Header-Crypto-Cat-notas
Mercado cripto

CBDC: por qué las monedas digitales de Bancos Centrales suenan cada vez más entre los gobiernos

El uso de dinero físico disminuye notablemente y, ante el crecimiento de las criptomonedas, países como Estados Unidos o China trabajan para tener sus CBDC. Qué son y en qué se diferencian de las criptomonedas.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
CBDC: países como Estados Unidos

CBDC: países como Estados Unidos, China o Japón, al igual que la Unión Europea, ya trabajan para lanzar su moneda digital.  

Criptomonedas o CBDC, esta será la próxima discusión alrededor del sistema monetario global. Pero, qué son las CBDC (Central Bank Digital Currency) o, en español, Monedas Digitales de Bancos Centrales.

Sucede que, a medida que el mundo se vuelve más digital, los bancos centrales están investigando y trabajando para lanzar sus propias versiones digitales de papel moneda, llamadas CBDC, por sus siglas en inglés. En la mayoría de los casos, están diseñadas para usarse de la misma manera que el efectivo y, al igual que éste, están respaldadas por el banco central de cada país.

Recordemos que, en el caso del efectivo, el banco central de un país, como la Reserva Federal de los EE. UU. o en el caso de Argentina, el Banco Central autoriza la impresión de billetes de papel que llegan a las manos de las personas. Pero, en la actualidad, cada vez menos personas llevan billetes en efectivo, ya que prefieren pagar con tarjetas o billeteras digitales.

Por qué sumar CBDC a la economía

Estas monedas digitales de Bancos Centrales presentan el potencial de modernizar la forma de pago y sumar a más personas a la economía digital, ya que permiten –entre otras cosas- transacciones más rápidas durante más horas del día.

Entonces, las CBDC podrían colaborar a modernizar la infraestructura de pagos, con transacciones más rápidas, durante más horas del día. Además, ofrecen otra forma de reducir las ineficiencias de la impresión y el movimiento de dinero (el costo de administrar el efectivo físico puede llegar al 1,5% del PIB de un país).

Y, a medida que aumenta la conectividad y la cantidad de teléfonos inteligentes, las CBDC también serían otra herramienta de inclusión para las personas que siguen sin acceso a servicios financieros básicos.

CBDC y criptomonedas: ¿Son lo mismo?

Según explica Ulises Alzogaray, Country manager de Bitwage Argentina, “aunque la idea de las monedas digitales de bancos centrales esté inspirada en las criptomonedas y la tecnología blockchain, las CBDC no son criptomonedas estrictamente hablando”.

En efecto, amplía el especialista, las CBDC están controladas por una entidad central, mientras que las criptomonedas casi siempre están descentralizadas, lo que significa que no pueden ser reguladas por una sola entidad. En otras palabras, las criptomonedas son dinero privado, mientras que las CBDCs son una forma de dinero respaldada por el gobierno.

Al mismo tiempo, indica, las CBDC utilizan un tipo diferente de blockchain que las criptomonedas. “Se denomina Private Permissioned Blockchain, y no es más que un libro mayor distribuido, en el que sólo pueden acceder los usuarios con permisos especiales, para realizar acciones específicas con el aval de los administradores”.

bitcoin dólar.jpg
Las CBDC no son criptomonedas estrictamente hablando. (Foto Archivo)

Las CBDC no son criptomonedas estrictamente hablando. (Foto Archivo)

Además, “están obligados a identificarse a través de certificados u otros medios digitales y esta medida puede ser la principal razón por la que no son consideradas criptomonedas, ya que éstas son por naturaleza open-source y cualquiera puede acceder al código o hasta modificarlo, con el consentimiento de los demás usuarios”.

En efecto, coincide Martín González, CEO y cofundador de BAG, “una CBDC puede o no utilizar blockchain, pero siempre lo hará de forma centralizada lo que la diferencia de blockchain públicas, como Bitcoin o Ethereum”.

Bitcoin, Blockchain y CBDC

Entonces, cuál es la diferencia con Bitcoin. En ese sentido, González señala que “BTC es un protocolo descentralizado, lo que lo diferencia totalmente de una CBDC, donde el Estado tiene el monopolio de validación, control y emisión (Bitcoin tiene emisión finita y definida por algoritmo)”.

Asimismo, agrega, “una CBDC puede censurar el uso de la moneda a quien quiera o disponga, cosa que en Bitcoin no puede ocurrir. Fundamentals cómo privacidad, auditabilidad, acceso y universalidad estarían seriamente en problemas en una CBDC con control centralizado”.

En esta línea, aporta Santiago Villarruel, Product manager en Xcapit, la gran diferencia es que las CBDC están reguladas por un Estado que las emite: “BTC carece de dicho control y centralización, es todo lo contrario”.

De hecho, agrega Leo Elduayen, CEO de Koibanx, “el valor de las CBDC está dado por los créditos y bienes que tiene un Estado o gobierno, a diferencia de las criptomonedas, donde el valor agregado es la tecnología y depende mucho más de la oferta y demanda”. Los precios de las CBDC “están vinculados a una moneda fiduciaria subyacente, los precios de las criptomonedas, no”, completa.

CBDC y el control del Estado

Por último, destaca Eduardo Erlo, director de Marketing de Status.im, “los gobiernos por fin están empezando a entender las ventajas de la tecnología Blockchain y tratan de evolucionar la forma de manejar el dinero, principalmente, para reducir el lavado y tener aún más control sobre la moneda”.

Sin embargo, también existe riesgo de vigilancia excesiva por parte de los gobiernos y bancos centrales si se aplican las CBDC. En este sentido, Erlo reconoce que “cada vez que damos poder a las autoridades centrales, este poder puede ser utilizado, tarde o temprano, para cualquier propósito que quieran”.

Por eso, recomienda para terminar, “debemos estar siempre al día de todo lo que ocurre y de las últimas tecnologías, pero nunca debemos olvidar que las CBDC no pretenden resolver el mismo problema que pretenden resolver las blockchains públicas descentralizadas, que es eliminar el intermediario entre nuestra libertad financiera”.

s