Crisis

La economía se desplomó un 9,9% durante el 2020 y es la peor caída desde 2002

El Producto Interno Bruto acumuló tres años de bajas ininterrumpidas.
por Ignacio Ferreiro y Julia D'Arrisso | 23 de marzo de 2021 - 15:24
Alberto Fernández junto al ministro de Economía Martín Guzmán y el de Desarrollo Productivo Matías Kulfas. (Foto: Presidencia)

Alberto Fernández junto al ministro de Economía Martín Guzmán y el de Desarrollo Productivo Matías Kulfas. (Foto: Presidencia)

industria
El PIB registró su peor caída desde 2002 (fuente: archivo).

El PIB registró su peor caída desde 2002 (fuente: archivo).

La pandemia provocada por el coronavirus derrumbó la economía. Según el Indec, durante el 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo un 9,9% en la comparación con el año anterior. Si bien durante el cuarto trimestre del año se registró cierta recuperación, la economía argentina acumuló tres años de caída ininterrumpida.

En el año de la pandemia, el PBI, que actualmente se encuentra en $27.021.238 millones, registró una reducción del 9,9% y se trata de la caída más fuerte en 18 años, ya que en 2002 la actividad económica se redujo un 10,9%, como consecuencias de la crisis económica del año anterior.

Embed

El retroceso se explicó por varios factores, enumeró el Indec: el consumo privado, que disminuyó un 13,1%, la formación bruta de capital fijo cayó 13% y las exportaciones bajaron un 17,7%, mientras que las importaciones disminuyeron 18,1% respecto de 2019.

Por otra parte, sólo los sectores de electricidad, gas y agua e Intermediación financiera crecieron en comparación con el año anterior, con un avance del 0,9% y el 2,1% respectivamente.

Embed

Además, otros sectores de la actividad sufrieron fuertes pérdidas durante el 2020, especialmente hoteles y restaurantes (que cayeron 49,2%), otras actividades de servicios comunitarias, sociales y personales (disminuyeron 38,9%) y transporte, almacenamiento y comunicaciones (descendió 17%) e Industria manufacturera (cayó 7,7%).

En particular, el cuarto trimestre de 2020, el PIB creció 4,5% en términos desestacionalizados respecto del tercer trimestre, pero se contrajo 4,3% en la comparación al mismo período del año anterior. En la comparación con el tercer trimestre, las exportaciones cayeron un 8,7%, pero las importaciones aumentaron 14,1%, la formación bruta de capital fijo aumentó 17,3%, el consumo privado creció 4,2% y el consumo público se incrementó 1,3%.

En este escenario, el economista de C&T Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, consideró que este panorama es “dramático” y reflexionó que de cara a este año, todo lo que puede suceder es más bien incierto.

“Puede caer la actividad según si ocurra algún cierre o restricción por el Covid o restricción, pero en general por el arrastre del año pasado, se puede crecer un 6%”, analizó el especialista, quien graficó que el rumbo de la economía podría oscilar como un electrocardiograma, con altibajos, pero sobre cierta horizontalidad. “No va a haber mes a mes una gran tendencia al crecimiento, pero se va a ver el efecto por la recuperación comparada al año pasado”, indicó.

Por otro lado, anticipó que sectores como el turismo y la hotelería van a continuar atados a restricciones, mientras que la construcción podrían registrar un repunte importante. “Cuenta con el impulso oficial y se combina con que es una forma atractiva de proteger el capital”, sostuvo Tisconia.

Se habló de