GIRA

Francisco llegó a Irak y pidió terminar con la violencia: "Que callen las armas"

El papa Francisco se hospedará tres noches en Bagdad con el objetivo de tender una mano a los cristianos y afianzar las relaciones con el Islam.
05 de mar de 2021 - 07:44
Bergoglio emprende este viernes un viaje histórico por el país asiático.

Bergoglio emprende este viernes un viaje histórico por el país asiático.

El papa Francisco llegó este viernes a Irak, en su primer viaje al extranjero desde la pandemia del Covid-19. Durante los tres días de su visita, el argentino de 84 años dará su apoyo a una comunidad cristiana azotada por la guerra y los ataques, y también se reunirá con el más alto dignatario chiita del país.

Apenas pisó suelo iraquí el Santo Pontífice llamó a "luchar contra la corrupción" y los abusos de poder, y pidió terminar con "la violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias", en uno de los países más corruptos del mundo y desgarrado desde hace 40 años por la violencia.

Francisco, además, abogó ante las autoridades iraquíes que "nadie sea considerado como un ciudadano de segunda clase" en un país musulmán, donde los cristianos ya sólo representan el 1% de sus 40 millones de habitantes.

Se trata de la primera visita en la historia de un Pontífice a Irak. Bajo el lema "Todos son hermanos", Francisco llegará a la capital Bagdad, donde dormirá las tres noches de su gira al país del suroeste asiático. Además visitará la ciudad de Najaf y las ruinas de la antigua urbe sumeria de Ur, en el Sur; y los centros urbanos de Mosul, Erbil y Qaraqosh, en el Norte.

"Es un viaje que se puede leer en tres niveles a la vez: uno ligado a la problemática de los cristianos perseguidos; un nivel relacionado al diálogo interreligioso; y un tercer eje en el que Francisco hablará a la sociedad del país", analizó en diálogo con Télam en el Vaticano el exNuncio (embajador) de la Santa Sede en Irak entre 2001 y 2006, el cardenal Fernando Filoni.

Embed

Según las estimaciones vaticanas, la población cristiana en Irak no supera las 300.000 personas, sobre una población total de más de 38 millones. Sin embargo, a inicios del siglo XXI, hace solo 20 años, las estimaciones eran de cerca de 1.2 millones de cristianos en el país.

La disminución de devotos tiene que ver con la inestabilidad en el país tras la caída de Saddam Hussein, lo que se sumó luego la ocupación de más de un cuarto del territorio nacional por parte de la milicia Estado Islámico (EI), que estableció su llamado califato allí y en la vecina Siria, y provocó el desplazamiento de miles de personas en el área.

"El Papa celebrará misas en Bagdad y en Erbil para los cristianos y rezará por todos los iraquíes en Mosul y en la Llanura de Nínive. Por otro lado, en Ur, la tierra del patriarca Abraham, rezará y se reunirá con líderes de las religiones más representativas en Irak para promover el diálogo y la coexistencia", detalló el obispo el auxiliar de Bagdad y coordinador general de la visita al Irak, Yasel Baldo en diálogo, telefónico con Télam desde la capital iraquí.

Un segundo eje del viaje será el puente que el Papa buscará tender con el mundo islámico, especialmente con la mayoría chíita del país, a través del encuentro que mantendrá con el gran ayatollah Ali al Sistani, de 90 años y considerado como una de las personas más influyentes del país.

Se habló de