Rompió el silencio

La inflación del primer mes del año fue del 4% y es el peor enero de los últimos 5 años

por Julia D'Arrisso e Ignacio Ferreiro | 11 de feb de 2021 - 17:47
La inflación del primer mes del año fue del 4% y es el peor enero de los últimos 5 años

La inflación del primer mes de 2021 fue del 4%, según informó el INDEC este jueves, y fue la cifra más alta de enero de los últimos cinco años.

Este es el peor dato correspondiente al índice de precios de enero en los últimos cinco años, ya que en el mismo mes de 2017 la inflación mensual fue de 1,6%. Al año siguiente, los precios aumentaron un 1,8%, mientras que en 2019 y 2020, las subas de enero fueron de 2,9% y 2,3%, respectivamente.

Los precios de servicios de comunicaciones fueron los que más aumentaron en enero, con una suba del 15% en todo el país, seguido por los alimentos -que crecieron 42% en los últimos 12 meses- y bebidas, restaurantes y hoteles, las actividades culturales y de recreación, y el transporte; las bebidas alcohólicas; y los alimentos

 Embed      

Los incrementos de precios fueron distintos en cada región del país. En el Gran Buenos Aires la inflación mensual fue del 3,3%, la más baja del país. En cambio en el Noroeste, la zona con mayores subas, los precios rondaron el 5,5%.

Los alimentos también registraron aumentos dispares en el país. En la región Pampeana aumentaron un 5,8%, mientras que en la Patagonia la suba fue del 3,5%. En el Noroeste, estos productos crecieron un 5,4% y un 4%en el Gran Buenos Aires.

 Embed      

Si bien el número no distaba demasiado de las expectativas de los consultores privados, las cifras de inflación despertaron la preocupación de los especialistas. Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, consideró que es un número “preocupante” si se tiene en cuenta que, en caso de sostenerse en esos números, el índice de precios se proyecta más cerca del 50%, muy alejado de las estimaciones del Gobierno que se aproximan más al 30%, según consigna el presupuesto previsto para este año.

Para el economista, el escenario económico actual permite divisar algunos focos de preocupación: “Primero, pareciera haber un nuevo piso de la inflación. Durante la pandemia se creía que el piso estaba en el 2%, pero ese momento ya pasó y ahora está más cerca de un 3%”, dijo a A24.com. Y agregó: “El salario real cayó casi 20% en los últimos tres años. Tanto empresarios como trabajadores están convencidos de que tienen que mejorar su ingreso, pero el PBI también se contrajo. Bajar la inflación es mucho más complicado cuando todos los sectores están descontentos y nadie quiere ceder”.

Por su parte, María Castiglioni Cotter, directora de C&T Asesores Económicos, sumó: “Lo primero que marca el informe es que es un número altísimo en enero. Desde que salimos de la súper cuarentena los precios se empezaron a acelerar, sobre todo en alimentos y bebidas. Esto muestra que por más congelamientos o precios cuidados que haya, la dinámica inflacionaria es muy fuerte".

La economista, además, alertó sobre la distorsión de los precios relativos, que se traduce en una inflación futura. "El congelamiento genera que el precio queda atrasado, se cubre cada vez menos el costo porque todos los precios suben, pero en el corto plazo ya genera un problema que es que los costos los termina pagando el Estado con susidios y empeora el servicio porque no hay inversión", explicó.

“No hay reservas, entonces muchos piensan que el dólar va a subir, las tarifas están planchadas y es muy difícil pensar que se calme la inflación en este contexto de incertidumbre”, resumió Rajnerman; mientras que Castiglioni Cotter cerró: "Con el nivel de pobreza que hay, la destrucción de puestos de trabajo y la recesión, la inflación marca que hay una cuestión macroeconómica. Todas las expectativas están puestas en que la inflación va a ser alta y eso habla de que no hay credibilidad. Un acuerdo de precios y salarios puede resultar en el marco de un plan creíble que busque bajar la inflación".

 Embed      
Se habló de