Economía

INDEC: la suba de las naftas tiene un mayor impacto en el cálculo inflacionario que el aumento de tarifas

El Gobierno nacional dispuso un aumento en las tarifas del gas y de luz desde el 1° de junio. En los combustibles las subas ya acumulan un 31% en lo que va de 2022.
INDEC: la suba de las naftas tiene un mayor impacto en el cálculo inflacionario que el aumento de tarifas (Foto: Télam).

INDEC: la suba de las naftas tiene un mayor impacto en el cálculo inflacionario que el aumento de tarifas (Foto: Télam).

La Secretaría de Energía de la Nación dispuso un aumento de entre el 18,5% y el 25% para el gas y de un 16% en el caso de la electricidad que impactarán a partir del 1° de junio, según las resoluciones 403/22 y 405/22 publicadas el sábado en el Boletín Oficial, con la firma del secretario de Energía, Darío Martínez.

El objetivo del Gobierno nacional es que las correcciones tarifarias sean inferiores a la variación de los ingresos de la población, como los aumentos salariales. Sin embargo, existe un debate en torno al impacto inflacionario que podrían tener estos incrementos, en forma comparativa con respecto a otros, como por ejemplo, los combustibles.

En las últimas horas, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó de cuánto será el impacto inflacionario real que tendrá las subas de los servicios públicos en el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en su versión anual.

Según información del Instituto, un aumento teórico del 60% en la tarifa del gas natural de red, tiene una incidencia de 0,3% en el IPC calculado en forma anual para el Gran Buenos Aires (GBA), mientras que, a nivel nacional, el mismo es de 0,1%.

Respecto al suministro de agua de red, un incremento de 60% tiene una incidencia de 0,1% anual en el IPC de GBA, mientras que es marginal en el nacional.

Los números cambian cuando se trata de la suba en los combustibles. Se menciona que cada 10% de incremento, existe un 0,15% de impacto directo. A esto se suma una cifra similar de impacto indirecto, lo que habitualmente se denomina incrementos de segunda ronda. Es decir, un incremento de 60% suma un punto porcentual directo en el IPC y otro punto indirecto.

Esto en el contexto de que en la primera semana de mayo se produjo el tercer incremento de los combustibles en lo que va de 2022. De esta manera, los precios acumulan un promedio del 29% para las versiones básicas y 31,5% para las premium.

Se habló de
-

Últimas Noticias