Crisis Política

Daniel Ortega reapareció y justificó la detención de opositores en Nicaragua

El presidente de ese país sostuvo que los detenidos conspiran para derrocar a su gobierno. Rechazó críticas de la OEA y la ONU y ratificó que aspira a ser reelecto
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Reapareció Daniel Ortega y dijo que los detenidos no son políticos sin criminales que buscan un golpe de estado (Foto: AP).

Reapareció Daniel Ortega y dijo que los detenidos no son políticos sin "criminales" que buscan un "golpe de estado" (Foto: AP).

“Estamos juzgando a criminales”. Esa definición contundente pertenece a Daniel Ortega. Así se refirió el presidente de Nicaragua a la detención a los opositores a su gobierno. Ya suman 19 personas, entre ellos 5 precandidatos para las elecciones generales del 7 de noviembre.

"Conspiran contra el país y el gobierno"

Para ser un reingreso en escena, Ortega lo hizo con todo. Ratificó todo lo actuado en este último mes, con las detenciones a una veintena de dirigentes de la oposición. El presidente llevaba un mes y medio en silencio. Desde poco antes que comenzara la persecución a los opositores, muchos de los cuales estaban en carrera para enfrentarlo en la elección del 7 de noviembre.

En su discurso, les negó la categoría de dirigentes políticos a quienes están detenidos o con arresto domiciliarios. Para el presidente nicaragüense, el verdadero motivo es otro: "No estamos juzgando candidatos, aquí se está juzgando a criminales que han atentado contra la seguridad del país, la vida de los ciudadanos. Quieren otro golpe de Estado para provocar lo que llaman el cambio de régimen”, dijo.

bachelet.jpg
El Alto Comando de Naciones Unidas sobre DD.HH. pidió la urgente liberación de los detenidos políticos. La Argentina se abstuvo (Foto: AP)

El Alto Comando de Naciones Unidas sobre DD.HH. pidió la urgente liberación de los detenidos políticos. La Argentina se abstuvo (Foto: AP)

El antecedente de 2018

En abril de ese año estallaron una serie de protestas contra el gobierno de Ortega. El disparador fue un aumento de impuestos y rebajas de pensiones. Hubo varios días de marchas y convulsión que se resolvieron con la acción decidida de la policía. El saldo fue de numerosos dirigentes y estudiantes detenidos y muchos manifestantes heridos por los disparos de las fuerzas de seguridad.

Ortega evocó esa revuelta para decir que los actuales detenidos buscan, directamente, su derrocamiento.

embajada argentina.jpg
La embajada argentina en Managua. Nuestro país se abstuvo de condenar las detenciones en Nicaragua ( Foto: AP)

La embajada argentina en Managua. Nuestro país se abstuvo de condenar las detenciones en Nicaragua ( Foto: AP)

Condena internacional, sin la Argentina

Numerosos organismos internacionales repudiaron la persecución de los opositores y exigen su liberación inmediata. Primero fue la OEA, luego a ONU.

La votación en el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU -que conduce Michelle Bachelet- emitió una declaración de condena avalada por 59 países. Piden la libertad de los detenidos y que las elecciones se celebren con normalidad y transparencia.

Entre las naciones que firmaron la declaración figuran Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, República Checa, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Guyana, Haití y Hungría. También la suscribieron Islandia, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Rumania, Suecia y Suiza.

Sin embargo, los representantes de México y de la Argentina se abstuvieron de firmarla.

campaña en nicaragua.jpg
Daniel Ortega en campaña por la reelección. Presencia permanente en las calles de Managua (Foto: AP)

Daniel Ortega en campaña por la reelección. Presencia permanente en las calles de Managua (Foto: AP)

No piensa cambiar

Daniel Ortega, a los 72 años, regresó a la presidencia en 2007. Lleva tres períodos consecutivos en la primera magistratura del país y aspira a un muevo mandato acompañado por su esposa, Rosario Murillo, quien actualmente es la vicepresidenta de Nicaragua.

Pero las críticas internacionales lo tienen sin cuidado. Reapareció para rechazarlas con contundencia. Su hoja de ruta hasta las elecciones de noviembre está clara. Los opositores son considerados criminales: "Se los castigará en su momento, tal y como marcar las leyes".

"Ni un paso atrás", remató, desafiante.

s