Qué pasó. Ante la presión de la crisis y la creciente inflación, el Gobierno dio marcha atrás con la medida que buscaba subirle los impuestos a los pasajes al exterior. Inicialmente la medida buscaba evitar la fuga de dólares en la cartera de Turismo.

Todas las páginas

Por qué. El Ejecutivo construyó un discurso fuerte en torno a "la revolución de los aviones". Esta suba iba a impactar negativamente sobre la venta de pasajes y sumarse a la ola inflacionaria que azota al país. Además, lo que reclamaron las aerolíneas, es que los precios ya están en alza por la suba del petróleo y, en consecuencia, del combustible.

Cómo viene el sector. En los primeros cinco meses del año las salidas al exterior aumentaron 13,4% de manera interanual. Sin embargo durante junio se produjo una contracción significativa de los pasajes y compras con tarjeta en el exterior: 33% con respecto a 2017 y 32% de un mes a otro.