Dólar

El Banco Central vendió este viernes más de 100 millones de dólares y marcó el fin de la abundancia de divisas

El martes comenzó la intervención en la plaza cambiaria con 70 millones de dólares, monto que repitió miércoles y jueves, pero hoy se incrementó en un 50% y en cuatro días sacrificó más de 310 millones de dólares.
Guillermo Laborda
por Guillermo Laborda |
Banco Central.

Banco Central.

El Banco Central(BCRA) vendió hoy más de 100 millones de dólares en el mercado oficial en una semana que marcó el fin de la abundancia de divisas para la entidad monetaria. El martes comenzó la intervención en la plaza cambiaria con 70 millones de dólares, monto que repitió miércoles y jueves. Pero hoy lo incrementó en un 50% y en cuatro días sacrificó más de 310 millones de dólares.

¿Qué está pasando? En primer lugar se termina la temporada alta de ingreso de divisas por la soja. Lo bueno dura poco. Además, la ampliación de la brecha cambiaria, en el orden del 90%, alimenta las expectativas de devaluación. Esto produce siempre que los importadores quieran anticipar compras al exterior (se stockean al cambio oficial hoy) y los exportadores demoran liquidaciones a la espera de mejores valores a futuro en el tipo de cambio.

Respecto a las intervenciones en el mercado oficial, en el acumulado del mes, las compras llegaron a 710 millones de dólares en un nivel similar al de junio. En julio del año pasado se habían vendido más de 560 millones de dólares. Otros analistas del mercado destacan, sin embargo, que sigue alta la liquidación de las cerealeras y se ubicó en el mes de mayor liquidación del año. La alta demanda de dólares entonces de esta semana estaría asociada fundamentalmente a importaciones de bienes de capital e intermedios.

Según los números en poder del equipo económico, en junio se habían pagado importaciones en el orden de los 5.900 millones de dólares y en julio se pagó también en ese orden. En los primeros cinco meses, los pagos de importaciones estaban en el orden de los 4.800 o 4.900 millones de dólares.

Seguramente en agosto se mantendrán las tensiones en la plaza cambiaria. De todas maneras, en caso de acentuarse la demanda de dólares, el Gobierno tiene herramientas a mano para combatir la presión alcista. Una de ellas es la clásica del kirchnerismo: aumentar las restricciones a las importaciones que se autorizan vía el ministerio de la Producción. Esos 5.900 millones de dólares mensuales pueden ser reducidos nuevamente aunque el costo sean faltantes de bienes o frenos en la producción en industrias.

Nada demasiado diferente de lo sucedido en la previa de las elecciones del 2013, cuando el Gobierno extremó controles de cambio. En esta ocasión el atraso en el cambio oficial en la previa electoral es evidente dado que viene subiendo a un ritmo de poco más del 1% con una inflación de 3% promedio. ¿Se repetirá como después de las elecciones del 2013 la devaluación de enero del 2014? Todo puede ser. Por ahora, los caminos son parecidos.

Se habló de
s