Pandemia

El motivo por el que Rusia tiene poca población vacunada pese a que desarrolló una de las primeras vacunas contra el coronavirus

Aunque el país fue el primero en tener una vacuna, solo el 31% de los habitantes tiene las dos dosis y un 3%, incompleto.
El motivo por el que Rusia tiene poca población vacunada pese a que desarrolló una de las primeras vacunas contra el coronavirus

El motivo por el que Rusia tiene poca población vacunada pese a que desarrolló una de las primeras vacunas contra el coronavirus

En agosto de 2020, Rusia consiguió una vacuna contra el nuevo coronavirus. En ese momento, el presidente Vladimir Putin dijo al mundo que "su país ya tenía la primera vacuna aprobada y anunció que en octubre de ese año pondrían en marcha una campaña de vacunación masiva". El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología (Gamaleya) junto con el Ministerio de Defensa desarrollaron la Sputnik V.

Pero a un año de ese momento, Rusia es el quinto país del mundo que registró mayor número de contagios (más de 7,8 millones) y más muertes (217.000), según datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

Una de las causas por la que el país tiene muchos contagiados, es por el bajo número de personas vacunadas que hay en el país: solamente 31% de los habitantes de Rusia se encuentran completamente vacunados y apenas un 3% adicional se encuentra parcialmente vacunado, de acuerdo con cifras de Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Durante el último año, la vacuna Sputnik V se compró en muchas partes del mundo, incluida América Latina, donde su uso fue aprobado en Argentina, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Nicaragua, México, Honduras, Guatemala, Panamá, Ecuador, Brasil y Chile, según informó la agencia de noticias rusa TASS.

Pero luego de un tiempo, se presentaron problemas por falta de abastecimiento y hubo quejas de parte de personas que, tras recibir la primera dosis, tuvieron que esperar mucho más tiempo del previsto para recibir la segunda inyección.

Pero en Rusia el bajo número de vacunados es por la resistencia de la población a ponérsela. En una encuesta del Centro Levada, un instituto especializado en estudios de opinión pública en Rusia, realizada el pasado 20 de agosto, el 54% de los consultados dijo que no se pondría la vacuna si esta no es obligatoria, mientras que 38% dijo que sí lo haría.

En una entrevista con el servicio ruso de la BBC, Arkhipova explicó que la decisión de estas personas se basa en su desconfianza hacia la medicina y hacia la élite política, pero también sobre la base de los consejos de sus médicos de confianza. Y señaló: "En la época soviética, a los padres no se les permitía evadir las vacunaciones. Por ello, la negativa a vacunarse era una forma de disenso y, debido a ello, en algunas familias de la intelectualidad esto era aceptado e incluso estimulado".

Al mismo tiempo, el elevado nivel de desconfianza que existe en el país hacia la medicina y hacia la política se refleja también en el rechazo a la vacuna. Los rusos no confían en la medicina, sí lo hacen en los médicos que conocen, pero esto -paradójicamente- no ayudó a impulsar las vacunaciones.

En relación con la forma como la desconfianza hacia las autoridades afecta las vacunaciones en Rusia, la experta señaló que en las entrevistas que hacen en sus estudios las personas mencionan que los funcionarios y los médicos de alto rango les pueden mentir a los ciudadanos sin tener que enfrentar ninguna consecuencia. Un elemento adicional que incidiría en este rechazo a las vacunas es la ignorancia de las personas acerca de cómo funciona su propio cuerpo.

Se habló de
s