 25 y 34 años, y en el 90% de los casos con un vínculo directo con el asesino.

La víctimas de violencia de género en la Argentina van en crecimiento. Según los datos difundidos por la Oficina de la Mujer dependiente de la Corte Suprema de Justicia de La Nación los femicidios 2019 fueron 268 en total.

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre pasados se identificaron 252 víctimas directas, con una tasa cada 100.000 mujeres de 1,10; y 16 víctimas de femicidio vinculado, según se detalla en el informe de femicidios 2019 del Poder Judicial.

En este sentido, es necesario destacar que el concepto de femicidio del Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina es el que proviene de la Declaración sobre el Femicidio, vinculado a ″la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal; en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión″.

Las provincias que presentaron tasa de víctimas directas por encima de la nacional en orden decreciente fueron: Catamarca, Chaco, Formosa, Chubut, Salta, Tucumán, San Juan, Misiones, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos y La Pampa. Catamarca es la única provincia que superó la tasa de 2 víctimas directas de femicidio cada 100 mil mujeres, ya que alcanzó una tasa de 2,92 en el año 2019.

Según el informe, las provincias con tasa inferior a la nacional fueron Río Negro (1,08), Corrientes (1,07), La Rioja (1.03), Córdoba (1), San Luis (0,79), Jujuy (0,78), Mendoza (0,70), Neuquén (0.61) y Santa Cruz, única provincia en al que no se relevaron casos de femicidio durante el 2019.

Del total de víctimas el 25% tenía entre 25 y 34 años, siendo el grupo etario más frecuente con 64 casos; el 18%, es decir 46 casos, fueron víctimas de entre 35 y 44 años; más del 16% (42 casos) fueron mujeres de entre 45 y 59 años; el 13% de las víctimas tenían entre 18 y 24 años (33 casos); el 12% estuvo representado por mujeres de 60 años o mayores (31 casos) y el 10% eran niñas y adolescentes, de entre 12 y 17 años, con un total de 26 víctimas directas de femicidio.

Del reporte también se desprende que los femicidios en muchos casos se dan en condiciones de vulnerabilidad de las mujeres. Al menos 9 víctimas directas se encontraban embarazadas, 7 en situación de prostitución y 6 tenían algún tipo de discapacidad. Luego, 4 víctimas directas de femicidio pertenecían a pueblos originarios, 9 eran migrantes internacionales, 2 eran migrantes interprovinciales y al menos 3 eran migrantes intraprovinciales.

Un dato no menor de este informe y alarmante es que el 90% de las víctimas tenía un vínculo previo con los atacadores: en 113 casos las víctimas eran pareja de sus asesinos; en 66 casos, ex pareja. El el 10% eran familiares y en el 14% tenían otro tipo de vínculo y solamente un 7% eran personas desconocidas para las víctimas. Además, de los 269 casos registrados, en 98 al menos se presentaron hechos previos de violencia.

Este 2020 se cumplió el 5° aniversario del movimiento Ni Una Menos, que lucha contra los femicidios y travesticidios, abuso sexual, acoso callejero y cualquier tipo de violencia contra la mujer. Recordando que, la violencia no sólo se ejerce a través de un golpe o asesinato, sino también a través de la palabra, el destrato, las prohibiciones y la manipulación psicológica.

La mayoría de las mujeres ha sufrido en algún momento distintos tipos de violencia de género, ya sea en su casa, con sus parejas o en sus trabajos. En este marco, es necesario abordar la desigualdad histórica de género, que se acrecentó por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, teniendo en cuenta las tareas de cuidados y la intensificación de las mismas como ser, por ejemplo, trabajos domésticos y escolares y atención de niños. La cuarentena, además, produjo un crecimiento exponencial de las denuncias de mujeres por violencia doméstica.

Los datos son realmente preocupantes y llevan a la sociedad a repensar día a día. La deconstrucción en este aspecto es fundamental: desde la educación en las escuelas y hogares, hasta los trabajos y el humor.

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show