Día de Prevención del Suicidio

Una historia de abuso sexual, intento de suicidio y recuperación

703.000 personas se quitan la vida en el mundo al año. Es decir, cada 40 segundos alguien comete suicidio. Hoy te contaremos la historia de Ari, una mujer que logró salir viva del infierno
Kristel Freire
por Kristel Freire |
Por cada suicidio consumado se estima que hay unos 20 intentos. Aunque la relación entre el suicidio y los trastornos mentales está establecida

Por cada suicidio consumado se estima que hay unos 20 intentos. Aunque la relación entre el suicidio y los trastornos mentales está establecida, muchos suicidios se producen de forma impulsiva en momentos de crisis, como una pérdida económica.

Ari L. recuerda poco de esa noche. Muchos gritos y la policía preguntando cosas. La madre de su novio lloraba mientras la trasladaban en una ambulancia al hospital Pirovano. Tres noches y cuatro días pasó allí. Cuando le pregunté por qué, me dijo: es que quería dormir. Ari tiene insomnio crónico, además de ser bipolar.

Enfermedad que desconocía que tenía hasta ese momento. De hecho, nunca había ido a un psicólogo o a un psiquiatra, para la familia de Ari, ir al psiquiatra es "para que te droguen o para locos".

"Estuve dormida dos días, había tomado una caja de Quetiapina (un antipsicótico) porque necesitaba entrar en coma, no me quería morir, pero si me moría no me importaba, yo quería dormir", añade Ari, un poco quebrada.

"Nadie me escuchaba. Es que yo tampoco podía decir mucho. En realidad, no era que había pensado en hacerlo de antemano, simplemente se me impuso", señala. Ari tuvo un intento de suicidio fallido, y no fue el único.

Fragilidad Kristel Freire.png
Se ha demostrado suficientemente que vivir conflictos, catástrofes, actos violentos, abusos, pérdida de seres queridos y sensación de aislamiento puede llevar al suicidio.

Se ha demostrado suficientemente que vivir conflictos, catástrofes, actos violentos, abusos, pérdida de seres queridos y sensación de aislamiento puede llevar al suicidio.

Ari sufrió abuso sexual por parte de un miembro de su familia cuando tenía siete años. Su madre, en un intento de salvarla de sí mismo o de salvar a su familia, quién sabe, le dijo que "eso era lo que hacían los abuelos", entonces Ari escondió en una parte muy profunda de su mente lo que había pasado, hasta que a los 13 años todo explotó.

Le reclamó a sus padres, quería meter preso a su abuelo, pero fueron intentos inútiles ya que en la familia "los trapos sucios se lavaban en casa". Desde entonces empezó a desarrollar ataques de ansiedad y pánico. Lloraba siempre. Se golpeaba la cabeza contra la pared. No pudo dormir más de 8 horas seguidas.

"Nosotros somos la proyección de nuestras infancias, de cómo nos relacionamos con los objetos que tuvimos en la infancia. Si de niño sentías que nadie te quería entonces esa será tu forma de relacionarte con el mundo". "Nosotros somos la proyección de nuestras infancias, de cómo nos relacionamos con los objetos que tuvimos en la infancia. Si de niño sentías que nadie te quería entonces esa será tu forma de relacionarte con el mundo".

Desde entonces Ari vivió una seguidilla de altos y bajos que jamás asoció a la bipolaridad. "Yo no supe que era bipolar hasta este año. Siempre pensé que era depresiva y luego que había vencido la depresión viajando, o haciendo arte". Ari es una artista visual que sigue un tratamiento médico y psicológico. Después de que casi perdiera la vida en el Hospital Pirovano, decidió hacerle caso a su círculo cercano y buscar ayuda.

"Realmente lo que me salvó la vida fue encontrar ayuda, no hubiera sobrevivido la pandemia sin mi psicóloga o sin mis pastillas". Ari toma reguladores del ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y una pastilla que le ayuda a dormir por 8 horas seguidas como alguna vez soñó.

"Lo que me regaló la psiquiatría fue calidad de vida. No poder dormir es algo que te cansa, yo tenía 21 años y estaba agotada, pero cansada de verdad, no había podido dormir bien nunca. Ahora al fin puedo descansar". Igual es una lucha, dice. Hay días buenos y días malos.

El arte también hizo mella en su condición. La terapia con arte incluye a todas las artes sin excepción, y las convierte en instrumento de comunicación entre el paciente y el profesional sanitario. Ari pudo expresar, por recomendación de su psicóloga y de su psiquiatra, todo su dolor a través de la pintura y la poesía.

Qué dicen los profesionales sobre el suicidio

Según el Dr. en Psiquiatría Ricardo Rey (M.N. 65250) existen varios tipos de personas suicidas. Los que pasan por procesos depresivos graves a los que hay que estar muy atentos. Están los bipolares que son los que más alta tasa de suicidios tienen, ya que es una patología que se detecta cuando ha pasado mucho tiempo. Estas personas tienen procesos de depresión y manía, y en cualquiera de los dos estados pueden hacerse daño si no están debidamente tratados.

También están los suicidas "gatillo" que son los que sufrieron un trauma reciente. "Nosotros somos la proyección de nuestras infancias, de cómo nos relacionamos con los objetos que tuvimos en la infancia. Si de niño sentías que nadie te quería entonces esa será tu forma de relacionarte con el mundo".

Según Rey, la mejor forma de prevenir el suicidio es poder detectar desde pequeños niños que no se relacionen bien con su entorno y también saber diagnosticar a personas bipolares. "Los bipolares son los más complejos de diagnosticar por eso pasa mucho tiempo hasta que obtienen ayuda y a veces es muy tarde", añade.

Para el psicólogo, Eduardo Espinoza, el suicidio se registra como una manifestación que puede encontrarse en cualquier estructura subjetiva, sea esta, si seguimos la taxonomía clásica lacaniana, neurótica, psicótica o perversa. Y, entre ellas, mezclada de distintas maneras, las formas del acting out, pasaje al acto y acto. Esta noción cumple una función diferente en cada una de dichas estructuras.

"Sucede que los sujetos estamos determinados por la preexistencia del lenguaje, es decir, allí se define al sujeto como efecto -del afecto- del lenguaje sobre el cuerpo. El acento del acting out se orienta hacia el Otro, a aquel que ocupe ese lugar. En el acting out, el sujeto le hace un llamado para que responda, «un llamado a la interpretación», dice Lacan. Es decir, el sujeto podría exhibir y reclamar ser atendido.

En cambio, el sujeto, en el pasaje al acto, pasa al lugar del objeto, queda fuera de la escena como objeto caído. Es decir, usualmente no hace un llamado. Ambas nociones -acting out y pasaje al acto- se relacionan por la emergencia de su manifestación. Finalmente, el acto, Lacan menciona al seppuku (ritual de suicidio japonés por desentrañamiento) como suicidio-acto. En esta noción, no hay tal emergencia, sino la puesta de una ética" añade el psicólogo.

Suicidio: cómo pueden afectar las redes sociales

dia-mundial-prevencion-suicidios-blog-title.png
1 de cada 100 muertes es resultado de un suicidio.

1 de cada 100 muertes es resultado de un suicidio.

“El suicidio es una realidad empujada en ocasiones por las redes sociales. Estas tienen tal influencia que algunos jóvenes desean estar en línea el mayor tiempo posible y satisfacer estándares poco realistas, crean un vínculo afectuoso a través de likes o seguidores y genera frustración y tensión por no obtener lo que esperan” “El suicidio es una realidad empujada en ocasiones por las redes sociales. Estas tienen tal influencia que algunos jóvenes desean estar en línea el mayor tiempo posible y satisfacer estándares poco realistas, crean un vínculo afectuoso a través de likes o seguidores y genera frustración y tensión por no obtener lo que esperan”

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es la cuarta muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años. Por cada suicidio consumado hay muchas tentativas de suicidio. En la población general, un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante. Expertos aseguran que las redes sociales deben convertirse en herramientas de ayuda y no en escenarios en donde el tema se agrave.

Más del 77% de los suicidios ocurridos en 2019 tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos. "Las redes sociales juegan un papel trascendental en su autoestima, ya que puede afectarlos al grado de no saber confrontar situaciones a los que están expuestos, como el ciberbullying y el sexting, a diferencia de generaciones anteriores que no estaban expuestos a esta problemática", afirma la Dra. Ana María Chávez Hernández, especialista mexicana en el tema.

El suicidio es una realidad empujada en ocasiones por las redes sociales. Estas tienen tal influencia que algunos jóvenes desean estar en línea el mayor tiempo posible y satisfacer estándares poco realistas, crean un vínculo afectuoso a través de likes o seguidores y genera frustración y tensión por no obtener lo que esperan”, expresó.

Según cifras de organizaciones como The Trevor Project, los jóvenes gays, lesbianas y bisexuales son una población vulnerable al acoso digital y al abuso físico o verbal.

Prevención del suicidio

La OMS ha elaborado una guía para prevenir el suicidio denominada LIVE LIFE («Vive la vida») en el que se recomiendan las siguientes intervenciones de eficacia demostrada que se basan en la evidencia:

  • restringir el acceso a los medios utilizados para suicidarse (por ejemplo, los plaguicidas, las armas de fuego y ciertos medicamentos);
  • educar a los medios de comunicación para que informen con responsabilidad sobre el suicidio;
  • desarrollar en los adolescentes aptitudes socioemocionales para la vida;
  • detectar a tiempo, evaluar y tratar a las personas que muestren conductas suicidas y hacerles un seguimiento.

Estas medidas se deben acompañar de intervenciones básicas como un análisis de la situación, la colaboración multisectorial, la sensibilización, la creación de capacidad, la financiación, la vigilancia, y el seguimiento y la evaluación.

RECORDÁ QUE SI VOS O ALGUIEN CERCANO ESTÁ EN RIESGO DE SUICIDIO PUEDE COMUNICARSE AL (011) 5275-1135

Se habló de
s