Hong Kong

A 25 años del gran acuerdo entre Gran Bretaña y China, ¿existe la democracia en Hong Kong?

El plazo entre Gran Bretaña y China por el traspaso de la soberanía está en su mitad. Y hay una fuerte disminución del valor de la democracia y las libertades.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
El 1° de julio de 1997 comenzó el acuerdo entre China y Gran Bretaña para la cesión plena de la soberanía en un plazo de 50 años (Foto: Archivo)

El 1° de julio de 1997 comenzó el acuerdo entre China y Gran Bretaña para la cesión plena de la soberanía en un plazo de 50 años (Foto: Archivo)

El pacto firmado entre Gran Bretaña y China está en la mitad justa de un camino de 50 años. El 1° de julio de 1997, Margaret Thatcher y Deng Xiaoping acordaron la transferencia de la soberanía de Hong Kong, entonces en manos británicas, a la China Popular. Con un estatus especial para la ciudad que, lentamente, comenzó a abandonar al imperio británico.

Durante los 50 años siguientes a la firma del tratado, debería conservar una serie de "ventajas" o diferencias con la China comunista. Especialmente, en el terreno de la democracia y las libertades: civiles y económicas.

thatcher y Deng.jpg

"Un país, dos sistemas", la fórmula con Deng para convencer a Thatcher para poder recuperar la soberanía de Hong Kong (Foto: Archivo)

Pero de a poco, ese proceso comenzó a mostrar trabas o problemas para cumplirse plenamente. El gobierno de Beijing avanzó sobre varias de las libertades consagradas para Hong Kong en 1997. Recién en el año 2047, la soberanía debe ser plena del gobierno chino sobre ese territorio. Sin embargo, en los últimos años, se han dado avances importantes de Beijing sobre la autonomía de Hong Kong.

Faltan aún 25 años para esta fórmula de "un país, dos sistemas". Aunque coincidentemente con la pandemia de coronavirus, el proceso tiene una infección para la que parece no haber una vacuna que restaure las libertades perdidas.

China: un país, dos sistemas, ¿por cuánto tiempo?

La idea para comenzar este delicado proceso de recuperación de la soberanía por parte de China comunista se le ocurrió justamente a su líder. Deng Xiaoping se lo propuso personalmente a Margaret Thatcher, la dama de hierro británica. La primera ministra del país europeo vio con buenos ojos esa alternativa. La ciudad abierta al mundo, cosmopolita y capitalista mantendría ese sistema durante 50 años. Un plazo para que la China Popular, se transformara lo suficiente como para emparejar los sistemas y modos de vida.

Deng, había iniciado en 1979 la apertura hacia el capitalismo. "A la China", es decir, manteniendo el poder total en la estructura única del partido Comunista, pero alentando la llegada de capitales de todo el mundo. Shanghai sería el motor económico. La locomotora de la transformación bajo el férreo mando del PC Chino desde Beijing, con Deng a la cabeza.

Hong Kong encajaba perfectamente en ese cuadro, más con un plazo a 50 años. Ambos países y ambos líderes se pusieron de acuerdo. Deng Xiaoping y Margaret Thatcher suscribieron la "declaración de Hong Kong" (su nombre oficial es diplomáticamente kilométrico).

actas de 1997.jpg
Margaret Thatcher y el acta por el cual se cede la soberanía de Hong Kong a China en  un plazo de 50 años. Deng Xiaoping aplaude en segundo plano (Foto: Archivo)

Margaret Thatcher y el acta por el cual se cede la soberanía de Hong Kong a China en un plazo de 50 años. Deng Xiaoping aplaude en segundo plano (Foto: Archivo)

Los acuerdos por y para Hong Kong

La ciudad era una colonia británica por la que en 1898 se firmó un "comodato por 99 años". Deng, tomó esa fecha y propuso el 1° de julio de 1997 para iniciar medio siglo para su plan: "Un país, dos sistemas".

Durante 50 años, Hong Kong debe mantener estos ejes principales.

  • Democracia electiva
  • Libertad para elegir a sus autoridades
  • División de poderes
  • No tener leyes de censura
  • Respeto a la libertad de prensa y opinión
  • Libertad económica para empresas y personas
  • Una bolsa de comercio independiente
  • Libertad de movimientos
  • Cuando apareció Internet, libre de censuras (no como sucede en la China Comunista)
  • Leyes penales propias

Pero los hongkoneses vivieron varias etapas. Esta de la tercera década del siglo XXI no es la de mejores perspectivas. Antes del inicio del sistema creado en 1997, por temor, muchas personas y muchas empresas abandonaron la ciudad. Hubo una merma notoria en el poderío económico de Hong Kong y en las acciones de su bolsa.

Con el transcurso de los primeros años del acuerdo, que se cumplió, la situación se fue normalizando. Hong Kong, una ciudad de 7 millones de habitantes, en apenas 1.104 km2 es -por PBI- uno de los lugares más ricos del planeta. Hasta que un hombre llegó al poder y comenzaron los retrocesos: Xi Jinping es partidario de un país, los dos sistemas están desbalanceándose.

paraguas negros.jpg
Las protestas de los

Las protestas de los "paraguas negros" fueron reprimidas en Hong Kong, desde 2020 hay una nueva ley de seguridad mucho más severa (Foto: Archivo)

El centralismo de Beijing y la pandemia como aliada

Xi jinping llegó al poder en 2013. Rápidamente demostró que su ejercicio del poder central sería aún más fuerte que el de su predecesor Hu Jintao. Esto trajo cambios importantes en la relación entre Beijing y Hong Kong.

La división de las leyes penales fue uno de los primero temas que comenzaron a cuestionarse. Un ciudadano de Hong Kong que cometía un crimen - de naturaleza política o penal - sólo debía responder ante los tribunales de la ciudad. Tenía una lógica fácil de comprender.

Por ejemplo, disturbios por problemas políticos son imposibles de admitir bajo el mandato del partido único, el PC chino. ¿Qué tribunal de China popular podría entender en una disputa entre facciones políticas o sociales en Hong Kong?

Pero de a poco comenzaron a aparecer escollos también en el sistema político de la ciudad. Beijing inició una serie de objeciones a los candidatos que se presentaban para conducir al parlamento de Hong Kong y ser su Jefe Ejecutivo, cargo de que desempeña en la actualidad Carrie Lam ( muy cercana a los designios de Beijing).

bolsa de hong kong.jpg
La bolsa de Hong Kong, 25 años después, ya no tiene el poderío económico de 1997 y varias inversiones se han retirado por el avance de Beijing (Foto: Bolsa de Comercio de Hong Kong)

La bolsa de Hong Kong, 25 años después, ya no tiene el poderío económico de 1997 y varias inversiones se han retirado por el avance de Beijing (Foto: Bolsa de Comercio de Hong Kong)

La revuelta de los paraguas negros

Así surgió el movimiento de los "paraguas negros", así llamados por utilizar paraguas para protegerse y dispersar los gases lacrimógenos empleados por la policía, cada vez con mayor frecuencia. Mientras reclamaban poder elegir a sus líderes sin tener que superar el filtro de la capital China no solo creció la represión policial: El gobierno central en Beijing propuso una nueva ley de seguridad.

  • En circunstancias indicadas, la policía de China puede "acudir" en ayuda de la fuerza local.
  • Habilitar tribunales de Beijing para casos "graves"
  • Evitar la Colusión, la subversión o el terrorismo

La pandemia jugo su papel a favor del gobierno central. Las leyes de aislamiento y seguridad frente al coronavirus traspasaron la frontera de Hong Kong. Así no hubo más margen para protestas.

Así, a mediados de 2020, en plena pandemia, se estrenó la nueva ley de seguridad para Hong Kong. Desde entonces 47 dirigentes políticos hongkoneses están presos.

Hay una menor representación parlamentaria y dentro de ella, aumentó el número de seguidores del centralismo de Beijing.

xi jinping 25 años.jpg

Limitaciones en aumento, 25 años antes

Por el momento, el acceso a internet sigue abierto y contrasta mucho con las posibilidades de los chinos en el resto del país. Alrededor del 92% de los habitantes de Hong Kong tienen acceso a Internet. Alrededor del 39% tiene su propia conexión rápida.

La censura en China es un tema que ya no sorprende. El gobierno central busca la manera de unificar las redes, desde el especial acceso a los nodos de comunicación, lo que puede repercutir en censuras de manera indirecta.

Lo mismo pasa con la actividad económica. Antes de 1997, el capital extranjero suponía la mitad del mercado. Pero en 2022, todo el mercado está respaldado por capital chino. Cuando se abrió este período de 50 años, las compañías chinas significaban apenas el 16% de la bolsa de Hong Kong. Hoy, superan el 80%. Gran parte de los capitales internacionales se han retirado. Mucho antes de aproximarse a 2047.

El peso de Hong Kong en el PBI del gigante asiático ha pasado del 18% en 1997 a menos del 3% en 2020.

Muchos operadores financieros ven dentro de la región a Singapur, por ejemplo, como el destino natural para el dinero que ya dejaron de invertir allí.

Los Estados Unidos tampoco han sabido como instrumentar la mejor presión sobre Beijing para que no avance sobre Hong Kong. La represión alentada por las autoridades comunistas en la ciudad tras las masivas protestas prodemocracia - que se suprimieron en la pandemia- llevó a Estados Unidos a revocar el estatuto preferencial de comercio con esa ciudad. Lejos de sentir el golpe, Beijing se fortaleció con esa medida financiera que debilito a Hong Kong.

Este 1° de julio, el acuerdo entre un país y dos sistemas llega a la mitad de su camino. El tramo descendente aparece complejo. Por lo pronto, en la celebración de este día mas de 10 medios internacionales no recibieron la autorización para cubrir los festejos. Mala señal.

s